¡Pedagogos de pie! 65 años de nuestro canto triunfal por Alexander Lugo

10 minutos de lectura

Recientemente se cumplieron sesenta y cinco años de la selección del himno del Instituto Pedagógico, esta se llevó a cabo mediante concurso, el quince de agosto del año 1956. El Instituto Pedagógico Nacional se preparaba entonces para cumplir sus primeras dos décadas de vida, eran tiempos aciagos de dictadura y cruel represión, el Pedagógico fue víctima de todo el ensañamiento y en varias ocasiones cerrados, y trataba de sobrevivir a un artero plan para eliminarlo de raíz al pretender anexarlo a la recién fundada Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela, en esos momentos bajo la influencia del despótico gobierno.

Desde su fundación, el Pedagógico contempló de manera expresa, la enseñanza y práctica musical. En su Plan de Estudios de 1936 ya figuraba la implementación de “Cursos especiales de Música”. En atención a esta disposición reglamentaria, en la gestión del Director Olinto Camacho (1943-1945) se programaron transmisiones de quince minutos, inter-clases, de música “clásica”, con explicación y comentarios del profesor Rafael Herrera. Más adelante, en la misma gestión de Camacho, el maestro Antonio Lauro organizó un “Cursillo Musical”, conjuntamente con los profesores Sara Guardia, Raimundo Chela, J. L. Rodríguez y Miguel Arroyo, este consistió en una serie de audiciones de obras del repertorio universal, acompañado de charlas pedagógicas, las cuales se desarrollaban una vez por semana y donde participaban todos los estudiantes del Instituto.

Ya desde 1943 el maestro Lauro había fundado el primer Orfeón del Pedagógico, cuya primera presentación pública se realizó en el mes de diciembre de ese año y sus actividades, siempre impecables y puntuales, se desarrollaron hasta el año 1945. Dos años después Lauro se gradúa de compositor con el maestro Sojo, habiendo estudiado, entre otras cátedras, Guitarra con Raúl Borges e Historia de la Música con Juan Bautista Plaza.

Para el primer acto de graduación de Profesores del Pedagógico, año 1942, se había formado un grupo Coral integrado por los graduandos y dirigidos por el maestro Sergio Moreira. Con este Coro se interpretó por primera vez en Venezuela el “Gaudeamus Ígitur”, el cual es considerado el Himno Universitario por excelencia. Se trata de una canción estudiantil de autor anónimo, que se cantó inicialmente en universidades alemanas a mediados del siglo XVIII. Es importante señalar que la traducción y revisión de la letra del Gaudeamus estuvo a cargo del insigne profesor Edoardo Crema.

La tradición de interpretar el “Gaudeamus Ígitur” en los actos de graduación había pasado a Chile y de allí a Venezuela, gracias a la “misión chilena” que conformó buena parte de la primera plantilla de docentes del Pedagógico, por medio de su ideólogo y fundador Don Mariano Picón Salas.

El maestro Sergio Moreira (1909-1993) desde 1936, cuando ingresa al Ministerio de Educación como profesor de música y hasta sus últimos días, se desempeñó en esta hermosa labor docente. También preparó valiosas recopilaciones de canciones populares, folklóricas, patrióticas y navideñas para escolares, así como selecciones de canciones, partituras, letras, himnos. Su Antología de Letras de Canciones Escolares, de 1986, es muy conocida entre los docentes de música de nuestro país. El maestro Moreira siempre llevó con mucho orgullo el honor de haber dirigido el primer conjunto coral del Instituto Pedagógico.

Luego de ese primer Coro de Moreira y del Orfeón de Lauro, a partir del año 1948 se encarga de organizar y dirigir los Coros para los actos de grado, la querida profesora Nazil Báez Finol, esta importante actividad la realiza hasta el año 1962. Un año antes, por iniciativa del profesor Manuel Gallegos, se funda con los alumnos de la “Sección de Educación Física”, el Orfeón de esa especialidad, y también se le encarga la dirección a la maestra Nazil. Su presencia al frente de los disciplinados Coros en cada Acto de Grado se hará indispensable, así nos lo refiere José Hernán Albornoz:

“Todos los profesores que egresamos en ese lapso de tiempo, recordamos con una emoción combinada de cariño y nostalgia, la bella figura de la profesora Nazil, cuando liberaba con la magia de sus manos, las notas a cuatro voces, del Gaudeamus y del Himno Nacional”.

El quince de agosto de 1956, se lleva a cabo el concurso para escoger el Himno que representaría a partir de allí al Instituto Pedagógico Nacional, dirigido para ese momento por el Prof. Antonio Rojas Pérez, quien estuvo al frente del institución entre 1950 y 1958. Himno que se mantendría al cambiar su nombre a “Instituto Pedagógico de Caracas”, y que al fundarse por decreto en 1983, la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, a partir del año 1988 se constituye también en el Himno de la UPEL.

El concurso contó con una terna de brillantes jurados, conformados por los compositores, maestros José Antonio Calcaño (1900-1978), Moisés Moleiro (1904-1979) y Antonio Estévez (1976-1988). Resultando ganadores de manera unánime, Ramón González y Daniel Acosta Sánchez, autores de la letra y la música respectivamente:

I

Pedagogos de pie que la marcha

ascendente de nuestro ideal
nos inspire las notas del canto
nuestro canto triunfal.

II

Que una viva lección de esperanza
brote siempre del pecho jovial,
para hacer con arcilla de espíritu
nuestro pueblo inmortal.

III

Que esa obra gloriosa proclamen
las montañas, los llanos y el mar
cuando en voz de los vientos exclamen:

educar, educar, educar.

IV

Las ideas redentoras
jamás podrán morir,
moral y luces somos
forjando el porvenir.

En la celebración del septuagésimo aniversario del Pedagógico de Caracas, año 2006, la Asociación de Profesores de la UPEL me encargó la producción musical de un disco conmemorativo de ese aniversario. Para ello grabamos, conjuntamente el Orfeón Juan Bautista Plaza, dirigido por el maestro Michael Eustache Vilaire y la Orquesta Típica del IPC, diecisiete temas musicales, entre ellos el Himno de nuestra universidad. Me correspondió dirigir las dos agrupaciones en la interpretación de dicho Himno, así como los ocho temas de la orquesta, junto con la edición y mezcla de todo el disco. Encargo que considero un gran honor para mí.

El mes pasado celebramos el octogésimo quinto aniversario del Instituto Pedagógico de Caracas, y seguimos aferrados a nuestra misión de educar y transformar al país para hacerlo merecedor de sus glorias. Los Pedagogos de Venezuela seguimos de Pie, aspirando hacer con arcilla de espíritu nuestro pueblo inmortal, y que se siga cumpliendo la enorme aspiración de nuestro Himno: Que esa obra gloriosa proclamen, las montañas, los llanos y el mar, cuando en voz de los vientos exclamen: educar, educar, educar.

Alexander Lugo Rodríguez
Caracas 9 de octubre de 2021

Curadas | Vía Di-Sonancias

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog