Compartir en:

El agua de mar contiene más de 100 minerales y serviría para controlar obesidad, dolores reumáticos y problemas gastrointestinales.

Fuente de vida en el planeta, el agua de mar fue motivo de estudio desde tiempos inmemoriales. Hoy los científicos afirman que contiene nada menos que 103 minerales y que posee una biodisponibilidad tal que permite que sus beneficiosos componentes sean fácilmente absorbidos y utilizados por el cuerpo humano. Y no sólo dándose baños de mar.

El agua de los océanos puede beberse y, al parecer, produce más de un beneficio. Aún más: es considerada una bebida ideal para los deportistas de alto rendimiento, ya que equilibra sales y minerales perdidos por transpiración, evitando la aparición de calambres y fatiga extrema.

“En España es muy conocido el poder mineralizante y energizante del agua de mar, especialmente después del uso de la misma que hace el tenista Rafael Nadal”, le cuenta a Clarín la Dra. María Alejandra Rodríguez Zía, médica clínica y endocrinóloga, coautora junto a la Dra María Teresa Ilari Valentí y al Lic. Mariano Arnal del libro El agua de mar, de editorial Fundación Aquamaris.

“El agua de mar permite superar muy sencillamente lo que se conoce como hiponatremia hipotónica, fenómeno que se produce cuando se transpira en demasía y por lo tanto se pierden minerales esenciales como sodio y potasio. Esta pérdida ocasiona calambres y lesiones, y acelera el inicio de cansancio y fatiga severa en el deporte de alto rendimiento”, agrega Rodríguez Zía.

Nadal fue noticia en los portales deportivos en 2015 cuando bebió ampollas de agua de mar marca Quinton en plena competencia. La firma, con sede en Alicante, España, procesa y envasa agua de mar y, para el consumo de los deportistas, creó unas ampollas bebibles hipertónicas, que compensan con minerales el desgaste de la competición.

Continúe leyendo esta interesante noticia en  CLARIN BUENA VIDA

Compartir en: