“No chico, nada de vals… / Un cuento de Pedrito López

/
5 minutos de lectura

Un tópico que siempre ha salido en innumerables conversaciones entre músicos es que, a pesar de que existen muchísimas anécdotas, jamás se ha hecho una recopilación escrita. Solo han sido compartidas oralmente, con el riesgo de que se vayan olvidando. En Curadas dejaremos un registro para el disfrute de todos.

Hoy te traemos unas nuevas anécdotas de músicos

Hablando de celebraciones y de repertorio, cuando inauguraron el Hotel Guaicamacuto (posteriormente conocido como Hotel Macuto Sheraton) en el año 1963, la fiesta fue amenizada por Aldemaro Romero y su orquesta, y al evento asistió el presidente de la república, Rómulo Betancourt.

El 22 de febrero de 1908 nació Don Rómulo Betancourt
El 22 de febrero de 1908 nació Don Rómulo Betancourt

Siguiendo unas normas de protocolo no escritas, el maestro Aldemaro se le acercó al presidente Betancourt para solicitarle su permiso para comenzar a tocar e iniciar la celebración, a lo que este asintió.

Aldemaro le preguntó “señor presidente, ¿Qué le gustaría que interpretemos para usted, tal vez un vals o alguna otra pieza selecta?, a lo que el presidente Betancourt respondió “nooo chico, nada de valses, tócame `Cachita´”…

Otro cuento….

En los años ochenta vivía en Caracas un gran músico argentino llamado Mariano Tito, cuyo instrumento originalmente era el vibráfono, pero también tocaba maravillosamente el piano.

Era un personaje realmente encantador, además de ser un extraordinario músico. Entre otros trabajos, Mariano fue el director de la primera banda que acompañó a José Luís Rodríguez cuando pegó “El pavo real”.

Igualmente lo recuerdo como director del grupo de planta de un famoso cabaret que se llamaba “El Palacio Imperial” en El Rosal. Me encantaba su manera de tocar piano y además era un tipo sumamente divertido.

En una oportunidad me llamó un día viernes y me dice (imaginen un acento argentino) “Che Pedrito, ¿por casualidad estarás ocupado el domingo en la noche? Tengo que salir urgentemente de viaje a Buenos Aires y preciso que me hagas una suplencia el domingo en la noche, en un boliche en el que toco con Ruben Tutty Jimenez en la batería, Gonzalo Micó en la guitarra, mi hijo Marianito en el bajo. Allí tocamos temitas de jazz y bossa nova, tocamos tres sets y comienza a las 9 de la noche, ¿podés hacerme la gauchada?”

En vista de que el tigre era bien chévere, con músicos excelentes y de ñapa un domingo en la noche, evidentemente le dije que sí. Mariano me dio la dirección y listo.

Ese domingo llegué a las 8 de la noche al lugar donde íbamos a tocar, un sitio en la Avenida Libertador. Cuando entro al negocio el mismo era bastante bonito, aunque algo oscuro para mi gusto, y estaba totalmente solo, no había llegado público todavía.

Al rato llegaron los demás músicos, y luego de los habituales saludos y bromas Marianito hijo coordinó el repertorio que íbamos a tocar. Ok, esperamos a que fueran las 9 y aunque no había nadie, el encargado del local le dijo a Marianito que arrancáramos a tocar, cosa que hicimos de inmediato.

Como a los 15 minutos comenzó a llegar el público…fue un desfile de todos los gays satinados de Caracas…yo no sabía que el lugar era uno de los más famosos bares gay de Venezuela en ese entonces. Se llamaba Zig-Zag. El plumero que soltaban era tan grande que casi me sofoqué…

Curadas / Pedrito López

Pedrito López empezó desde muy pequeño en la música y no se ha detenido por más de cuatro décadas. Ha desarrollado una dilatada carrera como pianista, orquestador, productor y director. Sus arreglos musicales han sido interpretados por la orquestas nacionales e internacionales y siendo acompañante de decenas de artistas de gran renombre mundial.

Curadas

2 Comments

  1. Excelente historia Pedrito,nos hace rememorar buenos tiempos, siempre habrá historias que contar. Aplausos para ti

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog