Encuentran el último collar de los neandertales, hecho de garras de águila hace 39 mil años
Encuentran el último collar de los neandertales, hecho de garras de águila hace 39 mil años

Hallan collar de la época del neandertal elaborado de garras de águila

/
1 minuto de lectura

Por primera vez en la historia, aparecen en la península ibérica los restos de un collar de garras de águila con treinta y nueve mil años de antigüedad.

Las garras de águila con las cuales se fabricó el collar, son consideradas los primeros elementos utilizados como ornamentos personales, en una práctica que se remonta a las comunidades neandertales que se extendió por el sur de Europa hace miles de años.

Se ha encontrado por primera vez pruebas del uso ornamental de las garras de águila en la península ibérica.

El interés del hallazgo, radica en que se trata de la pieza de este tipo más moderna que se ha documentado hasta ahora en el mundo neandertal, y la primera localizada en la península ibérica.

Esta circunstancia, amplía los límites temporales y geográficos que se habían estimado para este tipo de ornamento en esta cultura.

“Los neandertales usaron garras de águila como elementos simbólicos, probablemente como ornamentos de tipo colgante”, explica Antonio Rodríguez Hidalgo, investigador del Instituto de Evolución Humana en África y de la Universidad de Barcelona, principal autor del estudio.

En concreto, lo que se ha encontrado en la cueva Foradada son los huesos de águila imperial ibérica de más de 39000 años de antigüedad, con marcas de corte que indican que habían sido manipulados para extraer las garras y hacer colgantes.

“La selección de garras de esta águila y la repetición del patrón en otros conjuntos neandertales, nos hace plantear un uso no funcional de estos elementos. De ser funcional, podríamos encontrar garras de oso, leones, hienas o lobos, pero no aparecen. Por eso, deducimos que la selección de estos grandes rapaces se relaciona con una carga simbólica importante”, aclara el experto.

 

Continúe leyendo sobre este interesante hallazgo en  EL ESPECTADOR

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog