Karina en las Vivencias de Milagros S. Castro

10 minutos de lectura

Una de las satisfacciones profesionales que me ha dado la fuente de espectáculos fue el privilegio de entrevistar a casi todos los exitosos músicos e intérpretes venezolanos, que brillaron con luz propia a partir de los años 80’. Y entre ellos destaca mi admirada Karina.

En esta columna hemos publicado mis vivencias con algunos de ellos. Aún me faltan otros. Pero decidí escribir hoy sobre Karina, a raíz de su exitoso espectáculo musical denominado HERSTORY, que algunos pudimos disfrutar el pasado 28 de agosto.

Un mágico recorrido musical por su exitosa historia profesional, durante más de tres décadas. Canciones que fueron interpretadas con pasión, nostalgia y alegría, las cuales se han mantenido en el tiempo y que siguen siendo disfrutadas por personas de todas las edades.

Ver los videos posteriores que sus fans grabaron durante la función, permite concluir que, sin lugar a dudas, Karina sigue y continuará siendo una de las voces venezolanas más admiradas.

Confieso que me incluyo en ese grupo de admiradores, como lo soy también de Franco De Vita, de Yordano, de Melissa, de Ilan Chester, de Kiara y de Ricardo Montaner. Ellos son mis favoritos, aunque me gusten mucho otros que siguen vigentes y que también admiro.

El infaltable live con Karina

Pero en los últimos años y, con mayor intensidad, durante los meses más crudos de esta pandemia, el contacto con Karina fue más frecuente a través de sus lives todos los martes en la noche.

Como muchos de sus seguidores, fue una cita semanal que nunca perdía al igual que mi amigo Luis. Definitivamente, una forma ideal para conocer más a la artista. Pero sobre todo, al ser humano que opina, reflexiona y comparte. Una nota total. Especialmente por su sentido del humor.

Concierto de éxitos

Con esta introducción, comparto mis vivencias con la famosa intérprete de tantos éxitos. La historia de cómo la conocí cuando me desempeñaba como coordinadora de la página de espectáculos del diario El Informador de Barquisimeto.

Recuerdo que en octubre o noviembre de 1986, me llamó mi amigo Enzo Cassella, directivo de la empresa discográfica Sonorodven para decirme que Barquisimeto sería la ciudad para iniciar una serie de presentaciones musicales de Karina y Jorge Aguilar.

Con Jorge y Karina después de la rueda de prensa.

En ese momento, ya Karina estaba súper pegada en todo el país y más allá de nuestras fronteras. Su voz y estilo se dieron a conocer el año anterior con el álbum compilado de varios de los Líderes de Sonorodven, titulado El Taller del Orfebre, que se grabó con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II a Venezuela.

De ese LP, solo sonó insistentemente en todo el país el tema número 1, del lado A, que es Zapatos de Tacón Alto.

Ese éxito musical fue la antesala a su primera producción discográfica Amor a Millón, con temas del afamado compositor Rudy La Scala. La mayoría de ellos, éxitos totales.

Karina en Barquisimeto

La novedad de la presentación musical de estos dos grandes me encantó. Sería la oportunidad ideal para conocerlos. Especialmente a Karina, a quien no paraba de escuchar en mi cassette de TDK en mi carro.

El día llegó. Mi amigo Alfredo Raben, el promotor de artistas que más aprecio, ya me había informado que la cita para la rueda de prensa con ambos cantantes sería en el área de la piscina del recordado Hotel Barquisimeto Hilton, hoy Hotel Jirahara, a las diez de la mañana.

Y media hora antes, estábamos en el lugar mi amigo y reportero gráfico Julio Colmenárez y yo, totalmente preparados para la doble entrevista.

Una amena entrevista

La estrella del encuentro con la prensa, sin lugar a dudas, fue Karina. Todos los periodistas querían hablar con ella para conocerla en profundidad, ante el éxito que disfrutaba en esos momentos, gracias a su primera producción.

Cuando me tocó el turno de hablarle directamente, fue una nota. Una joven muy agradable, simpática. Hablamos de muchas cosas que estaba viviendo en ese momento y que a veces no se las creía.

Siempre pensé que ese éxito tendría una larga trayectoria. Y no me equivoqué, porque aunque han pasado muchos años, Karina sigue disfrutando de sus fans, de sus conciertos, de sus canciones y de innumerables experiencias que la hacen feliz.

Por supuesto, la presentación musical en el Anfiteatro Oscar Martínez del Complejo Ferial de Barquisimeto estuvo fenomenal, extraordinaria. Disfrutamos de una velada artística de primera. Se lo comenté a Alfredo varias veces durante el show.

Karina durante uno de sus conciertos en Barquisimeto.

Y también se lo comenté a la misma Karina, al día siguiente cuando nos encontramos en el Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de Barquisimeto, antes de abordar el avión que la trasladaría con su equipo de trabajo a Maiquetía.

Karina protagonizó otro concierto sensacional

Al año siguiente, a mediados de 1987, Karina regresó a Barquisimeto. ¿El objetivo? Presentar un concierto especial con muchas novedades… Las canciones de su reciente producción musical titulada Sin Máscara, que seguía el éxito anterior.

En esta oportunidad, tuve el privilegio de recibir su visita en mi oficina en el diario El Informador. Eso fue una nota total, porque pasamos un largo rato echando cuentos, mientras el promotor Alfredo Raben nos apuraba para que se pudieran ir a otro medio de comunicación.

Pero Karina no se quería ir. Primero, porque los cuentos estaban muy buenos. Y segundo, porque todo el personal de El Informador la recibió con mucho cariño y la cola para tomarse una foto con ella era larga.

Claro está, yo me tomé la tradicional foto del recuerdo. Ese día tenía una fiesta de trajes locos, y yo estaba hasta con una boina negra. Un día inolvidable.

Un recuerdo de la visita de Karina a mi oficina en el diario El Informador.

Por supuesto, al día siguiente, el concierto fue maravilloso. Estuvo full con toda la gente que quiere y sigue a La Voz en Barquisimeto.

Una fan incondicional

Los años siguientes, Karina presentó otros concierto y yo estaba siempre allí, en primera fila.

Pero en 1996, me retiré del diario El Informador para dedicarme a cristalizar otros retos periodísticos. Karina siguió presentando sus shows en la capital larense y, como siempre, yo allí.

El tiempo pasó y se hicieron menos frecuentes esas presentaciones. Y ya no nos vimos más. Pero sigo siendo su fan incondicional y a través de sus lives, estoy al día con sus actividades y proyectos.

Por ello, para mí es satisfactorio compartir estas vivencias con esta extraordinaria cantante, compositora, actriz, productora y ser humano.

Hasta la próxima.

Si quieres dejarme un comentario, puedes hacerlo más abajo.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33



Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

Pasado, presente y futuro: el tiempo y nuestra necesidad de entenderlo

Nota Próxima

Efemérides 9 de septiembre: Día Mundial de la Agricultura

Recientes de Blog