Hormigas

Las hormigas trabajan en equipo para vencer a cualquiera +Video

/
4 minutos de lectura

Las hormigas son capaces de destruir y devorar a otras especies, incluso mucho más grandes. Los científicos estudian las armas con los cuales las dotó la naturaleza.

Las hormigas trabajan en equipo para vencer a cualquiera

Los cangrejos rojos de la Isla de Navidad, en Australia, ocupan todos los espacios durante las migraciones.

Pero esto podría terminar pronto debido a las hormigas: desde 1990 han matado más de 50 millones de estos crustáceos, lo que supone el 40 % de la población total.

Es solo un ejemplo del poder devastador de las hormigas.

Las hormigas trabajan en equipo: Poder devastador

Las hormigas son capaces de saquear un nido de avispas. Ambas son parientes lejanos, en cierto modo.

Parece extraño pero una hormiga es capaz de vencer a una avispa pese a ser esta más grande.

El aguijón no les sirve de nada porque las hormigas también tienen uno. Es más fino que un cabello humano y al atacar inserta su veneno. Además, tienen poderosas mandíbulas y ácido.

las hormigas: pequeñas pero letales

Pero,¿por qué destruyen sus nidos? No podemos decir que las avispas sean vecinos agradables. Las hormigas no tienen solo que enfrentarse a los enemigos adultos.

También lanzan su ofensiva contra las arañas Avondale. Llegan a su nido, matan a las más pequeñas, expulsan a las madres y a las otras arañas y finalmente destruyen la morada.

La razón es muy sencilla: estas criaturas se alimentan en el mismo territorio y las hormigas no quieren tener competencia.

Las hormigas trabajan en equipo y por eso no importa el tamaño del adversario

El tamaño y la edad no es problema para las hormigas: solo tienen que atacar en grupos grandes.

Por ejemplo, pueden agredir a una serpiente de agua del norte y comérsela viva.

Estos insectos solo necesitan unas horas para devorar a un geko entero. Solo hay que dar a los hormigas el tiempo suficiente para hacerlo.

¿Cómo es posible que unos seres tan pequeños tengan tal arsenal?

Las hormigas son uno de los insectos más antiguos. Existían hace cien millones de años. Durante todo el tiempo han luchado para sobrevivir y por su evolución.

Las hormigas trabajan en equipo y son ejemplo de supervivencia

En el pasado, los principales adversarios de las hormigas eran los dinosaurios, las aves y los mamíferos. Usaban sus letales aguijones pero eran inútiles contra otros insectos.

Entonces, su aguijón se transformó en un sistema de sustancias químicas que puede utilizarse contra otras hormigas. Incluso, hay algunas que pueden escupir esos fluidos.

No es de extrañar que las hormigas hayan hecho cien veces lo que ha logrado la inteligencia artificial, que aprende durante el juego y encuentra fallos en el sistema.

las hormigas trabajan en equipo

Revisemos el caso de las denominadas hormigas argentinas, que inicialmente vivían en América del Sur.

A principios del siglo XXI se encontraron también en Sudáfrica, el Mediterráneo, Australia y California, en Estados Unidos, entre otras latitudes.

En un nuevo territorio, las hormigas argentinas comienzan a destruir a todas las hormigas locales, aunque sean sus parientes genéticos, para formar una megacolonia.

Las hormigas trabajan en equipo y por eso otros animales les temen

Es difícil creer que los insectos tengan sentimientos. Es complejo estudiar esta posibilidad.

Los investigadores intentaron provocar el miedo a los depredadores en las moscas de la fruta. Y parece que lo consiguieron. Las moscas asustadas necesitan tiempo para calmarse y volver a comer.

Por tanto, es posible que otros insectos también tengan miedo de las hormigas argentinas o incluso hayan desarrollado una fobia.

Las hormigas se comunican mediante feromonas, pero esto no significa que lo hagan en silencio. Además, sus voces son diferentes de acuerdo a su posición en la colonia.

¿Sienten temor de la muerte?

Aparentemente, los insectos, al igual que los animales, no tienen un miedo abstracto a la muerte, no tienen miedo a dejar de existir, solo a las cosas que pueden matarlos.

Por ejemplo, pueden tener miedo a un depredador concreto. Pero este miedo es diferente al experimentado por los humanos.

Hay una especie de hormiga que colecciona los restos de otras hormigas opositoras. Al igual, como ocurre con los osarios humanos.

las hormigas trabajan en equipo

Los científicos consideran que su comportamiento es muy extraño. Es decir que las hormigas no solo cazan a sus congéneres para comerlas, sino que también recaban sus cráneos.

En sus nidos pueden encontrarse muchos restos de las hormigas Odontomachus.

Según una teoría estas hormigas no saben que tienen que deshacerse de sus enemigos ultimados. Básicamente son descuidadas.

Desde enterradoras hasta químicas

Pero otras hormigas si saben que tienen que librarse de los cadáveres de sus parientes para evitar infecciones. Este comportamiento se llama necroforesis.

Es típico de los insectos sociales como las abejas y las termitas. Incluso, en las colonias de hormigas existen enterradores que se ocupan de los muertos.

Si el enterrador encuentra una hormiga con olor a muerte retirará de la colonia al insecto caído.

Algo sorprendente es que las hormigas entienden que el contacto con los muertos es peligroso porque puede provocar enfermedades.

Pero los insectos no pueden lavarse las patas y no tienen equipo de protección. Por eso los enterradores intentan mantener la distancia social para no contagiar a los demás.

Las hormigas no solo saben enterrar a los muertos sino también curar a los vivos. Y no necesitan sustancias sintéticas para hacerlo. A veces la naturaleza les presenta la mejor solución.

Así como tienen enterradores entre las hormigas también hay químicos que producen antibióticos, Mezclan resina con el ácido que sus cuerpos producen.

Después los químicos esparcen la mezcla por todo el hormiguero. Esta composición destruye los hongos peligrosos y protege a toda la colonia.

Así corroboramos cómo las hormigas han sobrevivido desde hace tanto tiempo.

Tomado de Watop.

También puede interesarte: Las libélulas: insectos primitivos que han subsistido hasta nuestros días.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog