Categorías
Personalidades

César Miguel Rondón: “El país lo llevamos dentro”

Escucha un extracto del audio de la entrevista que Personalidades hizo a César Miguel Rondón y lee la entrevista completa.

Por Katty Salerno

César Miguel Rondón acompañó a los venezolanos cada amanecer, de lunes a viernes, durante 30 años. Un espacio radial que no tenía nombre y que simplemente llamábamos “el programa de César Miguel”, se convirtió en referencia de periodismo de calidad, ameno y variado. Su voz, su seriedad, su lectura temprana de la prensa nacional e internacional, sus entrevistas y comentarios o sus conversaciones gratísimas con venezolanos queridos por la audiencia, lo hicieron único. Así fue hasta el 28 de enero de 2019, cuando salió del aire por la “censura dura y pura” del régimen. “Jamás me imaginé que volvería al exilio”, nos contó en esta entrevista exclusiva con Curadas el destacado periodista, escritor y apasionado de la lectura y la música.

César Miguel nació el 18 de noviembre de 1953 en el exilio, en Ciudad de México, donde sus padres se refugiaron cuando, perseguidos por la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, tuvieron que abandonar el país. El dictador cayó en enero del 58 y al mes siguiente la familia Rondón Tejada retornó a Venezuela.

¿Alguna vez en tu vida llegaste a pensar, a imaginar, que te tocaría volver al exilio?

Pues no, no pensé que terminaría en el exilio. Toda mi vida la hice en Venezuela, en un país profundamente democrático. Salí varias veces del país a estudiar afuera, pero uno salía siempre convencido de que regresaría; no solo convencido, sino con el pasaje de regreso, con la fecha, y se contaban los días para el regreso. El exilio supone que sales sin fecha de regreso, además sales contra tu voluntad.  No, jamás me imaginé esto.

Una amenaza inapelable

¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

La amenaza de cárcel en cadena de radio y televisión por el dictador. ¡Una amenaza inapelable!

El 12 de mayo de 2017, César Miguel hizo unos comentarios en su cuenta personal en Twitter sobre la persecución o escrache que opositores han realizado en el exterior contra personajes del oficialismo; lo que Nicolás Maduro interpretó como “incitación al odio”, según denunció en su momento la ONG Espacio Público.

«El tuit al que alude Nicolás Maduro tiene 3 preguntas que no llaman a la violencia. Pregunto cómo se sienten las víctimas del escrache, que condeno. Tengo una trayectoria pública de cuatro décadas. Jamás he pronunciado una palabra alentando odio o violencia entre venezolanos», respondió César Miguel en su cuenta en Twitter el 17 de mayo.

En un editorial y en una serie de tuits, el periodista dejó clara su posición. “No estoy de acuerdo con el escrache porque no creo en la justicia por propia mano. Como demócrata he respetado las posiciones de los demás, aunque no las comparta”.

Después de este incidente, César Miguel y su familia salieron del país. No obstante, continuó haciendo el programa desde el exterior.

¿Qué cosas importantes te llevaste y qué otras tuviste que dejar al salir del país?

Cosa importante que me llevé, la vida y la vida de mis hijos y de mi esposa. ¿Qué dejé? Mi casa, por ahora.

¿Y Bárbara, cómo se sintió con el cambio?      

A Bárbara le pegó mucho la circunstancia como salimos, sobre todo la circunstancia terrible de la humillación y de la agresión por parte de las autoridades del Saime. 

¿Cómo se sienten en el exilio? 

Hemos hecho vida. Bárbara es permeable, es magnífica, ella es un guante, se acopla. Buena parte de mis hijos ya estaban afuera. Y Floralicia y yo hemos hecho una dupla magnífica, como siempre. El exilio nos ha hecho trabajar más en llave, más en yunta, lo cual es una cosa maravillosa y me siento feliz por ese detalle. 

Dentro de lo malo, ¿hay algo bueno que hayas podido valorar del exilio?

Siempre hay cosas buenas en medio de todas las penurias. Siempre hay aprendizajes en medio de las penurias. La primera y fundamental enseñanza es saber que el país es bastante más que una referencia geográfica. El país está en uno, el país es uno, el país lo llevamos dentro. Y conocer y encontrarse con tanta gente venezolana que está en un trance parecido es descubrir ese otro país y esa otra posibilidad de país, lo que es algo muy positivo sin duda.   

Un largo corte musical que aún escuchamos

Antes de lo ocurrido en mayo de 2017, ¿hubo algún tipo de amenaza o censura hacia ti por parte del régimen actual o de algún anterior gobierno?

¡Ufff, la lista es larguísima! Desde Hugo Chávez. El primer enfrentamiento fue cuando Hugo Chávez era candidato, imagínate. Hubo cualquier cantidad de reprimendas y llamadas de atención. Solo que Maduro incrementó de manera increíble, dramática, peligrosísima, la censura y la represión. Y las cosas terminaron conmigo como terminaron.  

La audiencia de César Miguel nunca se enteró de esas presiones. Nunca las hizo públicas. La procesión iba por dentro, como dirían nuestras abuelas. Pero el jueves 24 de enero de 2019 los hechos trascendieron. César Miguel leyó los titulares como lo había hecho durante 30 años. Al terminar, informó que no podía profundizar en el análisis de los hechos políticos, como era lo habitual en su programa, “porque las circunstancias no lo permiten”. Dijo que irían a un corte musical y que regresarían con el foro, un espacio habitual del programa. En esa oportunidad hablarían sobre la resiliencia de los venezolanos.

Los titulares de ese día informaban de que Juan Guaidó, en tanto presidente de la Asamblea Nacional, había asumido la víspera como encargado de la Presidencia de la República.

Pero el 28 de enero fue peor: el programa no salió al aire. “Gracias a las amigas y amigos que han manifestado preocupación por nuestra ausencia de esta mañana. Es la misma situación que está planteada desde el pasado jueves: no es autocensura, es censura pura y dura la que nos ha silenciado”, escribió César Miguel en su cuenta de Twitter.

«Debo confesar que han sido días duros, muy duros. No informar es un dolor profundo. Sobre todo, si ese ha sido el pulso de mi esfuerzo. El propósito de mi ser». Con estas palabras, divulgadas a través de su cuenta en Instagram, César Miguel informó ese día que su programa salía del aire.

Así fue como dejamos de escuchar el programa de César Miguel que salía cada mañana, de lunes a viernes, desde el 31 de julio de 1989. Un programa que fue variando con el tiempo, con nuevas secciones, pero que mantuvo intacto el cierre: todos los días se despedía con una canción de los Beatles.

Un programa sin nombre

¿Por qué tu programa no tenía nombre?

¡Porque nunca se le puso! (Risas)

¿Cuándo y cómo surgió este espacio informativo?

Eso fue un invento de Napoleón Graziani. Él sabía que yo madrugaba, que me levantaba a las 4 de la mañana. Cuando a Napo le dan la dirección de la FM de Radio Capital, decidió que el programa matutino lo hiciera yo por lo madrugador que soy. Ya yo había hecho en Radio Capital un programa que se llamaba A golpe de 8 y se llamaba así porque venía después del noticiero de Adolfo Martínez Alcalá, quien terminaba su programa a la hora que le daba la gana, y entonces yo empezaba a golpe de 8, cuando él me daba chance. Yo ahí repasaba las noticias del día. Después, Napo propuso que se leyeran también los periódicos. Así surgió el programa. 

¿Y a qué se debió su éxito?

Creo que se debió a que era una manera diferente de darle la agenda al oyente. Te doy una idea. Yo nunca leía los periódicos antes, los leía de primera vista, de manera que el impacto, la sorpresa, el disgusto o el agrado que me producían yo los transmitiese directamente al micrófono y fueran compartidos de manera fresca y espontánea al oyente. Creo que el éxito estuvo siempre en esa especie de comunión muy estrecha que tenía yo con el que me oía.   

¿Hay algo de este programa que te haya dado especial satisfacción, alguna entrevista o alguna gran noticia que te haya tocado dar?

En 30 años te imaginarás que entrevisté prácticamente a todo el mundo, no solo en el ámbito nacional sino también internacional. Pude entrevistar a grandes escritores, a protagonistas de la noticia, líderes mundiales. Tuve noticias que me llenaron de alegría y algunas de mucho pesar. A mí me tocó hacer la cobertura del golpe de Estado del año 92 desde la medianoche, cuando eso ya estaba en Unión Radio; pero también noticias muy felices, como, por ejemplo, cuando el Proyecto Cumbre coronó el Everest. Caramba, eso fue una gran fiesta para todos los venezolanos y me encantó que fuera mi voz la que condujera esa alegría.  

¿Nunca te dio flojera levantarte temprano? ¿No sé, que fueras a una fiesta y te provocara quedarte un rato más en la cama? ¿O que te sintieras mal, con gripe, por ejemplo?       

Soy bastante sano, casi nunca me enfermo y ninguna gripe me ha tumbado. Y te voy a hacer una confesión. Comprenderás que cuando yo empecé a hacer este programa, ya serían 31 o 32 años atrás, yo era joven. Más de una vez hice el programa pegado, de la parranda pa´l micrófono.

Telenovelas, música y béisbol

¿Cómo te surgió la vocación por escribir telenovelas?

«¡Yo nunca tuve vocación para escribir telenovelas!», responde muerto de la risa.

«Eso fue una casualidad increíble. Yo regrese de vivir en Nueva York. Ibsen Martínez fue con varios amigos a recibirme esa noche en casa de mis padres. Y ahí me contó que estaba trabajando en Venevisión y que debía escribir algo para Lila Morillo y no se le ocurría nada. Mientras nos tomábamos unos tragos, por no dejar le sugerí una historia que se me ocurrió en el momento. Y para hacerte el cuento corto, al día siguiente me pidió que lo acompañara a Venevisión y conté la idea que se me había ocurrido para Lila. Yo pasé todo ese día en Venevisión y a las 5 de la tarde ya estaba conociendo a Lila y en la noche a Joselo. Tiempo después salió la serie al aire, que fue todo un éxito y se llamó La otra historia de amor.

Aún no había deshecho las maletas y ya tenía un contrato como escritor de televisión en Venevisión. ¡Ni yo lo podía creer! 

¿En qué te inspirabas para crear esas historias?

No eran fruto de inspiración alguna, sino el resultado de mucho pensar. En la primera telenovela, que fue Ligia Elena, hice todo al revés. Yo estaba muy asustado cuando me dijeron que tenía que escribir una novela larga, porque la otra historia de amor fue una miniserie. Se me ocurrió pensar en un niño pobre y la niña rica; por lo general, las telenovelas son al revés, él es el rico y ella la pobre.

Y cuando ya tenía más o menos el cuento armado, Tabaré Pérez, que fue el productor, me sugirió poner al muchacho como trompetista, como el de la canción de mi amigo Rubén Blades. Los personajes eran míos. Ligia Elena tuvo el encanto de esa relación de padre e hijo, entre Pancholón y Nacho, ellos dos solitos frente al mundo, y eso no era frecuente en una novela. Había mucho humor, mucho desparpajo, mucha irreverencia.

Y después me toco nada menos que Amazonas, ¡imagínate! El susto fue más grande cuando me dijeron que me iban a dar la pareja protagónica de Delia Fiallo, que eran Eduardo Serrano e Hilda Carrero. ¡Cónchole, qué susto! Y ahí fui haciendo cosas.

¿Hay alguna que te haya gustado más?

Unas me gustaron más, otras menos. Fui muy feliz escribiendo El sol sale para todos. Ka Ina fue un momento de gloria, sin duda alguna. Esta me gustó mucho porque yo hacía todo, era el productor, el productor ejecutivo, y se hizo tal cual como yo quise que se hiciera. 

¿Por qué dejaste ese género?

Es que Ligia Elena fue mi primera última telenovela. Yo siempre estaba escribiendo la última telenovela. Lo que pasa es que tenían éxito y entonces me exigían más. Y no debo hablar mal del género porque me permitió criar una familia de cinco hijos y criarlos bien.

¿Por qué tanta pasión por la música?

Porque, parafraseando los versos de Ignacio Piñeiro… “La música es lo más sublime/ para el alma divertir/ se debiera de morir/ quien por buena no la estime”.

Sé que también eres un gran lector…

¿Tú sabes cuál fue el primer libro que yo leí? Mickey Mouse va a la luna. Ese me lo compró mi mamá en un supermercado en Ciudad de México, lo recuerdo clarito. Desde Mickey Mouse va a la luna a la última novela que leí, que es una de Guillermo Arriaga, una maravilla llamada Salvar el fuego, son 60 y tantos años de una vida hecha dependiendo del libro, añorando siempre el libro.

Si te mandara una foto de la pequeña biblioteca que se ha levantado en este tiempo de exilio, que van a hacer ya casi tres años, verás que ya es una biblioteca respetable. El número de libros es importante. Te voy a mencionar solamente los que tengo enfrente en este momento. El italiano Andrea Camilleri, Paul Auster (estadounidense), Ian McEwan (británico), Álvaro Enrigue, mexicano, el de Ahora me rindo y eso es todo. Mira, (el español Arturo) Pérez-Reverte, que escribe magníficamente historias gratas. Recién leí a Irene Vallejo, El infinito en un junco, que es un ensayo precioso sobre libros antiguos.

¿Algún autor o libro que te haya marcado?

La lista de quienes me han marcado es muy muy larga. Los clásicos me han influido. Yo pasé por la Escuela de Filosofía de la UCV donde me empapé en buena medida de la cultura helénica, que me marcó muchísimo, me gustó mucho el teatro helénico. Y como todos, somos hijo de Homero, en mi caso especialmente de La ilíada. He vuelto sobre ella en muchas versiones modernas. Homero, Ilíada por Alessandro Barrico, por ejemplo, lo tengo en este momento al frente de mí.

Me gusta mucho la novela policial, la novela de espías. El escocés Philip Kerr, quien creó un personaje maravilloso, Bernie Gunther, un detective. Tengo a John le Carré. Y entre los escritores británicos, aunque él era en realidad checo, está por supuesto Joseph Conrad, que me marcó de manera muy muy importante. Todo lo que escribió Raymond Chandler me ha marcado. Philip Marlowe (un detective privado creado por Chandler) fue como un tío mío con el que aprendí a crecer.    

Con tantas cosas, ¿¡cómo te queda tiempo para también estar pendiente del béisbol!?

Bueno, me gustaría estar más pendiente del béisbol, si supieras. Hoy en día no hay temporada, por el coronavirus. Pero por lo general me ocupo de ver cómo va el average, cómo va la situación de los equipos, pero no como quisiera. ¡Me encantaría ver todos los juegos!

¿Hay algo más que hagas y de lo cual no nos hayamos enterado? ¿Cocinar, pintar, jardinería…?

Nooo… Hago otras cosas que me gustan muchísimo hacer, pero de esas no hablo en público… (risa muy pícara)

En tus fotos en Instagram apareces con anteojos morados, anaranjados, amarillos, transparentes, clásicos… ¿Por qué tanta coquetería con los anteojos?

Yo soy un chico obediente. ¡Todo eso son vainas de Floralicia! 

¿Cuál sería el soundtrack de tu vida?

Va a comenzar siempre, siempre, siempre con El Nazareno, de Ismael Rivera. Porque por una razón que determinó primero el azar, siempre que yo empezaba algo, sonaba esa canción. Yo me mudaba, por ejemplo, y por alguna razón la primera canción que sonaba en ese nuevo sitio donde me mudaba, era esa. Por ello, cuando arrancó el programa de radio el 31 de julio, Día de San Ignacio, de 1989, aunque era una emisora pop, con pura música en inglés, la primera canción que sonó para comenzar mi programa fue El Nazareno.

El otro título sería With a little help from my friends, porque todo lo que he logrado en la vida lo he logrado con una pequeña ayuda de mis amigos. 

Una tercera sería La fanfarria para el hombre común, de Aaron Copland, porque es una fanfarria extraordinaria para eso que es el hombre común, el llamado ciudadano de a pie, que somos todos nosotros.

Síguenos en redes sociales

Más de Personalidades

Compartir en:

19 respuestas a «César Miguel Rondón: “El país lo llevamos dentro”»

Hola, excelente entrevista! Me llegó al corazón, el programa del Sr César lo escuchaba todos los días, al levantarme iba directo a encender la radio, mientras hacía las cosas, iba escuchando el programa, incluso despertaba a mis hijos para ir al colegio con su programa. Cuando salió del aire, los niños me preguntaron : Mami por que no habla el Sr que dice: Desde la ciudad de Santiago de León de Caracas? El Sr César. Ahí les expliqué lo sucedido. Para ellos y para mi fue muy triste. Aunque no pierdo la fe, de que regrese y podamos escuchar su programa otra vez! Saludos y Dios los bendiga! Gracias, gracias

Excelente entrevista , mi ritual de todas las mañanas, escuchar al Sr Cesar Miguel Rondon, mientras llevaba a mis hijos al colegio cada mañana . Una de las cosas maravillosas de mi Venezuela amada .

Excelente entrevista, extraño tu programa, gracias por transmitir toda tu sabiduría. Dios te acompañe. Saludos espero que regreses..

César Miguel Rondón desde nuestro estado Táchira municipio Bolívar San Antonio a mi edad Excelente Locutor se le.extraña su voz.en la emisora FM 103.1 nuestro despertador para mis hijos que elegancia y dicción que fraseo de palabras llenas de sabiduría y respeto. Dios nos permitirá volverlo a escuchar el.tiempo de Dios es perfecto DESDE LA CIUDAD DE SANTIAGO DE LEON DE CARACAS. CESAR MIGUEL RONDON. EXITOS

Mi querido y preferido Cesar Miguel Rondon
Lo escuché por muchos años, referencia en las tertulias matutinas con mis Colegas y amigos de trabajo
Mis hijos sabían la hora de levantarse al colegio cuando escuchaban su voz, ya son profesionales y están viviendo a fuera y una de las cosas que tanto extrañan de nuestro país es tu programa
He intentado escuchar a otros periodistas que te han reemplazado pero no he podido lograr la conexión que tenía contigo
Siempre en mis recuerdos y en mi corazón
Desde la ciudad del Sol Amada mi maracaibo querido ….. “te abrazo y te bendigo”
Espero que vuelvas más temprano que tarde

Sigo escuchando consecuentemente sus comentarios y entrevistas a través de su programa matutino Día a Día por la Emisora Éxitos 107,1 de Miami. Se puede escuchar por la Tunein y Youtube

Tantos años oír a la misma hora a César Miguel Rondón, no es poca cosa. Aprendí a quererlo y respetarlo como nunca lo imaginé. Era encontrarme con mis ganas y mis frustraciones, también con mis sueños y mis esperanzas en la Venezuela que tanto amo y extraño. En este momento estoy con un nudo en la garganta al leer esta entrevista. Eso de que el pais lo llevamos dentro. Nada más cierto ni más Perfecto que esa expresión. No puedo llorar ahora. Me estoy aguantando porque estoy en mi trabajo donde lo menos que puedo hacer es llorar. Cargo a mi país y a mi llanto dentro!! Sigo oyendo a César Miguel Rondón en este exilio donde estoy, como una manera de amar a mi Venezuela querida.

César Miguel Rondón, un excelente estudioso y conocedor del género salsa. Lo admiro por su seriedad, conocimiento y profesionalismo desde que lo conocí personalmente por los años 70 en el Teatro París, cuando yo era un niño y formaba parte como bajista y director de «Fa Menor», la primera agrupación infantil de salsa de Venezuela y del Mundo. En esa oportunidad, tuvimos la dicha y el gran privilegio de alternar con los Hermanos Pacheco y su Guaguancó, el Sonero Clásico del Caribe y el Trabuco Venezolano y como maestros de ceremonia César Miguel Rondón y otro grande de la música, el desaparecido Enrique Bolívar Navas. Si mal no recuerdo el Concierto se denominó «Rumba, Salsa y Guaguancó». Tiempos inolvidables…

Excelente entrevista. Aprendí muchas cosas que no sabía sobre César Miguel. Un referente en la historia contemporánea del país que llevamos dentro. Tuve el honor de estar un día en su programa radial en la FM 99.9, como médico cardiólogo que soy y a propósito de un evento científico. Extraño el inicio de un día en la Ciudad de Santiago de León de Caracas sin su voz e iniciar la lectura de las noticias del día según la selección del portero (ciudadano de a pié) de la emisora y el final con selecciones de su iPod. Excelente la oportunidad de le dió a jóvenes comunicadores sociales como Luis Carlos Dįaz, talentoso como su mentor y también censurado y perseguido. Dios te bendiga César Miguel. Pronto volveremos a oír tu voz, en vivo y en directo, desde la Ciudad de Santiago de León de Caracas.

Cómo hablar de Ciudadanía, Profesionalismo, Empatía, Compañerismo, Respeto, Elocuencia, Sensibilidad, Cultura, Gentilicio, Educación, Musica, Televisión, Radio y Venezolaneidad… …sin tener en cuenta a «CESAR MIGUEL RONDON»…??? uno de los más importantes referentes de nuestra amada nación…
Gracias por tanto, querido y admirado amigo.!!!

En Venezuela, Cesar Miguel Rondón, formó parte de mi rutina matutina y mi compañero mientras manejaba a mi trabajo.
Ahora vivo en Houston y forma parte de mi rutina vespertina, porqué continúo escuchándolo todos los días en su programa, En Conexión.
Para mí, César Miguel es periodismo serio, un referente en la historia contemporánea del país que desde la distancia sufrimos y llevamos muy adentro, algunos de los venezolanos que estamos afuera.
Dios te acompañe y proteja siempre!

Extraño tanto la voz de este personaje tan importante para todos los que temprano salíamos de casa hacia el colegio de los niños y luego a nuestras faenas, excelente entrevista y es como el dice Venezuela somos nosotros por eso debemos seguir luchando poniendo cada quien su granito , sin perder la esperanza de volver a escuchar la VOZ de César Miguel Rondón en nuestras radios dándonos de nuevo las mejores noticias .

Hoy estoy leyendo la entrevista que se le hizo a César Miguel. Fue muy duro aceptar que la censura hubiera acabado con el programa de César Miguel. Acá en San Cristóbal algunas personas daban este consejo: A partir de las seis de la mañana prenda una radio donde está César Miguel. Cuando me alejaba de San Cristóbal me sentía muy mal cuando veía que la señal de esa radio no me llegaba. Es lamentable que es un programa de tal calidad, de tal altura, de tal contenido, hubiera sido sacado del aire por un capricho. Creo que la calidad causa envidiaEn mentes enanas. Dios lo bendiga César Miguel y quiera Dios que pronto lo tengamos otra vez en el aire. Cuando digo pronto es cuánto antes’,Ojalá y esta misma noche pueda darle gracias a Dios por semejante regalo. Que nuestro beato Jose Gregorio interceda por esta tierra de gracia.

Todo me encanto de esta entrevista a nuestro Cesar Miguel Rondón, pero lo que más admiré fue su gran humildad y ese bello gesto de agradecer a sus amigos por cada logro en su vida… Eso dice mucho de quien es él y su éxito.

Fue mi despertador durante 30 años de lunes a viernes, escuchar las noticias, comentarios sobre lo que sucedía en vzla y el mundo si lo decía César Miguel, era verdad.
Todavía no encuentro conexión con otro Periodista, es triste todo el dolor que nos ha tocado vivir estos últimos 21 año,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *