Karl Marx

Una visión del comunismo: Historia de una ironía +Video

4 minutos de lectura

Los marxistas de Europa Occidental se preguntan en la actualidad dónde está la revolución que pregonó su venerado pensador.

Una visión del comunismo: Historia de una ironía.

El comunismo es un sistema político y de organización socioeconómica que se basa en la repartición común de los medios de producción.

Además, en la inexistencia de las clases sociales, del mercado y del Estado.

Incluye diversas escuelas de pensamiento.

Entre sus más conocidos pensadores se encuentran los alemanes Karl Marx y Friedrich Engels.

Conozcamos esta doctrina más a fondo y lo que Marx promovía.

Una visión del comunismo: Marx era un autor materialista

Lo primero que tenemos que decir es que Marx, como autor materialista, pensaba que el motor de la historia y de los cambio sociales son los bienes materiales.

Sus postulados radican en la teoría del valor: por qué un objeto vale más que otro. Y no estamos hablando de precios, sino del valor de las cosas.

Pensaba que el valor de una cosa se medía por el tiempo que se había requerido para fabricarla.

Por ejemplo, en el valor de una silla no solo se considera el tiempo que empleó el carpintero para ensamblarla.

También el esfuerzo del leñador para extraer la madera y el tiempo del herrero para producir los clavos.

En general, hay que tomar en cuenta todas las horas de trabajo de las personas envueltas en el cometido.

Una visión del comunismo: Resultado del trabajo

Esto es muy importante para conocer la explotación capitalista, que no tiene nada que ver con las condiciones laborales o el sueldo que se le paga al trabajador.

Veamos el caso de una línea de montaje en la cual laboran cien personas.

Una visión del comunismo

La riqueza generada en la fábrica es el resultado del trabajo de todas ellas.

Sin embargo, los obreros solo perciben una parte del valor que generan. El resto es beneficio del dueño.

Es decir, que si operan durante ocho horas diarias solo se quedan con el rendimiento de las primeras tres o cuatro horas, mientras que lo demás va a parar a las manos del empresario.

Una visión del comunismo: Plusvalía y explotación

A esto Marx lo llama la plusvalía: «su cuota es la expresión exacta del grado de explotación de la fuerza de trabajo por el capital o del obrero por el capitalista».

El empresario es el propietario de los medios de producción o de capital, es decir, de las herramientas o fábricas para producir las materias primas en bienes.

Por eso se le llama capitalista al que tiene los medios de capital.

Para el ideario de Marx no es problema que tú tengas tu propio automóvil o teléfono celular, por ejemplo. Lo malo es cuando quienes tener la propiedad de los medios de producción.

Una visión del comunismo: Clases sociales

Marx divide la sociedad en dos clases.

Por un lado están los capitalistas o burgueses, dueños de los medios de producción. Ellos controlan toda la economía.

Por otro lado están los trabajadores, que son quienes generan la riqueza pero solo reciben migajas.

El conflicto que se genera, en consecuencia, entre estas dos clases es lo que Marx denomina lucha de clases.

Una visión del comunismo

Este sería el pecado original de la economía capitalista, que no tiene relación con la pobreza ni con la desigualdad.

Por ejemplo, en los países nórdicos donde apenas hay desigualdades entre ricos y pobres, Marx seguiría diciendo que hay explotación porque existe propiedad privada sobre los medios de producción.

Por eso, no solo criticaba a los burgueses sino también a los socialdemócratas.

El sistema

«Una segunda modalidad, menos sistemática pero tanto más práctica de socialismo trata de enfriar cualquier iniciativa revolucionaria de la clase obrera».

«Le hace ver que no es tal o cual reforma política lo que reportará ventajas, sino tan solo la modificación de sus condiciones materiales de vida», decía Marx en «El Manifiesto Comunista».

Él califica como infraestructura del sistema las relaciones de producción donde una clase explota a la otra.

Para que la estructura funcione bien, sin choques de clases, existe la superestructura.

Una visión del comunismo

Esta se encuentra integrada por las leyes, el Estado, la religión, la cultura y otros elementos que justifican las relaciones de dominación.

Para acabar con la injusticia Marx propone la revolución proletaria. Acabar con la propiedad privada de los medios de producción para que los trabajadores disfruten de la riqueza.

Escenarios y paradojas

Es decir, acabar con el sistema capitalista. Para Marx hay que derrocar de manera violenta todo el orden social preexistente.

Preveía que el capitalismo no podía sostenerse y que los países más industrializados serían los primeros en tener una revolución proletaria.

Aquí llega lo irónico de la historia: las naciones donde ha habido revoluciones marxistas han sido aquellos donde no existía una sociedad burguesa.

Por ejemplo, en Rusia o China no se podía hablar de capitalismo según lo concebía Marx.

Por el contrario: los países que han sido escenario del capitalismo más avanzado no han acogido una revolución obrera.

Las únicas dos excepciones son Hungría y la antigua Checoslovaquia. Pero no fue algo endógeno sino que ocurrió tras la invasión rusa después de la Segunda Guerra Mundial.

Los marxistas de Europa Occidental se preguntan dónde está la revolución que pregonó su ídolo.

Para entender al marxismo los expertos recomiendan leer a autores como Antonio Gramsci o Jürgen  Habermas, que estudiaron cómo funciona el lenguaje y nuestra percepción de la realidad.

En todo caso, la gente se pregunta si las teorías de Marx siguen siendo útiles para entender al mundo de hoy.

Tomado de VisualPolitik.

También puede interesarte: El anarquismo no busca el caos: rechaza un orden impuesto desde arriba

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog