Aprender algo nuevo o practicar pasatiempos es tan beneficioso como meditar

2 minutos de lectura

Aprender algo nuevo o practicar pasatiempos puede resultar tan beneficioso para nuestra salud física y mental como la meditación, sugieren estudios médicos.

Hoy en día se sabe que no hace falta sentarse tres horas en posición de yogui, juntar los dedos índice y pulgar y repetir incontables veces el mantra “om” para alcanzar el Nirvana.

Nuestra mente se concentra cuando estamos aprendiendo algo nuevo, jugando cartas o dominó con amigos o resolviendo un crucigrama. En esos momentos también ponemos en práctica el mindfulness. Es decir, ponemos toda nuestra atención en el presente, en el aquí y el ahora, en eso que estanos haciendo.

El médico y periodista Michael Mosley explicó en su programa Just One Thing, que transmite BBC Radio 4, que «cuando estás completamente absorbido en algo pones en pausa el mundo exterior. A eso se le llama flow» (flujo, en español).

«Los efectos del flujo cerebral son similares a la meditación: calma la reacción de lucha o huida (una respuesta fisiológica ante la percepción de daño o amenaza) que mantiene nuestro cuerpo en un constante estado de estrés», dijo Mosley, citado por BBC Mundo.

«Y, por si esto fuera poco, cuando practicas un pasatiempo del que disfrutas, tu cerebro desprende un químico llamado dopamina, nuestro antidepresivo natural», añadió.

«Pero no se trata solo de cuidar tu salud mental. Aprender algo nuevo puede cambiar cómo piensas y cómo te sientes. Y es un ejercicio excelente para tu cerebro porque forja nuevos patrones neuronales que ayudan a desarrollar nuevas conexiones cerebrales, aumentando tu capacidad cerebral».

Loro viejo sí aprende a hablar

Aunque esto lo podemos lograr con cualquier actividad nueva o pasatiempo que realicemos, hay una que nos beneficiará mucho más: aprender un nuevo idioma, porque esto “activa una extensa red neuronal”, apuntó Mosley.

«Navegar entre diferentes sonidos, palabras, conceptos y normas sociales y gramaticales aumenta el flujo sanguíneo y las conexiones por todo el cerebro. Hay estudios que demuestran que, de hecho, cambia tu cerebro, incrementando el número de células nerviosas y las conexiones entre ellas».

Esto, incluso, puede aumentar tu inteligencia, pero solo si practicas el aprendizaje de ese nuevo idioma durante al menos cinco horas a la semana.

El psicólogo Alan Gow, profesor en la Universidad Heriot-Watt, en Edimburgo (Escocia), también ha estudiado el impacto que puede tener en nuestro cerebro el aprendizaje de nuevas destrezas.

Entre otras conclusiones, Gow ha identificado que «nuestro cerebro se vuelve más activo cuando probamos un nuevo desafío».

«Nunca es demasiado tarde», sostiene. «Y cuanto más tiempo lo hagas, mayores serán los beneficios».

«De hecho, hay estudios que dicen que las capacidades cerebrales más afectadas por la edad – como la velocidad de pensamiento – son probablemente las que más se benefician» al aprender una nueva destreza.

«Ahora vivimos más años, y tenemos una oportunidad fantástica de aprovechar ese tiempo con actividades positivas, motivadoras, estimulantes e interesantes; de aprender cosas que nunca hemos hecho antes».

«No solo por el mero placer de hacerlas, sino también por la posibilidad de que nos aporten beneficios durante esos años, y vivir vidas más longevas y saludables».

Redacción Curadas.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog