Pensamiento rumiante

Los pensamientos rumiantes y cómo encontrarles solución

2 minutos de lectura

Darle vueltas y vueltas a una situación sin encontrarle solución se vuelve incómodo y agotador. Pero hay formas de deshacerse de ellos.

Los pensamientos rumiantes y cómo encontrarles solución.

Son aquellos que nos vienen a la mente una y otra vez volviéndose hasta obsesivos.

Los pensamientos rumiantes: ¿Qué son?

Se trata de cavilaciones en bucle que nada tienen que ver con una reflexión.

Darle vueltas y vueltas a una situación sin encontrarle solución se vuelve incómodo y agotador.

Pueden desencadenarse por hechos trascendentes como, por ejemplo, la pandemia de covid-19, pero también con asuntos irrelevantes, que se acomodan en la mente sin querer salir de ella.

Son intrusivos y tienen un matiz de negatividad.

los pensamientos rumiantes

¿Cuándo aparecen? Los pensamientos rumiantes

“Los pensamientos rumiantes aparecen cuando hay una preocupación específica que no hemos resuelto. Es un pensamiento circular, en bucle, da vueltas y vueltas en la cabeza y el gran problema es que no podemos pararlo”.

Estas son palabras de la psicóloga clínica española Elena Daprá.

Lo bueno es que hay técnicas psicoterapéuticas para superarlos.

Este tipo de pensamientos no tiene función alguna, pero pueden ser una señal sobre algún problema emocional no identificado.

Los pensamientos rumiantes: Boicotean los procesos cognitivos

“En el mundo emocional todo pasa muy rápido. ¿Qué ocurre antes de que empiece? Es importante identificar esa parte de la personalidad para matizarla y demostrar que hay otras maneras de enfocar los problemas”.

Así se expresa la también psicóloga clínica Pilar Berzosa Grande.

Por su parte, Daprá agrega: “Es algo que nos produce tensión y, como no sabemos solucionarlo, el pensamiento se sobreactiva y boicotea todos los procesos cognitivos».

los pensamientos rumiantes

«No podemos pensar en algo más, llena todo el espacio y todo está dirigido a esa preocupación específica”, dice.

La profesional asevera que no solo suponen un gasto emocional, sino que también absorben las reservas de glucosa, el alimento del cerebro.

«Quien los padece termina físicamente agotado. Asimismo incrementan la visión de túnel, lo que hace ver la realidad de forma parcial. “Esto hace que dejemos de tener perspectiva y reduce la creatividad al mínimo”.

Técnicas

Las siguientes son algunas de las técnicas que aplican los especialistas para desatascar los pensamientos rumiantes.

Parada de pensamiento: Se utiliza una palabra como «stop», «basta» o una palmada.

«Se aplica para detener los pensamientos que generan malestar y sustituirlos por otros más adaptativos», afirma Daprá.

Pensar en ello durante un período limitado: Hay que dedicar un espacio de tiempo para buscar solucionar esa preocupación.

“Con esto ejercemos autocontrol para que el pensamiento no ocupe todo nuestro día”.

Disfrutar: Emprender actividades que sean incompatibles con ese tipo de pensamiento. Depende del tipo de persona: unos pueden pueden salir con amigos, otros entretenerse con videojuegos.

Otras opciones

Escribir lo pensado: Con la escritura se pueden evacuar los pensamientos. Una de las técnicas son los autorregistros. También es bueno llevar un diario.

«Se aprende a analizar la objetividad del pensamiento y la situación. Hacemos que se busquen los aspectos positivos, que de ahí se elimine la crítica y exageración», acota la experta.

Evacuar a través de la palabra: A través de la expresión oral también se pueden barrer.

«La persona lo puede incluso grabar y escucharlo luego para que sientan la distorsión que puede haber entre lo que siente y lo que cuenta», subraya, a su vez, Berzosa.

Respirar, caminar y escuchar música: La combinación de técnicas es efectiva para limitar los pensamientos rumiantes.

“Respiramos, soltamos ansiedad con una actividad aeróbica y hacemos que por el canal auditivo entre una información que va a tener influencia directa en las neuronas», concluye Berzosa.

Tomado de La Vanguardia, Psic. Karla Khun.

También puede interesarte: Apego evitativo que es y cuáles son las señales que lo identifican.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog