Aumentan peticiones para atención de pacientes de COVID-19 a domicilio

///
4 minutos de lectura

Los pacientes venezolanos con COVID-19 están pagando a los médicos para que vayan a sus hogares debido al alto costo de las clínicas privadas y los hospitales llenos de pacientes y que a menudo carecen de oxígeno y medicamentos.

En un trabajo publicado por la agencia Reuters, en las últimas semanas los familiares tienden a lanzar campañas de financiamiento colectivo para parientes infectados, dijo Laura Martínez, de 55 años, residente de Las Acacias en el oeste de Caracas. Su esposo y padres ancianos fueron tratados en casa.

Los pacientes que reciben tratamiento en el hogar para el coronavirus generalmente compran respiradores, tanques de oxígeno y medicamentos antivirales.

El propio Nicolás Maduro dijo que Venezuela está experimentando una segunda ola del virus. Los datos oficiales registran alrededor de 1.000 nuevos casos por día en las últimas semanas. Pero, profesionales de la salud advierten que es probable que el número real sea mayor.

A medida que la nueva ola cobra fuerza, sobre entre marzo y abril, la atención domiciliaria ganó popularidad gracias al boca a boca y las redes sociales. Este tratamiento a menudo incluye visitas a domicilio, una opción que se considera un lujo en muchos países desarrollados, pero que se vuelve barata en Venezuela debido a un exceso de médicos mal pagados.

Lea también: Amnistía Internacional repudia la oleada de deportaciones de migrantes en Chile

Las visitas domiciliarias cuestan entre 40 y 80 dólares, según la gravedad de los síntomas del paciente, dijeron los médicos.

«Es el factor económico, sin duda es mucho más barato que un médico visite la casa», dijo a Reuters Leonardo Acosta, un médico de 25 años. «El costo de ser admitido en la sala de emergencias de una clínica es muy alto», agregó.

Los hospitales públicos de Venezuela sufren con frecuencia apagones y habitualmente carecen de agua corriente.

Las clínicas privadas están mejor equipadas pero cobran al menos $ 1,500 a $ 2,500 por noche por atención hospitalaria y hasta $ 5,000 por noche por atención de emergencia para tratar problemas respiratorios agudos.

Eso está fuera del alcance de la gran mayoría en un país donde el salario mínimo mensual no ha superado los $ 5 en varios años.

Tratamiento en casa

Los pacientes pueden recibir tratamiento en casa siempre que no requieran intubación, un proceso delicado que requeriría ser transportados a una unidad de cuidados intensivos, dijo Acosta.

Para los médicos, realizar visitas domiciliarias significa que se les pague en dólares estadounidenses y que ganen sustancialmente más de lo que ganarían en el sistema de salud pública. «Estoy haciendo esto en parte por razones económicas», dijo Carlos Hernández, un médico de 25 años que, como Acosta, se graduó recientemente de la Universidad Central de Venezuela.

También está trabajando en el sistema de salud pública, como exige el país a los recién graduados, pero dijo que no le han pagado en cuatro meses.

Dada la crisis económica del país, Acosta dijo que a menudo proporcionará tratamiento incluso cuando el paciente no pueda pagar la totalidad. «Entiendo la situación», dijo.

Janet Yucra

Con información de Reuters

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog