Durante diciembre de 2021 hubo 34 femicidios en Venezuela: uno cada 19 horas

//
3 minutos de lectura

Cifras del monitoreo mensual que realiza el Observatorio de Femicidios del Centro de Justicia y Paz (Cepaz), reflejan que durante diciembre de 2021 hubo 34 femicidios consumados y 4 femicidios en grado de frustración en Venezuela.

En promedio hubo una acción femicida en el país cada 19 horas. Doce niños quedaron huérfanos. Seis de ellos presenciaron la muerte violenta de su madre. Apure con el 17,9% de los casos; Sucre, con 17,6% y Distrito Capital con 8,8%, son los estados con mayor ocurrencia de casos.

En el mismo periodo hubo 6 muertes violentas de venezolanas en el exterior. En promedio, cada 5 días hubo una acción femicida contra una mujer venezolana fuera del país.

Sobre las víctimas y los agresores


El 23,5% de las víctimas eran niñas (menores de 12 años). Un 9% eran adolescentes, de 12 a 18 años. Por lo que casi el 30% de los casos tiene a víctimas menores de edad. El 55,9% de los casos registró víctimas en edades comprendidas entre 19 a 45 años, estando el rango más marcado de 19 a 36 años, donde se documentó a 13 víctimas de muertes violentas. En el 9% de los casos la víctima estaba embarazada. El 94,1% de las víctimas eran de nacionalidad venezolana.

Mientras que 52,9% de los agresores eran venezolanos, en el 47,1% no se determinó su nacionalidad. Los agresores eran funcionarios policiales en el 8,8% de los casos. La edad del agresor quedó categorizada así: en 85,3% de los casos no se registra la edad del agresor. El 14,7% registra agresores entre 19 y 39 años. El 55,9% de los agresores se encuentran en situación de fuga. Un 29,4% de los femicidas fueron aprehendidos con posterioridad al hecho y 2,9% murió en el contexto de los hechos violentos.

La relación entre víctima y ofensor estuvo dentro del marco de la misma familia en el 23,5% de los casos (padres, padrastros, hermanos, hijos, hijastros, primos, etc.). En 17,6% de los casos el agresor no mantuvo vínculo o relación alguna con la víctima; y en un 14,7% se registró que la relación afectiva entre víctima y agresor estaba constituida por vínculos de parejas y exparejas con o sin convivencia bajo el mismo techo.

Lea también: Pruebas de COVID-19 en Venezuela, un lujo al que muchos no pueden acceder

Motivación y modus operandi


Respecto a la aparente motivación de los hechos, en el 14,7% de los casos estuvo vinculada a intereses de la delincuencia organizada o grupos criminales. En el 5,9% las mujeres habían decidido separarse de sus agresores. Otro 5,9% registra como motivación aparente el ataque o la agresión sexual; y en otro 5,9% de los casos existió un desprecio y disputa por cuestiones económicas.

Sobre el ámbito de ocurrencia, el 47,1% de los casos ocurrió en el lugar de habitación de la mujer; seguido de un 26,5% en plena calle y un 14,7% en lugares desolados.

Se determinó que la acción dirigida a causar la muerte violenta de la víctima fue en el 26,5% de los casos baleadas. En un 20,6% acuchilladas; en un 11,8% quemadas y en un 8,8% estranguladas.

Analizando el contexto femicida, se determinó que el 14,7% de los casos se trató de femicidios en el marco de acciones de la delincuencia organizada; 8,8% femicidios íntimos; 8,8% femicidio familiar; 5,9% se trató de femicidios sexuales y 5,9% perpetrados por funcionarios del Estado (policías).

Femicidios en el exterior


Sobre los femicidios en el exterior, el lugar de ocurrencia del 66,7% de los casos fue Colombia. La edad de la víctima no se menciona en el 66,7% de los casos y en el 83,3% de los casos no se registró la edad de los agresores. En el 33,3% de los casos existían vínculos de pareja o expareja entre víctima y agresor. Otro 16,7% se trató de conocidos sin relación familiar.

El 50% de los casos ocurrió en plena calle; 16,7% en la casa de la mujer; 16,7% en un hotel y otro 16,7% en un establecimiento público. En relación a la aparente motivación del agresor, en el 16,7% de los casos la víctima había decidido separarse. En otro 16,7% estuvo sometida a violencia física sistemática; igualmente, en el 16,7% de los casos hubo un desprecio a una condición de vulnerabilidad.

En el 50% de los casos el cadáver fue abandonado en la vía pública; en el otro 50% no se mencionaron signos de violencia en los reportes noticiosos. Al cruzar el lugar de los femicidios con los signos de violencia en el cuerpo, tenemos que los tres cuerpos arrojados a la vía pública ocurrieron dos en Colombia y uno en Perú.

Los agresores están en fuga en el 83.3% de los casos. Un 16.7% se entregó luego de los hechos. En total, 8 niños quedaron huérfanos. Ninguno de los huérfanos presenció el femicidio de su madre.

Con información de prensa Cepaz

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog