Abre sus puertas la Escuela de Chocolate de Madrid

/
10 minutos de lectura

Fue inaugurada la Escuela de Chocolate de Madrid en la capital española.

La iniciativa corresponde a Helen López, periodista con una década dedicada al producto procedente del cacao, quien indica que la anima una tarea de inclusión social.

Ella explica que el consumo de chocolate mantiene un crecimiento sostenido, generando en la industria una necesidad de trabajadores que sepan transformar el cacao a pequeña escala.

La sede está equipada con hornos, refinadoras, descascarilladoras y otras máquinas relativas a la producción del referido artículo.

La Escuela de Chocolate de Madrid también ofrecerá formaciones a profesionales de la gastronomía y pastelería.

Dice López que muchos conocedores que trabajan con el producto creado por grandes firmas, ahora quieren dedicarse a hacer sus propios lotes encargándose de cada parte del proceso de elaboración.

NOTA DE PRENSA

ABRE LA ESCUELA DE CHOCOLATE EN MADRID

El 13 de septiembre ha sido declarado el Día Internacional del Chocolate como homenaje a la fecha de nacimiento del escritor británico Roald Dahl, autor de la obra Charlie y la Fábrica de Chocolates. En Madrid las celebraciones de este día comienzan con la apertura de la primera escuela dedicada a la producción de chocolate desde el haba de cacao. La Escuela de Chocolate de Madrid nace en la Calle López de Hoyos 133 posterior como iniciativa de Helen López, periodista con más de 10 años dedicada a la divulgación del chocolate en España.

Este nuevo centro de formación además tiene una clara misión de inclusión social; la idea de su fundadora es ofrecer formaciones cortas para que personas con riesgo de exclusión, puedan contar con un oficio que les permita incorporarse al mercado laboral rápidamente. En palabras de López: “El consumo de chocolate mantiene un crecimiento sostenido desde hace una década y se potenció durante el confinamiento, esto ha generado en la industria una necesidad de trabajadores que sepan transformar cacao a pequeña escala. Después de 10 años ofreciendo talleres, me di cuenta de que hacer chocolate es un oficio que se puede aprender sin tener una formación previa y que en Madrid tenemos la capacidad para formar chocolateros en poco tiempo. Ya hemos recibido a chicos de Marruecos, Bolivia y Senegal y aunque algunos nunca habían probado el chocolate, vimos que no sólo se les hace sencillo trabajarlo, sino que además les gusta mucho, esto nos animó a abrir una escuela”, ha dicho López. En este espacio de más de 100 metros cuadrados, equipado con hornos, refinadoras, descascarilladoras y algunas máquinas de antiguas fábricas de chocolates en España, se ofrecerán formaciones también a profesionales de la gastronomía y la pastelería. La Escuela de Chocolate de Madrid parte con una inversión de más de 50 mil euros en acondicionamiento del local, además de la compra de equipos y materias primas. Han recibido donaciones de lotes de cacao y su fundadora no descarta la colaboración con fabircantes de maquinarias e incluso con otros centros de formación.

No habíamos abierto las puertas y tuvimos una llamada de la Comunidad de Madrid para que los profesores de las escuelas públicas de cocina pudieran venir aprender a hacer chocolate. Muchos profesionales trabajan con chocolate creado por empresas grandes y ahora tienen ganas de aprender a hacer sus propios lotes encargándose de cada parte del proceso: desde la selección del grano, el tostado y el refinado. Ahora gracias a la “miniaturización” de las máquinas es posible hacer chocolate de alta calidad a pequeña escala, así que aquí serán bienvenidos también pasteleros y cocineros que quieran hacer su propio chocolate para sus platos o postres” ha dicho López.

La Escuela de Chocolate de Madrid abre con un curso para todo público de dos días (días 18 y 19 de septiembre) que ya ha colgado el cartel de lleno. Este formato de un fin de semana será una oferta permanente. La programación incluye cursos cortos dos veces al mes para que profesionales o amateurs puedan tener un primer contacto con esta forma de hacer chocolate, conocida como “bean to bar” o “desde el grano”. 

Esta tendencia es conocida por trabajar a partir de pequeños lotes de cacao de orígenes únicos lo que permite brindar en el producto final información sobre la trazabilidad del grano y especialmente, sobre la justa remuneración de los productores de cacao. Además, gracias al cuidado de cada parte del proceso el resultado son chocolates de altísima calidad, con notas sensoriales muy intensas, deliciosas y complejas. “Hacer chocolate ‘from bean to bar’ trae implícito una relación cercana con el productor de cacao por eso hemos querido que cada curso esté dedicado a un país productor de este cultivo” comenta López.  “El chocolate es uno de los pocos alimentos que conecta a todo el planeta, decenas de países se involucran en su producción y su consumo, por eso nos planteamos que cada edición de nuestros cursos sea también un intercambio cultural. Tenemos como Director académico al chocolatero riojano Juan Ángel Rodriálvarez, Mejor Pastelero Repostero por la Academia Española de Gastronomía y creador de la marca Kankel Cacao, junto a él siempre habrá un invitado de un país cacaotero” ha contado López. En octubre tendrán dos cursos más de fin de semana dedicados al cacao de Brasil y Venezuela.

María José Tejero directora de una escuela en Managua será la primera en mostrar la gama de orígenes de Nicaragua: “el cacao es muy parecido al vino, su sabor varía de con cada región en la que es cultivado, así que además de aprender a transformar cacao, en la Escuela de Chocolate de Madrid también probaremos algunos de los mejores chocolates del mundo” apuntó López. Cada curso tiene como elemento central catas de cacao, pulpa de la fruta y degustación de chocolates premiados.

Para finalizar, su fundadora, dedicada a ofrecer catas de chocolates finos a particulares y empresas, ha recalcado la importancia de retomar la cultura del chocolate en España: “siempre digo que el chocolate es un invento español, aquí llegaron las primeras semillas hace más de 500 años y fueron manos españolas las que le agregaron azúcar al cacao. En regiones como Madrid, Astorga o Villajoyosa hubo decenas de fábricas y ahora no quedan ni un 5 por ciento. Lo tenemos todo para retomar ese papel tan importante en la historia del chocolate, me ilusión es ver nacer más emprendimientos en esta industria”. López junto a Alfonso Martínez, Director de ADIPROPE forma parte de la comisión para presentar la candidatura ante la UNESCO para que el chocolate sea considerado Patrimonio de la Humanidad.  A partir de hoy los que quieran aprender a hacer chocolate “desde el haba de cacao” y de la cultura que lo envuelve, tendrán un lugar abierto siempre en Madrid.  

También puede interesarte Torta de chocolate húmeda: rico postre para los amantes del chocolate

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog