Mi ego puede ser insoportable; por Rodolfo Izaguirre

/
2 minutos de lectura

Dicen los diccionarios que se copian unos a otros que el Ego es una «instancia psíquica mediante la cual una persona se reconoce ‘como yo’ y empieza a ser consciente de su propia identidad». Yo extravié la mía desde el momento en que hace años me encendí de amor por Belén Lobo muy conocida en el mundo de la danza y pasé a ser el Señor Lobo sin saber que poco mas tarde y hasta el final de mis días iba  convertirme en eI «papá de Boris».

La presencia de Boris es dominante pero también la he perdido con Rházil y Valentina mis otros hijos y con Juán Delcán su adorable esposo y luego con Verónica y Claudia las dos bellas nietas que me han regalado RházIl y Charo la afortunada hija de asturianos. ¡Una bella familia para desterrar cualquier tipo de tristeza!

Estoy convencido de que debo tener dentro de mí, como todo el mundo, un ego apreciable pero en modo alguno jactancioso o altivo porque desde niño arrastro lo que se ha dado en llamar un bajo perfil, es decir, una conducta serena y apacible, de bandera entregada, de ésos que acatan y aceptan la palabra de los mayores moviendo la cabeza de arriba abajo.

Niño travieso pero obediente; adolescente intelectual pero callado y sin tropiezos, silencioso lector y tuve que esperar cincuenta años para descubrir que tenía y tengo un Yo suficientemente preparado para descifrar enigmas y resolver problemas. Cuando desperté esa mañana le dije a mi mujer: ¡hoy cumplo cincuenta años! A partir de este momento diré SÍ cuando tenga que decir ¡Sí! y No cuando deba decir ¡No! porque hasta ahora siempre he dicho lo contrario. Y lo primero que hice fue decirle ¡No! al Partido Comunista del que fui solo compañero de viaje, un ñángara sin rumbo y reconocí sin que me temblara la voz y sin ser militante de Acción Democrática que Rómulo Betancourt tenía razón. 

El mayor esfuerzo que me ha tocado hacer ya que he crecido y soy mas adulto es mantener a mi ego atado, aherrojado, inmovilizado; concediéndole, no obstante, momentos de libertad y de alegría bajo estricta vigilancia y soportar el desconsiderado ego de los otros. 

En Los Ángeles, en Beverly Hills, un griego propietario de un conocido restaurante que atendía al actor Humphrey Bogart se ganó la simpatía de todos cuando afirmó que Bogart era un tipo encantador, pero hasta las once. A partir de ese momento, dijo, se cree Humphrey Bogart y se convierte en un ser insoportable!

Humphrey Bogart

Con los años, a pesar de mi talante apaciguado, me ha costado un esfuerzo ser mas tolerante, pero no puedo afirmar que me haya costado algún esfuerzo desconfiar de los que se ponderan a sí mismos; no considerar santos de mi parroquia a los que no dudan o no se arrepienten de lo dicho o actuado con manifiesta perversidad y se envanecen creyéndose dueños de la verdad.

Cambio de acera cuando veo venir al prepotente, al héroe dispuesto a convertirse en déspota. Al juez deshonesto, al político que dobla las rodillas o se inclina ante el odiado mandatario, al poeta que traiciona o maltrata a las palabras…

Estoy aprendiendo a respetarme y conocerme y a detestar al Yo que tiende o pretende desvirtuar la infantil inocencia que navega en mí. 

Curadas | Vía Jesús Peñalver 

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog