Mirla Castellanos: “Siempre hay un motivo para estar vigente”

12 minutos de lectura
Por Katty Salerno

Mirla Castellanos (Valencia, 1941) tiene más de seis décadas de carrera artística, pero no olvida que el vestido y los zapatos que usó cuando debutó en televisión se los prestó Carmen Victoria Pérez. La joven valenciana recién llegada a Caracas no tenía entonces con qué comprarse un vestido nuevo para lucir en tan importante momento de su vida.

No recuerda exactamente si tenía 15 o 16 años cuando llegó a Caracas a probar suerte, lo que dice mucho de su talante. Tuvo que trabajar en una zapatería, de recepcionista, de extra y como modelo hasta que, en 1960, cuando ya tenía 19 años, le llegó la gran oportunidad. Fue en El show de Saume, un programa de variedades que transmitía a mediodía Radio Caracas Televisión.

A partir de allí, su talento innato, profesionalismo, disciplina y el haber escuchado con humildad los consejos que tanta gente conocedora del medio le han brindado, la convirtieron en La Primerísima, un lugar que solo ella ha ocupado y ocupará en Venezuela.

A veces pasa por su mente la idea de retirarse, pero aún no lo hace, para deleite del público que la sigue desde que se dio a conocer con el tema La tómbola, en 1962. De allí en adelante los éxitos no pararon: Dominique, Si tuviera un martillo, Más allá… y de allí a la internacionalización.

En 1968 viajó a Italia para participar en el Festival de la Canción de San Remo con el tema Meraviglioso, junto al conocido cantante italiano Domenico Modugno. Aunque la canción no clasificó en la preselección, la ocasión le abrió las puertas de Europa. En España triunfó con Ese día llegará, del compositor español Manuel Alejandro. Junto a El abuelo, del argentino Alberto Cortez, fueron los temas que llevaron a Mirla Castellanos a la cima en toda Hispanoamérica.

A Mirla Castellanos nada la detiene, ni siquiera el coronavirus. En 2020 lanzó en Madrid el tema Invisible, con el que estrenó también su primer videoclip, bajo la producción de William Luque. Y este año nos deleitará con otro tema inédito: Me da igual. “Amo mi profesión y siempre hay algún motivo para estar vigente”, dijo La Primerísima en esta entrevista exclusiva con Curadas.com.

¿Era común, en los 60, que una muchacha se viniera sola a la capital a intentar hacer realidad sus sueños?
Me vine a los 15 o 16 años. Lo hice con una familia amiga y luego al poco tiempo se vino mi mamá. Creo que venirse sola a la capital siempre da temor, en cualquier época. Yo conté con ese apoyo de esa familia. Trabajé en una zapatería, de recepcionista y modelo.

¿Hubo algo que le impactara de Caracas cuando llegó?
Los edificios. El tráfico y la velocidad del día a día. Era todo más rápido.

¿Siempre supo lo que quería hacer en su vida?
Desde pequeña me gustó cantar, pero nunca imaginé que esta sería mi profesión. Mi mamá me apoyaba y fue mi motivadora. Creo que ella fue la primera en verme artista.

¿Cuánto tiempo pasó desde que llegó a Caracas hasta que se le presentó su primera gran oportunidad? ¿Recuerda quién le prestó los zapatos y el vestido que usó cuando debutó?
Tuve varios intentos, como cualquier principiante, antes de salir en televisión o en alguna entrevista en radio. Estuve intentando entrar durante un tiempo. Hice de extra y modelo figurante. Siempre recordaré que debuté en la televisión con ropa prestada, pues yo no tenía ingresos para poder estar a la moda de la época. Esa ropa me la prestó Carmen Victoria Pérez.

¿Qué hizo con el primer dinero que ganó como cantante?
Fue por unas actuaciones con Los Naipes. Me pagaron 1 000 bolívares con dos billetes de 500. ¡Se lo entregué todo a mi mamá!

Frecuentemente ha señalado lo importante que ha sido la disciplina en su carrera profesional. ¿Tuvo que hacer muchos sacrificios para alcanzar el éxito?
Sí, creo que la disciplina es muy importante, aunque tiene su parte complicada. Estudiar, prepararse, levantarse temprano, escuchar consejos. La disciplina lleva mucho tiempo de vida, pero vale la pena.

¿Siempre es así de seria en todas sus cosas o también tiene sentido del humor?
En mi trabajo soy seria y responsable, pero me considero una mujer con un sentido del humor bastante elevado. Me gusta sonreír y siempre estoy contando anécdotas de mi vida.

¿Hay alguien especial a quien usted le deba algo por ser quien es hoy?
¡Mucha gente… pero mucha gente! Sería una gran lista a todo nivel. Imagínate tú, desde mi mamá hasta productores, coristas, músicos, maquilladores, estilistas, fotógrafos, manager, directores, gente de radio, prensa y TV, bailarines etc. Soy agradecida por tanto apoyo y cariño.

Usted, indudablemente, tiene talento para la música. Aun así me gustaría saber si también hizo estudios musicales.
A lo largo de estos 60 añoshe tenido profesores, profesionales del canto, tanto aquí en Venezuela como en el exterior. Me gusta mucho cuidar mi voz, mantenerla y estar al día con nuevas técnicas. Pero estudios de música o de un instrumento, no, nunca los hice.

Son muchísimas las canciones que se han hecho famosas en la voz de Mirla Castellanos. ¿Hay alguna que haya marcado un antes y un después en su carrera?
Soy afortunada al tener un repertorio importante y de mucho éxito. Ha habido canciones especiales que han marcado épocas y éxitos dentro y fuera de mi país. La tómbola, Dominique, Vete con ella, Dio come ti amo fueron de mis inicios, entre otros. Luego, en los 70, El abuelo, Porque el amor se va. Pero en los 80 hubo mucho éxito. Puedo decir de esta década que Maldito amor abrió el camino a muchos éxitos internacionales. Eso es importante en mi carrera, contar con muchos éxitos discográficos.

¿Qué ha sido lo más duro que le ha tocado enfrentar en su vida artística?
Creo que estar tiempo sin mi familia, por los viajes. Eso lo considero una parte de mi vida que es difícil recuperar. Tiene su satisfacción, pero mi familia es mi vida.

Lea también: Daniel Nazoa: “Me encanta ser cocinero”

¿Qué no ha hecho aún como cantante?
Me gustaría hacer un concierto gratuito para mi público. Sin costo de entrada. Que vaya toda la familia. Un regalo de mi parte para mi público. Eso me encantaría. También hacer duetos con talentos jóvenes.

Cuando informó a su público que había sufrido la enfermedad del coronavirus y que la había superado, dijo: “Gracias a Dios y a la vida habrá Mirla Castellanos para rato”. ¿Eso quiere decir que la palabra “retiro” no ha pasado aún por su mente?
El covid fue un golpe duro. Pasar por eso fue bastante malo. Su secuela y el estar dos semanas en cama. Lo superé, gracias a Dios y por mi deseo de seguir adelante. El retiro siempre está presente. Hay días de días y a veces uno se cansa. ¡Son 80 años de edad! Pero amo mi profesión y siempre hay algún motivo para estar vigente.

Luce estupenda a su edad. ¿Siempre fue delgada o es que se cuida mucho? 
Siempre he sido de contextura delgada y eso ha ayudado mucho. Pero, no creas, ¡también he aumentado mis kilitos! Me encanta comer de todo y quizás hoy en día soy más relajada con eso de las dietas.

¿Qué está haciendo en este momento? ¿Qué planes tiene en lo inmediato?
El año pasado lancé un tema y video, Invisible. Lo grabé en Madrid bajo la producción de William Luque. El vídeo está en mi canal de YouTube. Hago fotos para estar actualizada. Estoy en la obra Renny Presente, de la que llevamos más de 65 funciones. Estoy en el concierto Más que canciones y este año lanzaré otro tema inédito que se llama Me da igual.

¿Cuál ha sido la clave del éxito de Mirla Castellanos y, más aún, la clave para mantenerse activa y querida por su público tras 60 años de vida artística?
Eso es una bendición para mí. La clave es respetar al público, ofrecer calidad y credibilidad. Rodearse siempre de gente que sabe y desea ayudarme. Tener un equipo de trabajo que cree en mí. Ser responsable y comprometida con la profesión. Actualizarse y avanzar…

Síguenos en redes sociales

Más de Personalidades

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

Américo De Grazia mantiene aspiración a Gobernación de Bolívar

Nota Próxima

El príncipe Harry está escribiendo sus memorias

Recientes de Blog