“A veces los locos sí tienen la razón” / Un cuento de Pedrito López

/
4 minutos de lectura

Un tópico que siempre ha salido en innumerables conversaciones entre músicos es que, a pesar de que existen muchísimas anécdotas, jamás se ha hecho una recopilación escrita. Solo han sido compartidas oralmente, con el riesgo de que se vayan olvidando. En Curadas dejaremos un registro para el disfrute de todos.

Hoy te traemos unas nuevas anécdotas de músicos

Mi amigo Tutty Jiménez, extraordinario baterista cubano que vivió muchos años aquí en Venezuela me hizo recordar una excelente anécdota del gran percusionista Freddy Roldán.

En una oportunidad en el aeropuerto de Maiquetía un grupo de músicos íbamos a tomar un vuelo, y estábamos muy preocupados porque Freddy no llegaba a tiempo al chequeo.

A las mil y quinientas llegó Freddy corriendo, paró su carro justo frente a la puerta de la aerolínea en la que viajaríamos, descargó su equipaje e instrumentos y se acercó al mostrador para chequearse apurado.

Todos respiramos aliviados, porque faltaba muy poco tiempo para cerrar el vuelo. Entramos al área donde chequean el equipaje de mano y los pases para abordar, luego nos dirigimos a la puerta de salida que nos habían asignado y nos sentamos para esperar pacientemente de nuestro vuelo.

Aproximadamente como a la media hora, Freddy dice: “¡Ay mamá, dejé el carro parado en la puerta del aeropuerto!” y salió disparado a ver qué había pasado con su carro… Tuvo la grandísima suerte de que el carro todavía estaba allí y no lo habían remolcado.

Además, como Freddy en ese entonces estaba casado con una aeromoza de Viasa y viajaba mucho, lo conocían en el aeropuerto y le permitieron su reingreso. Cuando volvió junto a nosotros, por supuesto que lo chalequeamos, nos contó que esta fue la segunda oportunidad en que le había ocurrido y que había corrido con suerte, porque en la primera se dio cuenta volando ya en el avión, el carro quedo abandonado y fue a parar al estacionamiento de tránsito terrestre.

Dicho sea de paso, Freddy viajaba en avión con sus congas SIN ESTUCHE ALGUNO.

La primera vez que yo vi esto le dije “Freddy, ¿pero tú estás loco? Las congas van a llegar vueltas ñoña”, a lo que él me respondió “No les pasa nada, porque desde que las entrego en el mostrador los porteadores empiezan a tocarlas tun-tun tun-tun hasta que las meten al avión, y una vez que llegamos al aeropuerto de destino hacen lo mismo hasta que nos la entregan en el carrusel”.

Déjenme decirles que todo ocurría tal cual Freddy lo dijo. Viajamos juntos por varios años y puedo dar fe que las congas jamás fueron dañadas, a diferencia de otros instrumentos que iban dentro de estuches protectores. A veces los locos sí tienen la razón.

Curadas / Pedrito López

Pedrito López empezó desde muy pequeño en la música y no se ha detenido por más de cuatro décadas. Ha desarrollado una dilatada carrera como pianista, orquestador, productor y director. Sus arreglos musicales han sido interpretados por la orquestas nacionales e internacionales y siendo acompañante de decenas de artistas de gran renombre mundial.

Curadas

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog