Apagones en Táchira siguen a la orden del día
Apagones en Táchira siguen a la orden del día

Apagones en Táchira siguen a la orden del día

/
1 minuto de lectura

Los apagones siguen a la orden del día en el Táchira, donde a diario se registran entre cuatro y cinco cortes, y este jueves no fue la excepción.

Los ciudadanos están desesperados. Ya no aguantan el caos que deben enfrentar a diario: cuando no se va la luz, se va el agua; hay sectores que llevan hasta 6 meses si gas y a todo esto se suma el drama de la escasez de gasolina. Es toda una tragedia.

«Esta mañana cuando me desperté no pude preparar el desayuno para mis hijos, pues tengo cuatro meses sin gas.  Cocino con una hornilla eléctrica pero cuando no hay luz, nos tenemos que quedar con el estómago vacío», se quejó María Santos, ama de casa.

Aseguró que lo que se vive en el Táchira es una pesadilla que no se presenta en ningún otro estado del país.

«Yo vivo en un apartamento y cuando se va la luz debo subir 10 pisos. En mi zona tenemos cuatro meses sin el servicio de gas y la electricidad nos la quitan todos los días hasta por cuatro y cinco horas. Ya se me dañaron la licuadora, la lavadora, los televisores y eso hoy en día es imposible de reponer», añadió esta madre de familia que se encuentra frustrada y llena de impotencia.

Los comerciantes han reportado grandes pérdidas por la crisis, por lo que los prolongados apagones han hecho que la situación sea peor para ellos.

«Yo me compré una planta eléctrica y es todo un problema por la gasolina, la cual debo comprar en el mercado negro, en pesos o dólares. Estamos prácticamente parados y cuando se va la luz se cae el punto y hasta los datos. ¡Total, no tenemos cómo vender!. Este régimen acabó con nosotros», dijo el dueño de un supermercado que por temor a represalias prefirió mantener su nombre en el anonimato.

Señaló que en su negocio las ventas han bajado en casi 70 %, y que antes contaba con 20 empleados y ahora tiene siete.

Ni los enfermos se salvan

Los pacientes que deben dializarse también se ven seriamente golpeados por los apagones, ya que sin electricidad obligatoriamente deben suspender el tratamiento.

«Es muy duro. Ellos dependen de una máquina para poder vivir y si no se dializan el día que les toca, la sangre se llena de toxinas y comienzan a descompensarse», dijo Luz Martínez, hija de un enfermo renal.

Hay sectores en San Cristóbal donde el servicio eléctrico falla hasta seis veces al día. Y en el interior del estado la situación es peor: en las zonas rurales pasan hasta 10 horas continuas sin electricidad.

Redacción Curadas

 

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog