Categorías
Instagram Vivencias

José Bardina en las Vivencias de Milagros S. Castro

¡Feliz martes! Comienzo con una Vivencia que me lleva a mi infancia, a la casa familiar, al televisor en la sala, y a uno de mis primeros ídolos: José Bardina.

Compartir en:

CURADAS presenta las Vivencias de Milagros S. Castro. En esta entrega José Bardina.

Esta Vivencia fue con el primer actor José Bardina y comienza cuando yo era una chama. Uff, hace x años…

El recordado actor José Bardina.

Resulta que entre las tantas normas hogareñas, había una que limitaba mi “menú televisivo”.

Específicamente, era aquella que me caía mal… “Los niños no pueden ver novelas”. Y eso no solo pasaba en mi hogar, sino también en las casas de mis amiguitas. Y a veces, esa prohibición” la comentábamos en el colegio.

Sin embargo, yo siempre encontraba una manera de ver la que a mí me gustaba. Y, por suerte, era una de las que veían en la sala de nuestro apartamento, ubicado en la Avenida Victoria en Caracas…

No es el punto ahora, pero recuerdo que era en un amplio televisor, en blanco y negro, marca Philips. Esa amplia pantalla se encendía todas las noches, luego de la cena, para distraer a toda la familia.

Recuerdo con agrado, que no existía el control remoto. Pero no hacía tanta falta… Yo era el control remoto. Aunque confieso que no trabajaba mucho, porque en ese entonces solo existían cuatro canales: Radio Caracas Televisión, Venevisión, Televisora Nacional (Canal 5) y Cadena Venezolana de Televisión (CVTV).

Una pequeña y oculta seguidora

Bien, volviendo a la inspiración de esta Vivencia, a comienzos de los años setenta, la novela que veía a escondidas era “Esmeralda”, que transmitió Venevisión, en 1971. Una producción dramática de Delia Fiallo, protagonizada por Lupita Ferrer y José Bardina

Una historia exitosa, que muchos conocen y algunos vieron. Incluso, le dio paso a diversas versiones, que también fueron famosas.

Por ejemplo, unos quince años después, inspiró a Radio Caracas Televisión a presentar una nueva adaptación, titulada Topacio, con Grecia Colménares y Víctor Cámara. (Esa también la vi).

El caso es que era fanática de esa telenovela. Me daba lástima la joven ciega que se enamora del galán rico (historia original para aquella década). Pero lo que más me gustaba era que ese galán era nada más y nada menos que José Bardina.                                       

Sin duda alguna, un extraordinario artista al que admiraba. Y así fue con el correr de los años. Siempre estaba pendiente de su carrera profesional. Pero, ya no era la pequeña y oculta seguidora. Ya podía ver todas las producciones que, posteriormente, lo llevaron a convertirse en uno de los más cotizados actores de los últimos tiempos.

Una lista de telenovelas de éxito

Y yo ahí, viendo a mi artista preferido. Incluso, pensaba que la actriz Amelia Román, su esposa, tenía mucha suerte por estar casada con un caballero tan agradable, simpático, profesional y GUAPO.

Para mí, seguidora del mundo de la televisión venezolana desde pequeña, fue una nota ver cómo José Bardina protagonizaba muchas telenovelas. Y, lo mejor, es que casi todas se convirtieron en éxitos nacionales e internacionales.

En fin, producciones dramáticas que compartió con actrices de la talla de Marina Baura, Lupita Ferrer, Doris Wells, Rebeca González, Flor Nuñez y Elluz Peraza. principalmente. Las más populares fueron Esmeralda, Lucecita, La Señorita Elena, Peregrina, Mariana de la Noche, Cumbres Borrascosas y la lista sigue y sigue.

Algunas de las actrices que protagonizaron con José Bardina.

Las novelas que pude ver, me gustaron. Pero comparto con ustedes mis tres telenovelas preferidas, protagonizadas por José Bardina… La primera fue Me llamo Julián, te quiero (1972). Me encantaba la historia y mi actor preferido interpretaba un personaje natural, divertido, fresco y muy simpático. Lo disfruté mucho.

Luego, llegó la historia de Una Muchacha llamada Milagros (1974). Solamente con el nombre, me sentía protagonista. Y con el plus de la actuación de José Luis Rodríguez, de quien me sabía todas las canciones que interpretaba con la Billo’s Caracas Boys. Además de los éxitos que le estaban abriendo las puertas a la internacionalización como solista, a partir de El Hombre en la Cima. ¡Fue lo máximo!

Una fan enamorada

Y ante mi fanatismo por José Bardina, le comentaba a mis amigos que esa novela llevaba mi nombre, por mi constancia  y apoyo incondicional a su carrera actoral (la propia fan enamorada como dice la canción). Por supuesto, las bromas iban y venían.

Después, no me perdía La Fiera (1978), que protagonizó con la inolvidable dama de la actuación Doris Wells. Una novela exitosa y muy elogiada. Además, contó con un elenco de primeras figuras.

Muchas de ellas ya no están. Por ello, deben ser recordadas, para que las nuevas generaciones conozcan su trabajo actoral. Artistas de la talla de Tomás Henríquez, Doris Wells, Carlos Márquez, Gustavo Rodríguez, América Barrios,  Agustina Martín,  Esther Orjuela, Luis Calderón,  Lucio Bueno,  Argenis Chirivela, entre otros.

Mi Vivencia con José Bardina

Pues, bien, los años pasaron y, por supuesto, me dediqué más a los estudios, a los amigos, a los paseos. Pero el interés por la televisión, siempre me atrapó. Nunca olvidaré el Ciclo de Novelas de Rómulo Gallegos y las producciones especiales que engalanaban a la televisión venezolana en los distintos canales. Eran mis favoritas.

Entonces, cuando llegó el momento de la prueba vocacional que les realizan a los jóvenes al cursar el quinto año de bachillerato. Yo no necesitaba saber la respuesta. Estaba segura que el primer lugar era Comunicación Social. Y así fue.

Y, claro está, eso fue lo que estudié en mi amada Universidad Central de Venezuela. Siempre con el deseo de convertirme en productora de televisión. Y aunque toqué las puertas en tres canales (Radio Caracas Televisión, Venevisión y Venezolana de Televisión) no lo logré.

Pero, eso no mermó mi entusiasmo periodístico. Dios me tenía preparado otro camino. Y no me quejo. Me ha ido muy bien. Por cierto, esas son otras vivencias, que después compartiré.

Bien, regreso a mi vivencia con José Bardina

El caso es que a la hora de realizar mi pasantía, como lo comenté la semana pasada, la hice en el Bloque de Armas, en 1984. Aún estaba ubicado en las esquinas de Ferrenquín a La Cruz, en La Candelaria, Caracas.

Y el privilegio de obtener esa experiencia profesional, se lo agradezco a la periodista y amiga Silvia Bernardini, quien era la directora de la revista Variedades.

Allí comencé a redactar reportajes y entrevistas en diversas fuentes. Salud, cultura, espectáculos, educación. En todas aprendí muchas cosas interesantes.

Llegó el día que nunca esperé

Un día cualquiera, me pautaron la realización de una encuesta. Realmente no recuerdo cuál era la pregunta principal. Pero era dirigida a los artistas que formaban parte del talento de Venevisión.

Me tocó ir al conocido Canal de la Colina, con mi compañero fotógrafo Jorge Carías (por cierto, en la actualidad con más de cuarenta años de trayectoria en el Bloque de Armas).

Allí comenzamos nuestro trabajo… Él tomando las fotografías y yo, entrevistando. De repente, caminando por uno de los largos pasillos, “me paré en seco”.

Sentí que mi rostro cambiaba a un rojo intenso. Jorge me preguntó si me sentía mal. Yo no contesté. Y mientras estaba inmóvil, el galán de mi niñez y adolescencia, pasaba por mi lado, ignorándome totalmente. Claro, no me conocía. No sabía que yo fui “su pequeña y oculta seguidora”.

Inmediatamente, miré hacia atrás y el pasillo estaba vacío. Jorge insistía y preguntaba qué me pasaba. Y solo atiné a preguntarle: ¿Qué se hizo? ¿Dónde se metió?

«Tenemos que entrevistar a José Bardina«

Y él miraba a todas partes. No sabía a quién me refería.

José Bardina. ¿Dónde está?

– Ni idea. Vámonos.

Ahora el rojo de mi rostro era de negación.

–  ¡Noooooooooooooooo! Tenemos que entrevistar a José Bardina.

– Pero… Se perdió. Respondió Jorge.

No. Vamos a buscarlo.

La cara de Jorge fue un “poema”. Quería ir a almorzar.

Pues, les cuento que Sherlock Holmes y su ayudante John H. Watson, se quedaron en pañales, cuando comencé a buscar a José Bardina con Jorge.

La felicidad iluminó  mi rostro cuando lo encontramos. Estaba en una oficina. Lo abordamos con una sonrisa “de oreja a oreja” (confieso que no me costó nada) y nos presentamos.

No recuerdo si le comenté la encuesta. Pero sí tengo muy presente que le conté, sin detalles, mi admiración por su trabajo actoral. Que desde chama era su fan y que el mejor regalo que podría recibir de él, era tener una foto de recuerdo.

Mi fotografía con josé Bardina

Con una amplia sonrisa me dio el “Sí”. Y esta es la fotografía de Jorge Carías que conservo en mi álbum y en mis Vivencias. De verdad me encantó conocerlo. Un momento que no pensé que disfrutaría, pero… la vida te da sorpresas.

Vivencias entrevista a José Bardina Milagros S. Castro
Una joya fotográfica que guardo con mucho cariño.

Y la comparto con ustedes. Un recuerdo único y especial. Es probable que a algunos les parezca cursi. Pero lo importante es que he disfrutado esta vivencia de principio a fin al igual que innumerables historias que he tenido con otros personajes conocidos y que estaré compartiendo en esta columna… Vivencias.

Si quedaste con ganas de más, puedes chequear la sección Personalidades que contiene entrevistas recientes a personajes venezolanos y no venezolanos, unos muy famosos y otros no tanto, pero todos relevantes para Venezuela y el mundo.

Hasta el próximo martes.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

#josebardina #soyperiodista #gratosmomentos #periodismoenlara #periodistasdelara #unamuchachallamadamilagros #lafiera #lucecita #esmeralda #vivencias #milicas33

Compartir en:

14 respuestas a «José Bardina en las Vivencias de Milagros S. Castro»

Que bonito..excelente! Gracias por compartir algo tan tuyo! Yo también fui su fan enamorada y no tuve el gusto de verlo nunca en persona..así que me siento representada..creo que yo no hubiera atinado hacer nada jajaja!

Ah me encantó. El sueño de todos. Nuestros minutos de fan enamorada. Todo lo que cuentas es un placer leerlo, yo ni había nacido pero las novelas las escuché por mí mamá que contaba de esas súper producciones. Yo la otra vez me crucé acá en Buenos Aires a un actor argentino Rodrigo de la Serna, pero no fui valiente, solo lo ví y suspiré. Y sueño con ver a muchas personalidades más, a Edgar Ramírez es uno, a ese si le pido foto. En fin me hiciste soñar y recordar las anécdotas de mis tías y mamá.

Gratos y buenos recuerdos; pero también tenía prohibición de estar frente al tv en horario de novelas, pues tenía menos de 18 de edad, luego entre los estudios, los hijos y en la actualidad aún no puedo ver dramáticos ni disfrutar de un televisor, no poseo uno. Cosas de mí vida!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *