“Un pianista que sigue al compositor y un Trompetista con Dyango” / Un cuento de Pedrito López

//
4 minutos de lectura

Hoy te traemos una nueva anécdota de músicos

Una anécdota que le ocurrió hace muchos años a un excelente pianista acompañante de música clásica que vivió en Venezuela, un profesor español llamado Martín Imaz.

Resulta ser que lo contrató una señorona de la “high society” caraqueña, quien supuestamente cantaba arias de ópera, para que la acompañara en una velada cultural en su mansión.

Pero la “cantante” era muy mala, y en algún momento del recital literalmente se perdió de tono y de letra (dicho en cristiano, se fue par coño).

Ella, dentro de su total ignorancia se dio cuenta que algo estaba pasando y paró de cantar, se volteó airada hacia el maestro Imaz, y le dijo estas palabras:

“¡Maestro, es deber del pianista acompañante seguir a la cantante!”, a lo que él le respondió, apuntando a la partitura, “Y si el pianista sigue a la cantante ¿quién sigue al compositor?”

Una anécdota muy graciosa le ocurrió a mi amigo, el gran trompetista cubano Arturo Sandoval, quién me la contó hace algunos años cuando coincidimos en un festival de jazz en Montreal.

Resulta que en una oportunidad Arturo estaba actuando en Barcelona (España) y se enteró que más tarde en la misma noche se presentaría en un night club el famoso cantante catalán Dyango (cuyo nombre real es José Gómez Romero, y originalmente es trompetista, y de los buenos).

La madre de Arturo Sandoval era fanática de Dyango y a Arturo se le ocurrió la idea de conseguirle un autógrafo para su mamá, por lo que fue a una disco tienda, compró uno de los discos del cantante, y al terminar su propio concierto Arturo se fue al lugar adonde se presentaba Dyango.

Al finalizar el show, Arturo logró pasar al camerino de Dyango, se le acercó y le dijo que por favor le firmara el disco para su mamá. Dyango se le quedó viendo por un momento, y le dijo con su acento catalán “Tu cara me es conocida, yo te conozco, ¿Cómo te llamas tú?” a lo que Arturo le respondió “Arturo Sandoval”.

Dyango peló los ojos incrédulo diciendo “¿Arturo Sandoval, el trompetista, tú pidiéndome un autógrafo a mí?”… y se desmayó… Cuando volvió en sí (bemol, je,je) no podía creer que Arturo Sandoval estuviese allí con él, y literalmente lo secuestró por dos días y sus noches en una gran parranda. Son grandes amigos desde entonces.

Curadas / Pedrito López

Pedrito López empezó desde muy pequeño en la música y no se ha detenido por más de cuatro décadas. Ha desarrollado una dilatada carrera como pianista, orquestador, productor y director. Sus arreglos musicales han sido interpretados por la orquestas nacionales e internacionales y siendo acompañante de decenas de artistas de gran renombre mundial.

1 Comment

  1. Divertida la anécdota de Martín Imaz. Tuve el privilegio de conocerlo ya que era primo de abuela Filomena. Pianista excelente que cada vez que pasaba por Valencia, visitaba a Filomena, nos daba un pequeño concierto y nos hacía reír con sus anécdotas. Y nosotros sonreímos al observar como entraba, con su figura larga y delgada, en el pequeño Volkswagen escarabajo que conducía.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog