Cebada: cómo incorporarla a tu dieta diaria y fortalecer los huesos

Cebada: cómo incorporarla a tu dieta diaria y fortalecer los huesos

2 minutos de lectura

La cebada es un cereal de gran aporte nutritivo y contiene poca materia grasa. Beneficioso para fortalecer los huesos

Para la fortuna de muchos, hay alimentos que son favorables en toda dieta y mejoran la salud. La cebada integral, en este caso, es uno de estos productos que ayudan saludablemente a quienes lo consumen. Este cereal regula significativamente los niveles de azúcar en sangre gracias a sus nutrientes, además de poseer una gran cantidad de fibra. Cuenta con los ocho aminoácidos esenciales que necesita el organismo y ayuda a mantenerlo libre de toxinas. Cuando se ingiere, actúa como alimento para las bacterias buenas del intestino grueso.

Consumir cebada te ayudará a tener una mejor salud general de tus huesos. Esto se debe a que dicho cereal contiene fósforo y cobre, que previenen la osteoporosis.

Pero, si ya tienes osteoporosis, puede ser un recurso natural para reducir y aliviar de manera significativa sus efectos. De hecho, el jugo de hierba de cebada tiene 11 veces más calcio que la leche. Esto la hace un perfecto sustituto de los alimentos lácteos para aquellas personas que no los toleran muy bien o llevan una dieta vegana

Cebada

Incorporarlo a la alimentación diaria otorgará innumerables beneficios. Es un cereal altamente nutritivo que aporta vitaminas A y B. Contiene calcio, fósforo, hierro, flúor, resultando ideal para las anemias y los huesos.

¿Cómo incorporar este cereal en tu dieta?

A la cebada, como a todos los cereales, se los puede hervir combinándolos con verduras. También, mezclándolos en ensaladas frías.

Agua de cebada

Se consigue cociendo 50 gramos de cebada en un litro de agua a fuego lento durante 25 minutos. Al finalizar la cocción se cuela, se le añade azúcar, limón o canela.

Café de cebada

Se consigue cociendo 2 cucharadas soperas de cebada tostada molida con cuatro tazas de agua filtrada. Lo llevas a ebullición y dejas cocer a fuego muy lento cinco minutos, hasta conseguir la concentración deseada. No lo cocines tapado ya que este café “se sube” como la leche. Lo filtras con un colador de tela y ya está listo para servir.

Infusión de cebada

El té de cebada, tradicional de Japón, se llama Cha Mugi. Para realizarlo, hay que tostar dos cucharadas soperas de cebada. Luego, agrega un litro de agua fría, tapa el recipiente y llévalo a ebullición. Cuando hierva, baja el fuego a mínimo y cocina durante unos 20 minutos. Dejalo reposar y filtralo. Puedes consumir esta infusión fría o caliente, agregarle canela o vainilla.

Miel de cebada

Se obtiene de la fermentación del grano de cebada. Es un endulzante rico en calcio, hierro y fósforo.

Su aporte medicinal se refleja en el intestino y colon

Al ser una fuente de fibra, la cebada mantiene el cuerpo libre de toxinas. Cuando la ingerimos, actúa como alimento para las bacterias buenas del intestino grueso. Su fermentación en el organismo favorece la formación de las células intestinales.

Por otro lado, favorece la buena salud del colon. Como ayuda al buen funcionamiento del intestino, facilita el movimiento fecal y mantiene el estómago limpio, lo cual reduce los riesgos de padecer cáncer de colon y hemorroides.

Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace

Tomado de SUDOESTE

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog