Educación sexual para niños

Educación sexual para niños: Consejos apropiados

/
4 minutos de lectura

Para muchos padres es una cuestión delicada enseñar a sus hijos sobre aspectos de la intimidad. Sostener, entonces, un diálogo honesto buscará que los menores tengan la mejor lectura posible.

Educación sexual para niños.

Conversar con los hijos sobre sexualidad es un tema que a muchos los inhibe.

Pero, se debe saber que la educación sexual dirigida a los infantes los ayuda a mantenerse saludables y fortalece su forma de relacionarse.

Abordar la materia con los párvulos es un asunto que se vuelve más fácil con el tiempo y la práctica.

Educación sexual para niños: Preguntas que pueden parecer incómodas

Los niños tiene preguntas. Suelen resultar incómodas. Hay que tomarlo, entonces, con naturalidad.

Saber que necesitan respuestas aunque no siempre hay que ofrecerles todos los detalles.

Es importante ser honestos, precisos y francos al hablar con ellos..

Con los niños más pequeños hay que comenzar con la explicación más simple y, por supuesto, no abrumarlos de información.

Hay que estar claros sobre qué cosas está el hijo tratando de averiguar, pues lo que resulta una pregunta directa para los adultos puede representar algo diferente de lo que el niño quiere conocer.

Por ejemplo, si un niño pregunta por la presencia de su pene – al cual llamará pipí, obviamente -, en realidad quiere indagar por la sensibilidad que experimenta al tocarlo, o la razón por la cual su hermana tiene diferente esa parte del cuerpo.

«Es una buena pregunta. ¿Qué te hizo pensar eso?» Esta sería una buena respuesta por parte del adulto.

Educación sexual para niños

Educación sexual para niños: No cualquier momento es bueno para hablarlo

Hablar con los hijos sobre sexualidad no va a provocar que tengan intimidad de manera prematura.

De hecho, estudios demuestran que los menores de edad que hablan con sus padres sobre el tema tienen mayores posibilidades de esperar a tener sexo hasta ser mayores.

Y propende a que empleen preservativos o anticonceptivos cuando finalmente llegue la experiencia del coito.

Los progenitores pueden esgrimir de manera diáfana que el sexo es algo que solo los adultos hacen.

A esa edad el niño, aunque esta fascinado con su cuerpo, tiene generalmente sobre el sexo un concepto de que es algo raro o desagradable.

Al proveer de información apropiada para el infante se le ayuda a desarrollar una relación saludable son su anatomía.

Educación sexual para niños: Información por gotas

Se debe planificar mantener conversaciones casuales y breves y confiar en que los momentos de enseñanza se presenten.

No hay que preocuparse si todavía el tópico no ha sido objeto de diálogo, toda vez que nunca es tarde.

Resulta imprudente o inadecuado sostener una conversación que cubra todos los aspectos importantes de una sola vez.

Hablar con los hijos sobre sexualidad funciona mejor si se plantea como una charla continua, que los vaya proveyendo de información a medida que los niños crecen.

Los padres no deben estresarse si no han encontrado la ocasión propicia para conversar al respecto. La vida cotidiana brinda numerosas oportunidades para ello.

Ejemplo de tales ocasiones lo representan la hora del baño, que la madre se encuentre embarazada o que esté encinta alguna vecina, y escuchar a otros hablar de sexo en la televisión.

Esos son los momentos de enseñanza a los cuales aludimos.

Educación sexual para niños

Evitar mensajes que pueden resultar negativos

Si los padres reaccionan negativamente o se niegan a responder las interrogantes de los menores, eso envía un mal mensaje a la curiosidad infantil. El niño apelará, en consecuencia, a otras fuentes como amigos o internet.

Otro ítem valioso es que los niños entiendan que el sexo no solo se relaciona con la preñez, sino que también expresa amor y que también se tiene por placer.

Es importante, asimismo, que los infantes aprendan que hablar sobre sexualidad es algo del entorno doméstico, no para hablarlo en casa de otras personas pues cada hogar tiene sus reglas.

Si se sorprende al niño tocándose la zona genital no hay que recriminarle, mucho menos pegarle: eso podría producirle vergüenza y sentimiento de culpa, impactándolo negativamente.

Educación sexual para niños

«¡No pasa nada. Tranquilos!»

Es natural que prevalezca incomodidad ver a un hijo masturbándose. El progenitor tiene que recordar que se trata de un comportamiento normal.

Lo que sí hay que advertirle es que es un acto privado y que no resulta correcto hacerlo delante de otras personas.

Se le puede decir al menor «sé que esto te hace sentir bien, pero solo puedes hacerlo en tu habitación o el cuarto de baño”.

Y en el caso de que el infante sorprenda a sus progenitores en una relación íntima no hay que asustarse.

Que la pareja mantenga la calma y hable con ellos en otra instancia es lo aconsejable.

«Estamos en un momento privado. ¿Puedes, por favor, cerrar la puerta e irte a jugar a tu habitación» sería una frase idónea.

Siempre dando la cara

Luego, al hablar con el niño y consultarle sobre lo que piensa de lo que observó, puede que este, sobre todo, en el caso de un párvulo pequeño, crea que había una especie de pelea o que se estaban lastimando.

Diles que los dos se encuentran bien y explícale que se trata de una manifestación amorosa, aunque diferente a la que se establece cuando padres e hijos se demuestran su cariño.

Adviértele también que la próxima vez toque la puerta antes de ingresar a las habitaciones de otras personas.

La forma cómo procesará el infante lo ocurrido dependerá de su edad, su capacidad de reacción y si ya ha dialogado sobre sexualidad con sus progenitores.

El tono positivo en lo que corresponda ayudará a los padres a ofrecer una buena educación sexual a sus hijos.

Y beneficiará a los infantes, que irán creciendo sin que se desvirtúe el verdadero sentido de las cosas.

Tomado de Planned Parenthood, Guía Infantil, Mayo Clinic.

También puede interesarte: ¿Por qué existe el sexo? Una pregunta que seguro todos nos hacemos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog