Planta venenosa

Plantas venenosas: Algunas son tan atractivas como letales

//
3 minutos de lectura

Plantas venenosas.

Es una realidad que muchas personas conviven con ellas sin saber que son altamente tóxicas.

Algunas especies ornamentales, árboles y arbustos pueden resultar asesinos potenciales del hombre.

Y es que algunas plantas son tan comunes y aparentemente inofensivas que las personas no sospechan de sus cualidades perjudiciales.

Por ejemplo, un arbusto de laurel que se puede encontrar en cualquier parte contiene un estimulante cardíaco fatal.

Es fácil ser engañado por las plantas: una parte puede ser comestible mientras que otra resulta venenosa.

Conozcamos algunas de las plantas venenosas más comunes.

Plantas venenosas: Mala mujer

Mala mujer o Cnidoscolus angustidens. Realmente, esta planta de jardín resulta más dolorosa que venenosa.

Esta cubierta de espinas.

El verdadero peligro que representa se encuentra en su savia cáustica.

La sustancia lechosa puede causar irritaciones en la piel, provocando coloraciones antiestéticas.

plantas venenosas

Plantas venenosas: Caña muda

Caña muda o Dieffenbachia.

Es una planta tropical considerada como una de las más venenosas del mundo.

Masticarla ocasiona un intenso dolor en la boca y en la garganta, además de salivación excesiva.

plantas venenosas

Plantas venenosas: Cadena de oro

Cadena de oro. Su nombre científico es Laburnum anagyroides.

Es un árbol majestuoso, con profusión de flores de color amarillo.

Sus semillas son similares a los guisantes, pero tienen inhibidores de la lupinina, quinolizidina alcaloide.

Su ingestión podría matar a un niño.

plantas venenosas

Inglés tejo

Inglés tejo. Conocido entre los botánicos como Taxus baccata.

Común en los bosques de Europa, este árbol de hoja perenne es sumamente peligroso. Con la excepción de las bayas, el árbol es tóxico.

El tejo inglés es utilizado por los herbolarios para inducir abortos, aunque puede resultar fatal también para la madre.

Su consumo es capaz de provocar alteraciones cardíacas que derivarían en la muerte.

No hay antídoto para tales casos.

plantas venenosas

Cicuta de agua

La cicuta de agua o simplemente cicuta es altamente tóxica para aquellas personas que la ingieran.

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, comer esta planta puede causarle la muerte al hombre y animales domésticos.

Tiene pequeñas flores blancas que crecen en forma de paraguas.

Su veneno actúa directamente sobre el sistema nervioso central, generando convulsiones violentas e incluso, como dijimos, la muerte.

plantas venenosas

Jessamine amarillo

El jessamine amarillo, Gelsemium sempervirens, es una planta que puede crecer hasta 40 pies de largo, dependiendo de sus raíces.

Florece en primavera. Su encanto es fatal: una persona o animal que la consuma puede pasar de parálisis a la pérdida de conciencia y la muerte.

Hasta las abejas que la polinizan de vez en cuando sucumben por el jessamineamarillo.

plantas venenosas

Belladona

La belladona, Atropa belladona, es para muchos conocedores la estrella de las plantas venenosas.

Posee un trágico encanto.

Fue empleada en el antiguo Egipto como narcótico. Luego, por los sirios para alejar los pensamientos tristes.

Personas acusadas de brujería durante la Edad Media la usaban con frecuencia.

Tuvo un uso doméstico femenino: damas italianas se frotaban la belladona debajo de los ojos para lucir hermosas, aunque en realidad lo que produce es midriasis o dilatación de las pupilas.

Ojos de muñeca

Ojos de muñeca es la planta que científicamente se denomina Actaea pachypoda.

Es una planta herbácea, perenne, que crece hasta 50 centímetros o más.

Las flores blancas se producen en primavera en un racimo denso. Su fruto, una baya de un centímetro de diámetro, y que le da nombre a la planta, es muy venenosa.

Contienen toxinas cardiogénicas que generan un efecto sedante sobre el tejido del músculo cardíaco, pudiendo causar un paro del corazón.

Curiosamente, estas bayas son inofensivas para las aves.

Manzanillo

El manzanillo o Hippomane Mancinella es un árbol que es famoso por sus frutos venenosos.

Se le encuentra en las zonas del Caribe y del Golfo de México.

Se cuenta que sus frutos envenenaron a conquistadores españoles y náufragos. Igualmente a algún turista desprevenido.

El manzanillo crece hasta unos 12 metros. Tiene un tallo largo y elípticas de color verde-amarillo en las hojas.

Es tan venenoso que el humo de la leña irrita los ojos, mientras que el látex de las hojas y la corteza causa inflamaciones en la piel.

Algunos indígenas usan la savia del manzanillo en sus flechas.

La madera del manzanillo sirve para la fabricación de muebles.

Adelfa

La adelfa, cuya denominación científica es Nerium Oleander, es un arbusto de flores atractivas.

Es una de las plantas más venenosas que se cultivan en un jardín. Aunque resulta muy tóxica para los niños, a menudo se plantan en los patios de las escuelas.

No hay que tocarla, mucho menos probar sus hojas o tallos: si se consume el veneno causa problemas intestinales como vómitos, diarreas, a veces con sangre, salivación excesiva y calambres.

También puede acelerar el ritmo cardíaco, producir temblores, convulsiones, coma y hasta la muerte.

Todo esto nos enseña que por más atractiva que pueda resultar una planta hay que tener mucho cuidado con ellas: detrás de ese encanto se esconde un efecto terrible para la salud del hombre.

Tomado de Rincón Abstracto, BBC News Mundo, ASPCA.

También puede interesarte: Plantas Tóxicas: Cómo los humanos aprendimos a comerlas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog