Té negro: ayuda a mejorar tu salud en casi todos los sentidos

Té negro: ayuda a mejorar tu salud en casi todos los sentidos

/
3 minutos de lectura

El té negro los médicos lo sitúan como el mejor complemento de una dieta baja en grasa, entre sus múltiples beneficios

El té negro es un básico para los ingleses; no sabemos si por contener más teína que cualquier otro (gracias a su elevado nivel de oxidación) o por el resto de bondades nutricionales que lo sitúan como un aliado perfecto para perder peso; algo que tiene en común con este batido saciante o con el pepino de las ensaladas para cenar. La doctora Elena Soria, médico nutricionista de Clínica Menorca nos revela todos sus beneficios y cómo potenciarlos.

“Además de ser bajo en sodio (sal) y calorías, el efecto adelgazante del té negro se basa en la baja absorción de sus moléculas por el intestino, convirtiéndolo en el complemento perfecto para cualquier dieta baja en grasa. A su vez, tiene un poderoso efecto diurético, lo que ayuda a eliminar la retención de líquidos», comienza a decir la doctora. En cualquier caso, ayuda a quemar calorías gracias a que “activa el metabolismo, por lo que el cuerpo asimila mejor los alimentos y gasta antes las calorías ingeridas”, según esta médico nutricionista.

Té negro

De todas formas, la especialista advierte: «No debemos olvidar que estamos hablando de un punto más a tener en cuenta a la hora de perder peso, que ha de hacerse siempre dentro del marco de una dieta saludable, vigilada por un especialista cuando lo que queremos perder es más de 4 o 5 kilos, y una vida activa, con la práctica de ejercicio diario moderado”.

Otros beneficios del té negro

La editora de belleza Ana Morales ya concluyó en este artículo que el té verde es más efectivo contra la inflamación abdominal. No obstante, “el té negro posee una amplia variedad de propiedades beneficiosas para la salud –sin olvidar que todos los tés tienen bastantes beneficios–. Contribuye a disminuir el nivel de colesterol en sangre y ayuda a mantener sanas las arterias, pudiendo prevenir enfermedades cardíacas”, destaca la doctora Soria. Además, la especialista señala su habilidad para controlar la presión sanguínea y proteger el sistema inmunitario, por lo que puede proteger de infecciones.

Pero ahí no acaban sus bondades. “Como contiene flúor, sirve para controlar la aparición de caries y enfermedades bucales. Reduce los niveles de azúcar en sangre. Si lo tomamos antes de las comidas, prepara el aparato digestivo para trabajar correctamente. También hay estudios que aseguran que reduce el estrés, activa la mente, mejora la concentración y favorece a la memoria”.

Cuándo y cómo tomar té negro

“Es una excelente opción para consumir con el desayuno, especialmente si no te gusta el sabor del café y quieres una bebida estimulante que no interfiera en tu dieta de control de peso. También es buena idea tomarlo a media mañana, antes de las comidas, como hepatoprotector y digestivo. Incluso en la merienda si no te altera el sueño. No conviene después de las cinco de la tarde para evitar llegar a la noche demasiado activos e interferir en el descanso nocturno”, recomienda la doctora.

En general, desaconseja tomar más de cuatro tazas al día: “Y eso teniendo en cuenta que sea la única variedad de té y café que tomemos. Si lo combinamos, el máximo total de bebidas con teína y/o cafeína será igualmente de 3 o 4 tazas». ¿Qué sucede si queremos tomar más? En ese caso, “optaremos por las infusiones sin teína y versiones de café descafeinado”, sugiere la médico nutricionista.

Finalmente, esta doctora de Clínica Menorca recomienda “prestar atención a la fecha de caducidad. Aunque es un producto no perecedero, no va a influir negativamente en nuestra salud por tomarlo caducado, pierde sus propiedades”.

Por otro lado, resulta conveniente prepararlo siguiendo las instrucciones del envase: “Si lo compramos a granel, una cucharadita por taza. Hay que hervir el agua –según los expertos, mejor no usar el microondas para ello–; retirar del fuego y, cuando pierda el hervor, añadir el té; tapar y esperar 2 o 3 minutos, nunca más de 5; retirar la bolsita y tomar”, indica Soria. ¿Un último tip? “Evitar añadir leche, limón o endulzarlo”. Con todo lo comentado, merecerá la pena seguro.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace

Tomado de VOGUE

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog