Pegamento

Cómo funciona el pegamento: conozcamos el por qué de su adherencia

/
3 minutos de lectura

Todavía predomina mucha discusión sobre lo que hace que los pegamentos funcionen. Usados por el hombre desde hace miles de años inciden también en nuestro futuro.

Cómo funciona el pegamento: conozcamos el por qué de su adherencia.

Para nadie es un secreto que nos ayudan a componer nuestra vida.

Lo han hecho desde hace mucho tiempo.

Cómo funciona el pegamento: Primero, la historia

Hace 200 mil años los neandertales ya usaban algún tipo de adhesivo: descubrieron que al calentar corteza de abedul se producía una sustancia negra y pegajosa que conocemos como alquitrán.

Se les ocurrió que esa sustancia pegajosa servía muy bien para unir a puntas de flechas a palos.

Otros pegamentos que se usaron antiguamente fueron la cera de abeja, savia de pino y la vejiga natatoria de los esturiones.

Pero el más común se hacía de una mezcla de partes de origen animal como el colágeno de las pezuñas de los caballos.

Los adhesivos actuales ya no provienen de plantas o de animales, sino que son creados sintéticamente.

Los pegamentos

Cómo funciona el pegamento

Por fuerza electromagnéticas.

Todos los pegamentos funcionan por la interacción de dos fuerzas: la cohesiva y la adhesiva.

La fuerza cohesiva son los enlaces que mantienen unidas moléculas iguales. Son como pequeños imanes que unen a su lado negativo con el lado positivo de las otras moléculas.

El agua se agrupa porque le gusta formar enlaces con otras moléculas de agua.

Claro que estos enlaces son bastante débiles.

Y la fuerza adhesiva son los enlaces que se forman entre moléculas diferentes. Al agua le gusta formar enlaces con tu piel y mojarte, aunque estos enlaces también son débiles.

Los pegamentos

Los pegamentos: Experimento aclaratorio

Con este experimento del «agua fugitiva» puedes observar cómo el agua puede desafiar la gravedad por su capacidad de adherirse a otros materiales.

Vierte la misma cantidad de agua en dos vasos y agrega unas gotas de colorante diferente a cada vaso. Coloca los dos vasos en línea y entre ellos pon un tercer vaso completamente vacío.

Dobla dos servilletas por la mitad o hazlas rollito y coloca un extremo en cada vaso con agua. Los extremos libres colócalos en el vaso vacío.

Mide el tiempo que tardó el agua en pasar al vaso vacío. Prueba con diferentes líquidos para ver cuál se escapa más rápido.

Pero el agua no es buen adhesivo.

Para que una sustancia funcione como un buen pegamento los enlaces adhesivos que forme deben ser fuertes y sus enlaces cohesivos deben serlo aún más, para que el pegamento se pegue a sí mismo.

Bastante sencillo.

Tipos de enlaces

Lo complicado viene cuando tenemos muchos tipos de pegamentos y cada uno forma uno o varios tipos de enlaces adhesivos diferentes.

Los gecos – los tuqueques – son capaces de caminar en el techo sin necesidad de pegamento.

En sus patas tienen muchas microvellosidades las cuales se adaptan a las porosidades de cualquier superficie.

Las vellosidades pueden acercarse tanto a cualquier superficie que los átomos comienzan a actuar como imanes.

Estos anlces llamados fuerza de Van der Waals son lo sufcicientemente débil para que el reptil pueda despegar sus patas y seguir caminando.

El pegamento que usas cuando estás armando un modelo forma enlaces químicos. En este caso el pegamento disuelve las cadenas de polímeros de los plásticos que estás intentando unir.

Estas cadenas disueltas buscan unirse nuevamente y lo hacen con las cadenas adyacentes formando moléculas nuevas. Algo similar a lo que ocurre cuando derrites dos plástico y los unes.

Otros pegamentos también pueden unir objetos a través de enlaces mecánicos como los dientes de un cierre.

Los pegamentos:

Otras fuerzas en juego

Hay otras fuerzas en juego como el entrecruzamiento y enlazamiento de polímeros o la disipación de polímeros, que está presente en los adhesivos viscosos y elásticos de las calcomanías, por ejemplo.

Muchas veces actúan varios mecanismos al mismo tiempo.

Resulta bastante complicado saber qué tipos de enlaces y en qué proporción se forman.

Todavía hay mucha discusión acerca de qué hace que los pegamentos peguen.

Cuando se inventó la ciencia de los polímeros se desarrollo increíblemente la producción de pegamentos.

A pesar del avance humano en materia de superpegamentos las arañas y percebes producen pegamentos mucho más impresionantes que los nuestros.

Inspirados en criaturas como los mejillones que se pegan a la rocas, se están desarrollando adhesivos sumamente fuertes, inocuos y capaces de pegarse bajo el agua.

Estos pegamentos siguen en etapa de prueba, pero nos ayudarían a crear automóviles y aviones más eficientes y livianos, evitando remaches y soldaduras.

Pegar uñas, pestañas y dientes usando pegamentos seguros y hasta reparar órganos.

Tomado de CuriosaMente, Los Adhesivos, CurioSfera.

También puede interesarte: Insólito: Los Neandertales usaron pegamento en sus herramientas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog