Compartir en:

El mundo necesita cambiar urgentemente la forma en que produce y consume los alimentos, cuya demanda habrá aumentado en un 50 por ciento para 2050.

Tan clara como demoledora es la conclusión que ya venimos años rumiando y que reafirma hoy el nuevo estudio del World Resources Institute, Creando un futuro sostenible para la alimentación. Casi diez mil millones de personas poblarán el planeta para el año 2050.

El mayor desafío al que nos enfrentamos para entonces es lograr un cambio tan profundo en la base de nuestro estilo de vida y nuestro sistema de producción que asegure un abastecimiento global con los recursos limitados de nuestro planeta.

A día de hoy, con siete mil millones de humanos sobre la superficie terrestre, la agricultura ya utiliza el 90% del agua utilizada por la humanidad, genera una cuarta parte de las emisiones que provocan el cambio climático y ocupa casi la mitad de las tierras con vegetación del mundo. Y aún así, más de 820 millones de personas están desnutridas por falta de acceso a una alimentación digna.

Aligerar la huella ambiental de la agricultura

“La demanda global de alimentos va camino de aumentar más del 50 por ciento a mediados de siglo, y la demanda de alimentos de origen animal casi un 70 por ciento”, afirma el estudio. Por ello, garantizar una alimentación saludable para el futuro requiere un cambio radical en nuestra forma de producir y en nuestro estilo de vida. “El desafío es incluso más grande de lo que cualquiera de nosotros pensaba», afirma en National Geographic el coautor del estudio y director del World Resources Institute (WRI), Richard Waite.

 

Siga leyendo esta interesante noticia en  NATIONAL GEOGRAPHIC

Compartir en: