Consumir mango ayuda a mejorar la visión y fortalecer el sistema inmune

Consumir mango ayuda a mejorar la visión y fortalecer el sistema inmune

3 minutos de lectura

¿Quieres saber cuáles son los beneficios de consumir mango y por qué es bueno para tu salud ocular?

La visión es uno de los sentidos que se ve afectado con el paso del tiempo. Los problemas visuales pueden ir desde visión borrosa hasta ceguera, dependiendo del tipo de afección que posea cada persona. Por ello, es común que a cierta edad las personas necesiten usar gafas para contrarrestar dichas patologías. Gracias a sus propiedades consumir mango te ayuda a mejorar la visión y a fortalecer el sistema inmune.

En todo el mundo, por “lo menos 2.200 millones de personas padecen deficiencia visual y, de ellas, menos 1.000 millones tienen una deficiencia visual que podría haberse evitado o que aún no se ha tratado”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Según las previsiones, la necesidad mundial de atención ocular aumentará notablemente en las próximas décadas, lo que supondrá un reto considerable para los sistemas de salud”, añadió la OMS.

Consumir mango
Consumir mango ayuda a mejorar la visión

El organismo internacional también afirmó que la visión sustenta el desarrollo de habilidades sociales para forjar amistades, fortalecer la autoestima y mantener el bienestar.

Por lo anterior, es fundamental mantener la visión en condiciones óptimas de salud. De hecho, el portal especializado Túa Saude listó una serie de propiedades que tiene el mango para mejorar la visión y fortalecer el sistema inmune:

Fortalece el sistema inmune: Posee una gran cantidad de nutrientes como las vitaminas A, B, C, E y K, y folato que estimulan la producción de glóbulos blancos, que impulsan la prevención y combaten las infecciones.

Mejora la salud de los ojos: Tiene un alto número de antioxidantes como la luteína y la zeaxantina, que sirven como bloqueador de los rayos solares previniendo el daño ocular causado por la luz solar. La vitamina A también ayuda a reducir el riesgo de padecer ojos secos o ceguera nocturna.

Las vitaminas que ayudan a cuidarla y mejorarla

En días pasados, el portal especializado Cuídate Plus listó una serie de vitaminas que se consideran necesarias para cumplir este objetivo:

1-Vitamina B: el complejo de vitamina B, sobre todo las vitaminas B1, B2, B6, B12 y el ácido fólico, son fundamentales en la protección de los ojos frente a enfermedades que pueden degenerar la visión. Asimismo, si una persona presenta deficiencia de vitamina B es más probable que pueda sufrir de sensibilidad a la luz, inflamación en los ojos y otras afecciones.

2-Vitamina C: protege a los ojos de la radiación ultravioleta, ayuda a prevenir problemas en la retina y en el cristalino. Algunos especialistas aseguran que consumir 500 mg al día de este componente disminuye 19 % la pérdida de la agudeza visual y el 25 % de la degeneración macular relacionada con la edad.

3-Calcio: este componente está asociado a mantener la buena salud de los huesos. Está presente en las legumbres, las verduras de hoja verde, los frutos secos, la cebolla, el brócoli, los pescados azules y los mariscos, así como en los productos lácteos. En los ojos, fortalece la capa exterior del mismo.

4-Vitamina A: Enforma180 indica que es un complemento para la visión, el sistema inmunitario y la reproducción. El citado portal indica que se presentan mejoras de la vista ante la luz tenue, mientras que el retinol, la forma activa de la vitamina A, produce los pigmentos de la retina.

Aunque es necesario un chequeo médico frecuente para identificar problemas asociados a la vista, la revista UnComo explicó algunos comportamientos para saber si se tiene buena visión:

  • Ver borroso a cualquier distancia y tener dolor de cabeza: si este síntoma es habitual puede significar que se padece de astigmatismo. Si solo se produce cuando se intenta ver de cerca, podría ser hipermetropía.
  • No se distinguen caras de lejos: esto podría indicar que se padece miopía. Se aconseja corregir el problema rápidamente para que no avance y se vea afectada la retina.
  • Alejar la vista para poder leer: esta acción puede significar que se posee vista cansada, lo cual puede corregirse con gafas o cirugía láser.
  • De día se ve bien, pero no es igual de noche: “a veces es señal de una posible aberración esférica visual, una alteración de la vista poco conocida, pero bastante habitual”, explica UnComo.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Tomado de SEMANA

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog