Bulimia o bulimia nerviosa: conoce sobre este trastorno alimentario

/
3 minutos de lectura

La bulimia es una enfermedad con una gran predominancia femenina, ya que afecta a unas 9 mujeres por cada varón

La bulimia es un trastorno alimentario por el cual una persona tiene episodios regulares de comer una gran cantidad de alimento (atracones) durante los cuales siente una pérdida de control sobre la comida. La persona utiliza luego diversas formas, tales como vomitar o consumir laxantes (purgarse), para evitar el aumento de peso.

En la última década la prevalencia y la incidencia se ha mantenido estable. Se estima que la bulimia nerviosa afectaría aproximadamente al 2% de la población. Además, en torno al 4% de la población tiene TCA no especificados, de los “cuales algunos realizan atracones o conductas de purga, pero no tienen los criterios diagnósticos completos de la bulimia nerviosa”, explica Marina Díaz Marsa, jefe de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

Las personas con bulimia tienden a restringir la alimentación con el objetivo de perder peso. Sin embargo, el hambre y la impulsividad, como parte de un malestar psicológico más profundo, les lleva a realizar un consumo en atracón. «Este generalmente se produce en la tarde-noche», dice Díaz Marsa. Precisamente los alimentos que protagonizan los atracones, y que ingieren en grandes cantidades, suelen ser aquéllos que intentan evitar: dulces, bollería, pasta, pan…

El atracón conlleva un gran sentimiento de culpa, «que es el que les lleva a consumir laxantes, bien a realizar ejercicio de forma excesiva o bien a realizar conductas de purga. Éstas últimas produce una pérdida de electrolitos, como sodio y potasio, que pueden ponerles en riesgo de sufrir alteraciones cardiacas, hipotensión, y alteraciones fisiológicas que pueden poner en peligro su vida o producir consecuencias físicas graves».

Causas

La bulimia es una enfermedad que nada tiene que ver con un capricho. Las pacientes suelen tener baja autoestima, dificultad en las relaciones interpersonales, inestabilidad anímica, traumas, disregulación emocional, sentimiento de vacío… Ese malestar hace que busquen su identidad en la delgadez y de esta forma surge el cuadro clínico, dice Díaz Marsa.

Asi, aunque la sociedad presenta la delgadez como una tarjeta de presentación del éxito, es ese malestar psicológico lo que lleva a las pacientes a querer estar delgadas. «La sociedad no es la única culpable. En otras épocas, el malestar se traducía en otras conductas. Pero hoy con este mensaje social, el malestar de estas chicas les lleva a tener estos trastornos».

De esta forma, en el origen de esta enfermedad intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales que desvirtúan la visión que el enfermo tiene de sí mismo.

La limitación de los alimentos impuesta por el propio enfermo le lleva a un fuerte estado de ansiedad y a la necesidad patológica de ingerir grandes cantidades de alimentos.

Hasta el momento se desconoce la vulnerabilidad biológica implicada en el desarrollo de la enfermedad y son más conocidos algunos factores desencadenantes relacionados con el entorno social, las dietas y el temor a las burlas sobre el físico. Muchos de los factores coinciden con los de la anorexia, como los trastornos afectivos surgidos en el seno familiar, el abuso de drogas, la obesidad, la diabetes mellitus, determinados rasgos de la personalidad y las ideas distorsionadas del propio cuerpo.

Es importante aclarar que los trastornos de la conducta alimentaria no suelen aparecer cuando se manifiesta uno de estos factores sino que es la confluencia de varios lo que puede llevar a que aparezca la bulimia.

Síntomas

Los bulímicos tratan de ocultar las conductas de purga, por lo que la enfermedad suele pasar desapercibida durante mucho tiempo al no presentar reducciones de peso tan grandes como lo hace la anorexia. Los síntomas típicos de un cuadro de bulimia son los siguientes:

Atracones o sobreingesta de alimentos:

La persona come una gran cantidad de alimentos en un espacio de tiempo muy corto y no tiene control sobre la ingesta. El objetivo del atracón es saciarse. Suelen evitar los lugares donde hay comida y procuran comer solos, su comportamiento es asocial, tienden a aislarse y su tema de conversaciónes la comida. Además, la falta de control sobre los alimentos les produce grandes sentimientos de culpa y vergüenza.

Uso de laxantes:

Para prevenir el aumento de peso, el enfermo se provoca vómitos, utiliza laxantes, diuréticos, fármacos, o recurre a otros medios, como la práctica abusiva de actividades deportivas.

Repetición:

Los ciclos de atracones y vómitos se manifiestan un mínimo de dos veces por semana.

Baja autoestima.

Continúa leyendo en CUIDATE PLUS

CURADAS |Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog