Colombia convocó este domingo a una «reunión urgente» del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) por la renuncia del presidente boliviano Evo Morales.

Colombia «insta a la Secretaría General a convocar una reunión del Consejo Permanente con carácter de urgencia para buscar soluciones a la compleja situación institucional en el Estado Plurinacional de Bolivia», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores también pidió garantizar que «los ciudadanos bolivianos puedan expresarse libremente en las urnas y elegir un nuevo gobierno con garantías plenas para su participación».

«Colombia expresa su plena disposición a trabajar en el marco de la Organización de los Estados Americanos, de acuerdo con las instancias y procedimientos establecidos dentro del sistema hemisférico«, agregó.

El presidente boliviano, Evo Morales, renunció como presidente de Bolivia a las 6 pm GMT de Cochabamba el domingo, luego de la presión de las fuerzas armadas y las intensas protestas en las principales ciudades del país.

“Me duele tanto que nos llevaron a la confrontación. Envié mi renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional”, dijo en un comunicado en televisión. Morales, que tenía 13 años en el poder, dice que fue víctima de «un golpe de estado cívico, político y policial».

“Quiero disculparme por ser exigente en el trabajo. No fue para Evo, fue para el pueblo boliviano». «La vida no termina aquí, la lucha continúa», dijo, cerrando la línea.

El vicepresidente Álvaro García Linera, que estaba con Evo en el comunicado, también renunció.

Morales ya había pedido nuevas elecciones más temprano en el día y pidió que se alivie la tensión en el país después de tres semanas de enfrentamientos violentos que causaron tres muertes y dejaron más de 300 heridos en las principales ciudades del país.

La tensión aumentó durante el domingo. El comandante de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, hizo un discurso televisado por la tarde sugiriendo que Evo Morales renuncie a su mandato de pacificar las calles.

Compartir en: