Dieta nórdica: un estilo de alimentación que mejora la salud

Dieta nórdica: un estilo de alimentación que mejora la salud

5 minutos de lectura

La dieta nórdica se clasificó como una de las mejores opciones, y su énfasis en la sostenibilidad significa que podría tener poder de permanencia

Una revisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó evidencias de que tanto la dieta mediterránea como la dieta nórdica pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles, como el cáncer, la diabetes o los problemas cardiovasculares, que con frecuencia están ligados a la obesidad.

Este tipo de dieta, propia de los países del norte de Europa, se basa en pescado, cereales integrales y aceite de colza.

Dieta nórdica
Las bayas o frutas del bosque son un ingrediente habitual de la dieta nórdica.

Los ingredientes de la dieta nórdica están fácilmente disponibles en el mercado. Se basan en alimentos producidos localmente en países como Suecia, Noruega, Groenlandia, Finlandia, Dinamarca o las islas Fore. Se producen de forma sostenible en estos países, e incluyen frutas, verduras, pescado, cereales integrales y aceite de colza.

Varios países europeos han promovido esta dieta como un modelo alimentario beneficioso para la salud, principalmente en esa región, con resultados positivos, según la OMS.

Más pescado y sin aceite de oliva

La dieta nórdica se basa en el consumo de estos alimentos:

  • Vegetales de hoja verde y de raíz,
  • Bayas o frutas del bosque,
  • Fruta,
  • Cereales enteros, como la cebada, la avena o el centeno,
  • Legumbres,
  • Lácteos bajos en grasa
  • Pescados, incluidos los grasos como el salmón, la caballa o el arenque, que se consumen varias veces a la semana.

En términos generales, se trata de promover el consumo de cereales enteros, fruta y vegetales a la vez que se excluyen las grasas saturadas.

Las hojas verdes locales son parte esencial de una dieta nórdica. SCIENCE PHOTO LIBRARY

Estudios anteriores habían demostrado que la dieta nórdica ayuda a prevenir la obesidad y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, presión arterial alta y colesterol alto. Ahora, un nuevo estudio realizado por científicos de Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia e Islandia, indica que los beneficios positivos de esta dieta son independientes de la pérdida de peso. La bonificación va más allá. Podría mejorar la salud general.

“Es sorprendente porque la mayoría de las personas creen que los efectos positivos sobre el azúcar y el colesterol en la sangre se deben únicamente a la pérdida de peso. Aquí, hemos encontrado que este no es el caso. Otros mecanismos también están en juego”, explicó Lars Ove Dragsted, investigador y jefe de sección del Departamento de Nutrición, Ejercicio y Deportes de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y coautor del trabajo que publica la revista Clinical Nutrition.

Parecida a la dieta mediterránea

La dieta nórdica tiene muchas similitudes con la dieta mediterránea, la más conocida por su asociación para contar con una buena salud. Pero, según apuntan los autores, no siempre es práctica para que la consuman personas de otras regiones del mundo, debido a las limitaciones de los productos disponibles o incluso por factores culturales. Entre los parecidos de la dieta nórdica con la dieta mediterránea se encuentran los alimentos de origen vegetal, con cantidades moderadas de pescado y huevos, y una pequeña cantidad de productos lácteos y limitación de los dulces, las carnes o los alimentos procesados.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron muestras regulares de sangre y orina de 200 voluntarios con sobrepeso mayores de 50 años de seis centros en Suecia, Dinamarca, Islandia y Finlandia durante un período de cuatro semanas en el que todos ellos ingirieron su dieta habitual. Más tarde, durante otras 19 a 24 semanas, la mitad de los participantes siguió con la dieta nórdica y el resto una dieta de control. Ambas balanceadas para mantener un peso estable en el desarrollo del experimento.

Dieta nórdica

¿Cuáles fueron los resultados?

“El grupo que había seguido la dieta nórdica durante seis meses se volvió significativamente más saludable, con niveles más bajos de colesterol, niveles generales más bajos de grasas saturadas e insaturadas en la sangre y una mejor regulación de la glucosa, en comparación con el grupo de control. Mantuvimos estable el peso del grupo con la dieta nórdica, lo que significa que les pedimos que comieran más si perdían peso. Incluso sin pérdida de peso, pudimos ver una mejora en su salud”, aclaró Dragsted.

Con el aumento de los niveles de obesidad en todo el mundo, los investigadores destacan que la pérdida de peso sigue siendo importante, pero que no es el único factor que contribuye a los beneficios de la dieta nórdica.

“Solo podemos especular acerca de por qué un cambio en la composición de las grasas beneficia tanto nuestra salud. Sin embargo, podemos confirmar que la ausencia de alimentos altamente procesados y menos grasas saturadas de origen animal, tienen un efecto muy positivo en nosotros”, concluyó el investigador.

La «Nueva Dieta Nórdica» y un decálogo de principios

La «Nueva Dieta Nórdica» es una interpretación gastronómica de esta dieta tradicional de la zona del norte europeo.

Fue desarrollada en 2004 por varios chefs nórdicos de referencia que firmaron un manifiesto del mismo nombre.

¿Qué te parece este desayuno a la dieta nórdica? Avena con zarzamora y frambuesa

Esta interpretación está basada en cuatro principios esenciales: salud, potencial gastronómico, sustentabilidad e identidad nórdica.

Estos principios promueven el consumo de ingredientes locales, silvestres y frescos.

En toda la región se han desarrollado políticas y eventos destinados a la promoción de esta nueva versión de la dieta tradicional, no solo desde el punto de vista de la salud sino también desde la perspectiva cultural e incluso turística.

Dieta nórdica
La «Nueva Dieta Nórdica» promueve el consumo de ingredientes locales, silvestres y frescos.

En 2012 el ministerio de Alimentación, Agricultura y Pesca de Dinamarca publicó esta guía general de alimentación de acuerdo a ese manifiesto:

  1. Come más frutas y vegetales todos los días
  2. Come más productos de cereales enteros
  3. Consume más alimentos del mar y los lagos
  4. Consume carne de mejor calidad, pero en menor cantidad
  5. Come más comida de paisajes salvajes
  6. Come productos orgánicos cuando te sea posible
  7. Evita los aditivos en la comida
  8. Come más platos basados en los alimentos de temporada
  9. Come más platos de comida casera
  10. Genera menos desperdicios.

3 en 1: dieta, cultura y salud

Según la OMS tanto la dieta mediterránea como la dieta nórdica son ejemplos de cómo los recursos culturales pueden ser utilizados con fines novedosos y beneficiosos para la salud.

«La cultura gastronómica está basada en la tradición pero está también abierta al cambio y a la adopción de nuevas ideas, como evidencia el auge de la dieta nórdica y de las múltiples variantes de la dieta mediterránea, que son a la vez nuevas y culturalmente auténticas», dice el documento de la OMS.

«Quienes desarrollan las políticas deberían tratar de alinear en la medida de lo posible las guías de nutrición con el contexto cultural local», recomienda el organismo.

Tomado de MUY INTERESANTE y de BBC NEWS MUNDO

Saber más…

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog