Aumenta la velocidad del viento en la Tierra. ¿Cómo nos puede afectar?
Aumenta la velocidad del viento en la Tierra. ¿Cómo nos puede afectar?

Aumenta la velocidad del viento en la Tierra. ¿Cómo nos puede afectar?

/
2 minutos de lectura

La velocidad del viento está aumentando en gran parte del planeta tras tres décadas de debilitamiento.

En las regiones de latitudes medias del Hemisferio Norte, la velocidad del viento se incrementó tres veces respecto al descenso observado de 1978 a 2010, de acuerdo a un nuevo estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

Este aumento es una noticia positiva para la producción de energía eólica, aunque no tanto para las comunidades costeras.

¿A qué se debe el aumento?

El estudio se basó en el análisis estadístico de registros recopilados entre 1978 y 2017 por cerca de 9.000 estaciones meteorológicas.

El aumento en la velocidad del viento marca un cambio respecto al patrón anterior de vientos decrecientes, un fenómeno conocido como «stilling».

«La causa principal del aumento de la velocidad del viento está asociada a cambios en la circulación atmosférica, y ciclos que ocurren en las oscilaciones atmósfera-océano», explicó a BBC Mundo César Azorín-Molina, experto del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, y uno de los autores del estudio.

«Otras hipótesis se han planteado en la bibliografía científica en el caso del stilling (descenso de la velocidad del viento), como el aumento de la rugosidad del terreno por el crecimiento de los árboles, de zonas urbanas y otros cambios de los usos del suelo; o problemas con los instrumentos de medida».

«Sin embargo, el reciente reforzamiento que hemos observado en los vientos y los análisis planteados confirman el mayor peso que ejercen los cambios en la circulación atmosférica».

«Cuando hablamos de circulación atmosférica oceánica nos referimos al calentamiento de la superficie de la Tierra que crea gradientes de presión y viento», señaló a la BBC Adrian Chappel, investigador de la Universidad de Cardiff en Gales y otro de los autores.

Zhenzhong Zeng, investigador de la Universidad de Princeton y autor principal del estudio, usó con sus colegas métodos estadísticos para probar asociaciones entre variaciones en la velocidad del viento y oscilaciones de la atmósfera y el océano. Esas oscilaciones alteran las distribuciones de calor y presión que a su vez impulsan el viento.

Los investigadores vinculan los cambios en la velocidad del viento a índices climáticos, como la Oscilación del Atlántico Norte (NAO), una fluctuación atmosférica a gran escala que influye en el clima del Atlántico Norte.

El estudio no constató un vínculo entre el aumento en la velocidad del viento y el cambio climático causado por la acción humana.

«Conocer los mecanismos que hay detrás de estos cambios en la circulación atmosférica es complejo, por los intercambios de energía que ocurren entre la atmósfera y las superficies oceánicas», señaló Azorín-Molina.

«Desvelar de forma precisa los mecanismos que están detrás de estas oscilaciones atmósfera-océano y precisar cuándo ocurrirán ciclos de descenso y aumento en la velocidad del viento representa un reto para la comunidad científica. Actualmente no hay una evidencia científica de que la acción antrópica esté detrás de estos cambios».

Turbinas más eficientes

El reciente incremento de la velocidad beneficia a la industria eólica.

Los autores del estudio proyectan que debido a este fenómeno, la energía producida por una turbina eólica podría aumenta hasta un 37% para 2024.

Los investigadores calcularon que una turbina eólica regular que recibe el viento promedio mundial habría producido aproximadamente un 17% más de energía en 2017 que en 2010.

«Predecimos que la tendencia creciente de la velocidad del viento continuará durante 10 años, pero también mostramos que debido a que esto es causado por las oscilaciones atmósfera-oceáno, tal vez una década más tarde se revertirá nuevamente», señaló Zheng.

«Dado que la vida útil de una turbina eólica suele ser de 20 años como máximo, tener proyecciones confiables de la velocidad del viento en lugares determinados podría ser crucial para realizar inversiones inteligentes en energía eólica».

 

Continúe leyendo este interesante estudio en  BBC MUNDO

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog