Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo
Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo

Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, II Fase – 35ta. entrega

/////
4 minutos de lectura

(Continuación)

Ante las recientes elecciones presidenciales celebradas en Guyana, en las que obtuvo el triunfo el Sr. Alí Irfaan, pese a que se aceptó un recuento de todos los votos cuya propuesta provino del Presidente David Granger, siendo ello aceptado por el líder de la oposición, Bharrat Jagdeo luego de la intervención de varios líderes de la Caricom, Venezuela ha reconocido abiertamente y por escrito dicho triunfo, y este hecho constituye una excelente oportunidad porque a través de la diplomacia las negociaciones sobre el diferendo limítrofe del espacio geográfico integral del Esequibo sean retomadas en el marco del Acuerdo de Ginebra de 1.966, lo cual a
criterio del suscrito, luce un tanto difícil mas no imposible, considerando que uno de los argumentos que Guyana ha presentado ante la Corte Internacional de Justicia fue el que Venezuela no había mostrado interés alguno en resolver la controversia existente, siendo ello completamente falso, al reforzar Venezuela con diferentes hechos irrefutables ya presentados en los artículos anteriores, lo que más bien asentó
criterios adecuados y sostenidos en el tiempo a través de la verdad con sentido común, tratando de consolidar el uso del poder estructural a favor de nuestra Nación.

Sin embargo, no podemos obviar que la realidad existente en la actualidad
mediante la hábil actuación y manipulación de Guyana, aunado a los intereses existentes por parte de otros países con las concesiones otorgadas para la exploración y explotación de distintos recursos disponibles tanto en el territorio continental como en el suelo y subsuelo marino de los espacios acuáticos en el Atlántico pertenecientes al Esequibo, han dado un sensible giro que más bien lucen favoreciendo a Guyana y no a Venezuela. Sin embargo, ello NO es hoy en día razón suficiente para pensar que el Esequibo estaría en peligro de perderse, puesto que los basamentos históricos existentes aunados a las pruebas innegables y categóricas presentadas por Venezuela y respaldadas también ante la misma comunidad internacional, incluyendo a Gran Bretaña, no pueden dejarse de lado ante una reacción caprichosa de un Gobierno que ha venido actuando de muy mala fe ante las circunstancias existentes.

Por su parte, Venezuela ha venido realizando grandes esfuerzos por neutralizar la campaña negativa que inició Guyana contra el Estado venezolano desde el gobierno del Presidente Forbes Burnham hasta nuestros días a nivel internacional, acompañando dichas acciones con el desarrollo de una política activa de cooperación con las naciones angloparlantes del Caribe, jugando un rol predominante y, contribuyendo a eliminar la supuesta imagen que Guyana nos ha proyectado ante el mundo de ser una Nación imperialista.

Al intentar Venezuela ingresar al Movimiento de los Países No Alineados, se impidió una condenatoria hacia nuestro país, hecho que representó un punto importante a nuestro favor, además que en su momento, fue objetado exitosamente un crédito del Banco Mundial a Guyana, para la construcción de una represa en el área geográfica correspondiente al río Mazaruni para generar energía eléctrica; por otra parte, fueron enviadas las notas de protesta, como política del Estado venezolano en no reconocer las concesiones hechas a empresas transnacionales en el espacio geográfico integral del Esequibo, impidiendo que se hiciesen inversiones, lo que fue desatendido desde hace unos años hasta los actuales momentos, dado que Guyana violó lo acordado entre las partes, además de lo escrito, aceptado y firmado en el Acuerdo de Ginebra de 1966, hecho que demostró a mi criterio una verdadera torpeza como producto de sus acciones desesperadas y de la mala fe puesta de manifiesto.

Venezuela por su parte adoptó adicionalmente como posición con respecto al trazado de la línea geográfica de Guyana a partir de Punta Playa (límite oriental de Venezuela en el Estado Delta Amacuro con el Esequibo), una proyección con marcación verdadera 070, basándose en el paralelismo que existe como precedente entre las delimitaciones efectuadas por la Guayana Francesa con Brasil y la de Venezuela con Trinidad & Tobago, contrarrestando las pretensiones de Guyana en esa área. En todo este contexto, las acciones emergentes en el seno de la realidad geopolítica que juega actualmente Venezuela, perfilan dos horizontes de reflexión en torno al uso y manejo del poder que asumió: en primer lugar va dirigido hacia la tendencia institucional que trabaja desde la lógica establecida por el Gobierno Nacional, y luego la dinámica del pensamiento venezolano que asume hoy en día ante la racionalidad dominante del siglo XXI, en el que debe fortalecer el eje definitorio de la agenda de discusión que manejaría el Estado venezolano en la conformación formal de la mesa de entendimiento con Guyana.

Esta tendencia tiene como polo explicativo el contenido de las prácticas
establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como dimensión ética de la nueva sensibilidad que origina la definición y orientación de la defensa integral y los siete ámbitos del interés nacional. El Estado venezolano está en presencia de una transformación profunda que insiste en otras formas de socialidad y racionalidad, dado que los acontecimientos de estos tiempos han sacudido su base, observando con precisión coincidencias con la configuración del período postcolonial en el que se están redefiniendo escenarios geopolíticos de la historia. Aun con todo cuanto Guyana haya venido realizando en el tiempo reciente contra Venezuela, nuestro país sigue poseyendo condiciones sólidas y de mayor fundamento, por lo que debemos estar más sensibilizados que nunca ante esta realidad, y pese a las acciones adoptadas en haber acudido el Gobierno saliente de la República Cooperativa de Guyana ante la Corte Internacional de Justicia, le permite aun al Estado venezolano orientar la mesa de entendimiento hacia soluciones alternativas sobre la reivindicación integral del espacio geográfico del Esequibo. Bajo ninguna circunstancia debemos amilanarnos con las acciones desesperadas e ilegítimas que está adoptando Guyana, más bien mantengamos con la mayor claridad y el sentido ético que forma parte de nuestra integridad territorial: “El Esequibo es venezolano, … ,es nuestro”.

José Chachati Ata

Curadas.com | Tu compañía en información

1 Comment

  1. El sol de venezuela. Nace en el esequibo. El esequibo es de venezuela y no hay.negociación alguna qué nos desprenda de ésa idea al igual qué el Golfo y las diferencias con los vecinos de Colombia.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog