Irene Sáez Conde en las Vivencias de Milagros S. Castro

9 minutos de lectura

Conozco muchas personas que siguen la vida de Irene Sáez desde que fue coronada Miss Venezuela 1981 y posteriormente Miss Universo ese mismo año. Pero como mi amigo Pedro Miguel, creo que no habrá jamás otro fan igual.

Realmente era sorprendente ver lo que la miss caraqueña despertaba en él. Era veneración, alegría, fidelidad, entusiasmo y simpatía, todas combinadas en una sola frase… Una total admiración. Y cada vez me asombraba más lo que hacía para exaltarla.

Irene Sáez Miss de Misses.

¿Qué hacía?

Pues, por ejemplo, en las recordadas cintas de Betamax grababa todos sus comerciales; compraba las revistas semanales de farándula en las que publicaban reportajes sobre la cotizada rubia, estaba pendiente cuando la entrevistaban en la televisión, entre otras cosas que me daban risa. El propio fan enamorado, como la conocida canción, pero en versión masculina.

En esa época, yo estaba cursando el tercer semestre de Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela. Mientras que Pedro Miguel comenzaba sus estudios de ingeniería en la misma casa de estudios.

Nos convertimos en buenos amigos desde niños, ya que vivía muy cerca de mi casa. En ese entonces, yo vivía en la Avenida Victoria, hoy Avenida Presidente Medina y él en la Avenida María Teresa Toro en Caracas.

Como a mí también me simpatizaba Irene Sáez, lo ayudaba a editar los programas y comerciales, donde ella era la estrella principal. Y cuando nos reuníamos con nuestros amigos, lo defendía del “aplique” a la hora de conversar sobre el tema. Pero reitero que me reía mucho, porque mi amigo vivía un intenso amor platónico.

Respaldando su admiración a Irene Sáez Conde

Aunque a veces me parecía exagerada su admiración por la futura alcaldesa, la situación se agravó cuando pasó de Miss Venezuela a Miss Universo 1981.

En julio de 1981, en la ciudad norteamericana de New York, Irene Sáez se convirtió en la segunda venezolana en obtener esa corona universal. Creo que la familia Sáez nunca celebró tanto como Pedro Miguel.

Irene Sáez fue coronada Miss Universo 1981 en la ciudad de New York.

Su admiración era real. Él afirmaba que Irene era más que una mujer hermosa. Era capaz de lograr todas sus metas y que debía proponerse un plan de acción para dejar huellas en nuestro país. Con el tiempo, se le presentó esa oportunidad al convertirse en Alcaldesa de Chacao. Pero ese es otro tema que no se relaciona con este.

El caso es que luego de ese triunfo, las cosas cambiaron. Durante los siguientes meses, la nueva Miss Universo dejó de ser el norte de la atención de mi querido amigo y vecino. Ella se dedicó a viajar por el mundo y él optó por estudiar con dedicación para graduarse de ingeniero sin perder tiempo.

Ambos con el título en la mano en el Aula Magna

Los años pasaron y por casualidades de la vida, Pedro Miguel  y yo nos graduamos en la misma promoción, cuyo acto de grado se llevó a cabo en noviembre de 1985, en la hermosa e histórica Aula Magna de mi querida Universidad Central de Venezuela.

Cada quien celebró por su lado con sus familiares y amigos. Y a la vez, cada uno desarrolló su vida profesional en distintos lugares. Al año siguiente, yo me residencié en Barquisimeto y él en Inglaterra. Pero siempre en comunicación permanente.

El inesperado encuentro con Irene Sáez

En septiembre de 1986, comencé a trabajar en el diario El Informador de Barquisimeto. Como siempre lo comentó, comencé coordinando la página de espectáculos y redactando la columna denominada Terminal Aéreo.

Me tocaba ir todas las mañanas al Aeropuerto Internacional Jacinto Lara, acompañada por un reportero gráfico, para entrevistar a las personalidades que salían o llegaban a la capital larense.

No recuerdo con precisión, pero creo que a las seis semanas de estar realizando esa labor periodística, en el primer vuelo de Avensa, procedente de Maiquetía, llegó a este terminal aéreo nada más y nada menos que Irene Sáez Conde.

Cuando la vi, recordé inmediatamente a Pedro Miguel. Si eso hubiese sido el día de hoy, lo contacto por video llamada para compartir el momento. Pero en ese año, aún no se tenía previsto esta innovación tecnológica. Así que se tuvo que conformar con el cuento. Eso sí, con todos los detalles.

La Embajadora del Banco Consolidado

La siempre Miss Universo llegaba a Barquisimeto para cumplir con una apretada agenda de actividades, auspiciadas por el desaparecido Banco Consolidado, del cual ella era fiel representante y admirada embajadora.

Al contactarla, fue muy amable y simpática al conversar conmigo sobre los planes que tenía con la entidad bancaria. Comentó que los que más le entusiasmaban estaban relacionados con una serie de videos institucionales, con el objetivo de destacar la importancia del aporte de la juventud venezolana para el futuro, a través de sus ideas y proyectos.

Al finalizar la amena entrevista, le manifesté que tenía un álbum de fotos con variadas personalidades y quería tener una con ella.

Así que mi reportero gráfico en esa oportunidad, el querido Edilio González, captó la tradicional fotografía del recuerdo.

Con Irene Sáez en el Aeropuerto de Barquisimeto.

La anécdota que nunca olvido

Ese mismo día, en la tarde, terminé de redactar la columna con la entrevista a Irene Sáez. Y fui al departamento de fotografía para buscar las gráficas que necesitaba.

Al encontrarme a Edilio le pregunté: “Épale, cómo quedé en la fotografía con Irene Sáez?”. Y él me contestó con su humor negro: «¿Cómo vas a salir? Horrible. Al lado de Irene Sáez tienes que salir horrible».

Me quedé en shock. Las risas retumbaron el departamento de fotografía y no me quedó de otra, que acompañarlos con una fuerte carcajada.

En fin, son experiencias que valen la pena recordar y destacar. Por eso, siempre me complace compartir estas vivencias con usted. Especialmente esta con la siempre admirada Miss Universo 1981, Irene Sáez Conde.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Más Vivencias de Milagros

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

¿Qué, cómo cuándo? – Caricatura de Duncan

Nota Próxima

Maduro pide dejar de utilizar la economía de Venezuela como arma electoral

Recientes de Blog