Compartir en:

México quiere dejar de hablar de migrantes y comenzar a hablar de armas con Estados Unidos.


Con un sentimiento de satisfacción por haber hecho la tarea después de haber reducido un 56% el flujo migratorio a EEUU, la delegación del Gobierno mexicano pisó Washington este martes para reunirse con el vicepresidente Mike Pence.

La intención del grupo encabezado por Marcelo Ebrard, el canciller de Andrés Manuel López Obrador, es cambiar de tema tras la crisis desatada en mayo por el éxodo centroamericano. Los mexicanos han elegido poner sobre la mesa otro asunto espinoso en la relación bilateral: las 567 armas que ingresan cada día de forma ilegal a México —22 cada hora, según el Gobierno mexicano— y aumentan la sangría en la ola de violencia, reseñó el diario español El País.

“Queremos congelar el tráfico de armas ilegales”, dijo Ebrard la tarde de este martes tras su reunión con Pence. El encargado de Exteriores aseguró que un grupo compuesto por funcionarios de ambos países comenzará a trabajar para informar mes a mes cuántas armas fueron introducidas a México y de qué forma.

«Que yo sepa. esto no se ha hecho nunca», informó Ebrard a la prensa. El canciller ya había presentado en julio la idea a su homólogo Mike Pence, el secretario de Estado de Donald Trump, durante una visita a México. Pero no lo había planteado en la Casa Blanca.

 

Continuar leyendo Vía CARAOTA DIGITAL.

Compartir en: