Simón Díaz

Caballo viejo galopa en popularidad #TíoSimónEnCuradas

10 minutos de lectura

«Caballo viejo es un canto al amor otoñal, un himno a la tarde enamorada del hombre».

Con tales palabras definía Simón Díaz la esencia de su composición cumbre, «Caballo viejo», la misma que le ha dado la vuelta al mundo enarbolando trémolo el pabellón nacional y el gentilicio venezolano hasta el extremo de que ese corcel es más conocido que la montura nívea de Bolívar, El Libertador.

Y es que de pieza icónica del folklore patrio la canción ha pasado a convertirse en una de las expresiones que más define el sentimiento de amor por el país, recorriendo cada latitud con la fuerza telúrica de nuestra idiosincracia convertida en un himno más así como lo es el «Alma llanera».

Historia de una canción

Sobre la creación de ese tema insigne del repertorio venezolano contaba el propio Tío Simón a medios de comunicación y al escritor Leonardo Padrón para un volumen de su libro «Los Imposibles», que había surgido en un viaje que hizo en 1980 con su equipo de producción televisiva al estado Apure.

«Yo tenía un programa en el Canal 8, en Venezolana de Televisión, que se llamaba ‘Venezolanamente’. En una ocasión fui al llano a grabar una cosa que se llama ‘galapagueada’, que es una cosa bien bonita que hacemos allá antes de Semana Santa para agarrar esos animalitos en el río para comérselos». Esto sucede en los caños que quedan en la sabana después de las inundaciones. En aquella oportunidad fueron visitados los hatos Carutal y Guamachito que quedan más allá de Biruaca y San Juan de Payara, reflejados en la letra de la canción.

Simón solicitó que para amenizar la jornada en San Fernando de Apure le consiguieran unos músicos, con arpa, cuatro y maracas, y un cantante, quienes, efectivamente, llegaron al sitio al día siguiente con la particularidad de que el intérprete no era una voz masculina sino una mujer de nombre Maigualida Vera, para aquel entonces de 19 años de edad (Díaz era ya un hombre maduro de 51 años).

La potranca, la inspiración

«Era linda y cantaba precioso. Bueno, yo me enamoré de ella y ella de mí, pero en ese momento nada más», comentó.

Aquella noche, en un caney, Simón se puso a cantarle unos versos improvisados a la damisela. «Esta muchacha tan linda, sentada en esa silleta, mi cariño se empaqueta, cuando la veo yo a ella, que parece aquí una estrella, que está pensando conmigo. Yo soy un hombre testigo, buscando un beso bien fino».

Pues, resulta que un joven, que se supo era el enamorado de la fémina, comenzó a responderle a Simón en tono de contrapunteo, faena musical que se extendió durante una hora.

«Al finalizar este contrapunteo, para todos fue una velada muy bonita y emocionante, pero yo me dije: ‘tengo en mis manos un tema como para hacer una canción que puede ser muy buena’.

Narra Simón que al día siguiente les preguntó a sus compañeros que les había parecido el contrapunteo coincidiendo todos en que la velada había sido extraordinaria. Entonces les cantó el tema que había compuesto a raíz de la inesperada sesión musical.

El proceso creativo

«La compuse como entre las 6 y las 8 de la mañana recordándome del episodio de la noche anterior», comenta el Tío Simón, quien admite el componente autobiográfico del tema. “Se trata de un caballo viejo que la gente había sacado a la calle y cuando un caballito viejo está en la calle y se enamora, ay, ay, ay. Por eso la canción dice al final ‘ el potro da tiempo al tiempo porque le sobra la edad. Caballo viejo no puede perder la flor que le dan, porque después de esta vida no hay otra oportunidad».

Luego de grabarse para una institución crediticia (Banco Unión) sin intención de publicarla, la pieza «Caballo viejo» fue editada comercialmente por primera vez en 1980 como integrante del disco de larga duración «Golpe y Pasaje». El acetato fue producido y distribuido por la disquera venezolana El Palacio de la Música.

En el LP de 33⅓ RPM intervinieron el conjunto criollo de Cándido Herrera, con Gabriel Rodríguez y Mario Díaz. Fue grabado y mezclado por el ingeniero Nucho Bellomo en los Estudios Audio Uno, de Caracas. Simón Díaz regrabó varias veces la canción aunque la original es la que con mayor frecuencia se incluye en las compilaciones.

De Venezuela para el mundo

La primera versión, la que hizo continental el tema, fue la que grabó la solista venezolana Mirtha Pérez, incluida en su álbum “Canto a Venezuela”, de Suramericana del Disco; en tanto que el honor para un artista masculino correspondió entre los compatriotas a Freddy López.

El tema «Caballo viejo» se ha vuelto tan popular que las interpretaciones que se han realizado del laureado tema de Simón Díaz han convertido en universal la pieza, siendo grabada más de 350 veces por los más prestigiosos intérpretes del mundo, dejando su impronta a través de una docena de idiomas distintos.

Cabe destacar que el famoso Tío Simón exhibió una actitud nacionalista, venezolanista, cuando de otras latitudes le propusieron que cambiara vocablos como Carutal y Guamachito. Con sus derechos de autor, siempre se negó a cualquier solicitud en tal sentido.

Entre quienes han estampado su firma prestando sus voces y música para cosechar aplausos con «Caballo viejo» se encuentran Julio Iglesias, Plácido Domingo, Raphael, Celia Cruz, Armando Manzanero, Juan Gabriel, José Luis Rodríguez, Gilberto Santa Rosa, Rubén Blades, Óscar D’ León y el director de orquesta estadounidense Ray Conniff, con un laureado arreglo instrumental.

Otros que integran la nómina de artistas que han grabado en el pentagrama del orbe «Caballo viejo», a través de diversos ritmos, son Barbarito Diez, Roberto Torres, Tania Libertad, María Dolores Pradera, Pappo Lucca y la Sonora Ponceña, Ry Cooder, Martirio, Natalia Lafourcade, Celso Piña, Gipsy Kings (en su popurrí «Bamboleo»), Kumbia Queens, Ensamble Gurrufío, Huáscar Barradas, Ilan Chester, Susana Harp, Opus Quatro, Arca, Polo Montañes, Martín Zarzar, Carlos Nuño y la Grande de Madrid, Pepe Arévalo y su Orquesta, Horacio Guarany, Los Tucu Tucu, Bareto, el Chaqueño Palavecino, Devendra Banhart, la Familia Valera Miranda, Tierra Bravía, Emir Boscán, la Banda Marcial Caracas y la Orquesta Típica Nacional, para deleite del público más variopinto.

Sigue la lista con Los Corraleros de Majagual, Lisandro Meza, Armando Hernández, Alberto Curbelo, Astolfo González, Charanga, Los Líderes, Los Celestiales, Nabil Mora y Los Olimareños.

Lo cierto es que «Caballo viejo», que reeditó para Venezuela el éxito que alcanzaron otras composiciones de autores nacionales como «Moliendo café» y «Ansiedad», brotó de la inspiración sembrada por una muchacha y la pasión otoñal, para convertirse en referente, en patrimonio de Venezuela, gracias al genio creador del gran Simón Díaz, nuestro querido e inolvidable Tío Simón.

Tomado de Ocean Drive, Panorama, Wikipedia.

También te puede interesar: Tal día como hoy estaría de cumpleaños el querido Tío Simón.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog