Compartir en:

El futuro es prometedor, así que aquí tienes lo que necesitas hacer hoy para asegurarte de ver y oír durante más tiempo.

¿Terminas con dolor de brazos porque para poder leer el periódico tienes que sujetarlo para que te quede cerca de los ojos? ¿Te gusta leer sólo donde hay una buena luz disponible?

Ver y oír debería ser permanente. Pero todo esto se considera parte del proceso de envejecimiento de los ojos y se conoce como presbicia. Los ojos jóvenes, sanos y normales tienen una gran amplitud de foco que va desde las distancias largas hasta los pocos centímetros. En un ojo joven, el cristalino es muy flexible. A medida que nos hacemos mayores, el cristalino del ojo se hace más grueso y lentamente va perdiendo su flexibilidad lo cual lleva a un declive gradual en nuestra habilidad de enfocar los objetos que están cerca. Esa es la razón por la cual muchos de nosotros necesitamos gafas para leer de los cuarenta en adelante.

Pero también hay una teoría que dice que la pérdida con los años de la capacidad de enfocar se debe a hábitos de esfuerzos adquiridos que pueden ser prevenidos e invertidos. Según el Dr. William Bates, oftalmólogo americano, unos simples ejercicios pueden ayudar. La teoría es que los problemas de visión no son permanentes y pueden mejorarse manteniendo los músculos de los ojos relajados y moviéndolos con libertad. Los ejercicios incluyen pasar tiempo con las palmas de las manos sobre los ojos cada día y eligiendo diferentes colores cada día de la semana para luego, conscientemente, buscar ese color durante todo el día.

Pero existen enfermedades de la vista más serias que has de prevenir a medida que envejeces. La degeneración macular relacionada con la edad (o DMAE en abreviatura) y las cataratas son las primeras causas de ceguera en el mundo desarrollado. DMAE afecta a un veinte por ciento de personas de más de sesenta y cinco años y las cataratas a casi un cincuenta por ciento de los que tienen más de sesenta y cinco años. Pero ambas se podrían evitar simplemente comiendo más verduras.

Una Buena Idea…

Si tienes problemas de audición, ¡límpiate los oídos! La audición a veces empeora por el exceso de cera. Puedes comprar unas gotas en la farmacia para ablandar la cera. Utilícelas durante una semana y queda con la enfermera que te corresponde en tu centro de salud para que te la saque. Te sorprenderá lo bien que oirás después.

Mucha gente ha crecido oyendo a su madre decirle: «cómete las zanahorias, te ayudarán a ver en la oscuridad». Es un saber popular que finalmente la investigación ha demostrado ser cierto. Te hace pensar como el pueblo llano fue capaz de darse cuenta de algo mucho antes de que los laboratorios y las batas blancas existieran. Pero eso es otra historia. Ahora sabemos que el betacaroteno que se encuentra en las zanahorias se puede convertir en vitamina A, que juega un papel fundamental en la visión nocturna. Ahora también sabemos que tu madre también debía haber dicho: «y ya que estás en ello, cómete todas las verduras con hojas de color verde oscuro, la calabaza y los pimientos rojos».

Todos estos vegetales son ricos en un micronutriente llamado luteína, que ayuda a evitar los daños producidos por los radicales libres y que se cree son los causantes del DMAE.

La Frase:

«Mantén los ojos en las estrellas y los pies en el suelo».

Theodore Roosevelt

Aumentar tu ingesta de los carotenoides capaces de combatir la enfermedad que se encuentran en las verduras de hoja verde oscuro y las de color amarillo o naranja como las zanahorias, las espinacas, brócoli y la calabaza también ayuda. Los alimentos ricos en carotenoides (especialmente las espinacas, la col rizada y el brócoli) también ayudan a combatir las cataratas, así como las vitaminas C (de las frutas y las verduras) y la E (que se encuentra en los aceites vegetales, los frutos secos y las semillas, las ñemas de los huevos y las verduras de hoja verde). Caso de que te guste tomar todas las precauciones posibles aumenta tu ingesta de verduras y toma un complejo vitamínico. Según estudios, esto puede reducir tu riesgo de padecer cataratas a largo plazo en un sesenta por ciento.

Otra Idea Más…

Beber un poco de vino puede también ayudarte a reducir el riesgo de padecer DMAE. Lee en Curadas un artículo sobre ciertos beneficios de la ingesta de alcohol, haciendo clic AQUÍ
El oído también es un sentido vital para mantenernos en contacto con el mundo que nos rodea. Muchas personas descubren que su oído se vuelve menos agudo a medida que supera los cincuenta años, y la mayoría de los que tienen más de sesenta han perdido algo de audición. Esto ocurre al volverse la coclea en el oído interno menos eficaz a la hora de percibir el sonido, especialmente los agudos. La mayoría de los expertos coinciden en señalar que la gente podría evitar la pérdida a largo plazo de la audición simplemente evitando los sonidos altos. Si te resistes a dejar esos conciertos de Heavy Metal, al menos ponte tapones en los oídos. Y no dejes de ponerte los protectores de oído si trabajas en un ambiente ruidoso.
El oído no es algo que se suela revisar en un chequeo rutinario, pero si sospechas que se ha deteriorado, tu médico puede realizar algunas pruebas preliminares o derivarte para que te examine un especialista.

La Frase:

«De todos los sentidos, la vista debe ser el más maravilloso de todos».

Hellen Keller, quien era tanto ciega como sorda.

 

Tomado de: «Conserva tus sentidos» de: Sally Brown. En: Vive más y Mejor. Técnicas anti-ageing para conservar la salud y la juventud, de la colección 52 Ideas Brillantes de la Editorial Nowtilus, Madrid 2005.
Compartir en: