No hay por qué llevar mascarilla si no existe un riesgo real de contagio
No hay por qué llevar mascarilla si no existe un riesgo real de contagio

No hay por qué llevar mascarilla si no existe un riesgo real de contagio

/
2 minutos de lectura

Usar mascarilla para prevenir infecciones es popular en muchos países del mundo, especialmente en el gigante asiático, donde también se usan para protegerse de los altos niveles de contaminación

Tras semanas analizando la mortalidad del coronavirus de Wuhan (que es solo del 2 % a pesar de su elevada incidencia), de relativizar el alarmismo y de combatir las fake news, la situación con el Convid-19 se pone seria en Europa.

Seis fallecidos en Italia en los últimos días han aumentado la crispación entre los europeos. Simultáneamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido un comunicado en el que alerta a la población de que se preparase para una pandemia. Ello ha provocado que muchas personas se decidan a adquirir una mascarilla para protegerse a sí mismas y a sus familias, incluso en aquellos países donde apenas hay infectados, o donde estos se encuentran bajo estricto control.

Tras lo ocurrido en Italia, que registra 157 infectados además de los seis fallecidos a fecha de 24 de febrero, la sensación en muchos de los países de Europa occidental, incluido España, es que este coronavirus puede experimentar un repunte en cualquier momento.

Ante la amenaza: serenidad, raciocinio (no perdamos de vista que su mortalidad es muy baja), información oficial y contrastada y, por supuesto, un poco de prevención. ¿Es necesario llevar mascarilla en un país como España? Si quieres saber cuándo es necesario usar una, cuál es más efectiva o segura, y cómo utilizarla, a continuación te presentamos todos los datos que necesitas.

¿Es necesaria la mascarilla?

Lo primero que debes saber es que no hay por qué llevar mascarilla si no existe un riesgo real de contagio. Es decir, en los países donde el número de afectados es anecdótico, no es necesario llevar mascarilla; es más, conviene no hacerlo.

Así lo manifestaba el médico experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de San Francisco Charles Chiu en un artículo para la CNN. Las únicas personas que deberían llevar mascarilla son el personal sanitario o personas que estén cuidando a infectados; aquellas personas que posean síntomas que les hagan sospechar de un posible contagio; y, por supuesto, las personas que ya están infectadas, para evitar propagar el virus.

Es más, el Dr. Chiu añade que llevar mascarillas puede crear una “falsa sensación de seguridad”, dado que las personas pueden creer que esto es suficiente para prevenir la infección, olvidando así otras medidas de prevención mucho más efectivas que el uso de la mascarilla, como el lavado de manos con jabón y agua caliente que recomienda encarecidamente la OMS.

¿Qué tipo de mascarilla es más segura?

Si al final te decides a llevar mascarilla, recuerda que solo es efectiva si se realiza un lavado frecuente de manos. Ahora sí, vamos con los matices en lo que se refiere a mascarillas.

Sobre este tema, quédate con estas siglas: FFP, filtering facepiece o, en castellano, mascarilla filtrante.

Las mascarillas filtrantes protegen del polvo respirable, humo y aerosoles, pero no ofrecen ninguna protección contra el vapor y gas. En función de su protección, las mascarillas poseen diferentes grados de protección: FFP1, FFP2 y FFP3.

Las mascarillas del tipo FFP3 son las únicas que protegen frente a sustancias o agentes patógenos como virus y bacterias.

Algunas empresas de venta online están aprovechando ‘el tirón’ de la amenaza del coronavirus para poner a la venta mascarillas que prometen protegerte tanto a ti como a tu familia del peligro del virus. Pero, ¿son realmente fiables? ¿Es la máscara quirúrgica clásica la mejor opción?

Según la doctora Nathalie MacDermott, del King’s College de Londres para el diario británico Independent: «La máscara quirúrgica básica ofrece una protección limitada porque el ajuste puede ser inadecuado y pueden humedecerse con bastante rapidez al inhalar y exhalar. La razón es que estas máscaras no fueron diseñadas para proteger frente a un virus, sino para proteger a un paciente operado de cualquier virus o bacteria transportado en la nariz y la boca del personal del quirófano”.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  MUY interesante

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog