Marihuana y psicosis

Marihuana y psicosis: ¿Se asocian entre jóvenes?

//
4 minutos de lectura

Aunque persisten voces escépticas al respecto, muchos especialistas avalan que la cannabis es capaz de generar un cuadro psicótico entre quienes usan la droga. Revisemos los argumentos científicos que aluden.

Marihuana y psicosis.

¿Puede la marihuana conducir a la psicosis en consumidores jóvenes?

¿Qué dice la ciencia al respecto? ¿Hay una opinión unánime?

A simple vista la aseveración parece extraída de la película estadounidense clásica «Reefer Madness», de 1936.

Lo cierto es que no son pocos los expertos que consideran que la marihuana es capaz de desatar un brote psicótico.

No lo aprecian como una idea descabellada.

Marihuana y psicosis: Estado de los pacientes

Voces autorizadas comentan en Estados Unidos que a medida que la legalización de la marihuana se propaga, más personas acuden a los departamentos de emergencia.

Estos pacientes presentan con síntomas psicóticos tras consumir demasiada marihuana.

La información la ofrece el doctor Itai Danovitch, presidente del Departamento de Psiquiatría y Neurociencias del Comportamiento del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, California.

«Si alguien se droga demasiado, usa marihuana más de lo que pensaba, puede tener síntomas psicóticos. Típicamente se resuelven cuando la droga deja de tener efecto», dice el galeno.

«Después de dejar de tener efecto, no hay psicosis posterior. Es solo una consecuencia directa de una intoxicación excesiva».

Marihuana y psicosis

Marihuana y psicosis: Antecedentes familiares y otros factores

Pero el facultativo aclara que algunos desafortunados con antecedentes familiares de enfermedad mental, podrían terminar con un trastorno psicótico en toda regla que demandará de un tratamiento extenso.

«Ese riesgo se concentra en una minoría de personas que tienen una vulnerabilidad existente a desarrollar un trastorno psicótico, unos antecedentes familiares de psicosis», manifiesta Danovitch.

«Hay factores ambientales que influyen en si alguien que tiene un riesgo desarrolla esquizofrenia. Parece que el cannabis probablemente es uno de esos factores», indica.

Por ejemplo, revisemos el caso del joven Madison McIntosh,de 24 años de edad, oriundo de Scottsdale, Arizona.

El vapeó una forma potente de tetrahidrocannabinol – THC, el principal constituyente psicoactivo de la marihuana -, provocándole un episodio psicótico.

Según el diario Usa Today, McIntosh se presentó un día libre en el campo de entrenamiento donde laboraba deambulando y hablando sin sentido durante 12 horas.

Fue llevado a un hospital atestiguando que veía arcoíris dobles.

Los facultativos le diagnosticaron un trastorno por uso de cannabis y una psicosis no especificada.

«No sabía dónde estaba. Me sentía fuera de contacto con la realidad, delirante. Pensaba que la gente me perseguía. Me asustó bastante», contó McIntosh sobre su experiencia.

Marihuana y psicosis

Marihuana y psicosis: Estudiando el vínculo potencial

Sin embargo, anécdotas somo esta no convencen a los escépticos que aseguran que no hay un vínculo potencial entre la marihuana y la psicosis.

«Parecería prematuro, en el mejor de los casos, y sensacional, en el peor, opinar que existe una relación causal firme entre la exposición al cannabis y los trastornos psiquiátricos».

«Esto, dada la falta de consenso entre los expertos del campo y el hecho de que las tasas de psicosis y de enfermedad mental han permanecido estáticas en gran medida a lo largo de décadas».

«Mientras, al mismo tiempo, las tasas de uso de cannabis han fluctuado de forma dramática».

Tales palabras corresponden a Paul Armentano, subdirector de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de Marihuana, institución norteamericana.

«Ese último hecho socava la teoría de que la exposición al cannabis es una causa directa de enfermedades psiquiátricas en sujetos que por lo demás no están predispuestos».

«Al contrario, indica que los más propensos a expresar síntomas psicóticos poseen una predisposición tanto al uso de cannabis como a las conductas psicóticas», manifiesta Armentano.

Marihuana y psicosis: Riesgo de episodios

Mientras, un estudio publicado en la revista británica The Lancet encontró que el uso diario de la marihuana podría incrementar el riesgo de un primer episodio psicótico entre tres y cinco veces, dependiendo de su potencia.

La investigación reportó que en los tres lugares con mayor consumo de cannabis de alta potencia, se asociaron con un alto número en las probabilidades de un trastorno psicótico.

Esto es cuatro veces mayores en París, cinco veces mayores en Londres, y más de nueve veces mayores en Ámsterdam.

El riesgo de la denominada «psicosis transitoria» ha aumentado con la creciente potencia de las nuevas cepas de marihuana.

El señalamiento lo hace el doctor Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York.

«Si uno no se regula, podría drogarse muy rápido sin ni siquiera darse cuenta», indica el especialista.

Vulnerabilidad a la enfermedad mental

Los estudios han encontrado que hay una proporción baja de personas cuya vulnerabilidad a la enfermedad mental hace que sea más probable que sufran una psicosis duradera si usan demasiada marihuana.

La revista inglesa Journal of Psichiatry revela que el riesgo de esquizofrenia tras una psicosis inducida por sustancias es de más o menos 11 %, en la asociación más firme entre los usuarios de la marihuana que son vulnerables.

«Si tienen antecedentes familiares de enfermedades mentales graves, su riesgo en realidad podría ser distinto que el de sus iguales. Es importante que sean conscientes», advirtió a los jóvenes Danovitch.

Emily Feinstein, vicepresidenta ejecutiva del Centro de la Adicción de Estados Unidos, también se hace eco de esta controversial materia.

«La investigación es clara respecto a que el uso de la marihuana en la adolescencia se asocia con un aumento en el riesgo de esquizofrenia o síntomas psicóticos en los jóvenes con una vulnerabilidad potencial a la enfermedad mental», acota.

«Los daños de la marihuana se amplifican en los adolescentes y los adultos jóvenes, cuyos cerebros en desarrollo son más vulnerables al impacto del THC», complementa.

Lo cierto es que el tema sobre esta relación potencial debe tomarse en serio y proveer argumentos a favor de una mejor regulación de la planta.

Tomado de Manual MSD, Child Mind Institute, Wikipedia.

También puede interesarte: Las drogas y la adicción: señales de consumo y riesgos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog