Cómo ganar respeto y autoridad

Cómo ganar respeto y autoridad: trucos psicológicos +Video

/
5 minutos de lectura

Cuando hablamos de hacernos respetar y ganar autoridad, nos referimos a que las personas nos reconozcan como iguales, nos valoren, y acepten nuestras opiniones.

Cómo ganar respeto y autoridad: trucos psicológicos

Muchos nos hemos encontrado en situaciones en las que no se nos ha tratado como se debería.

Todas las personas merecemos ser respetadas.

El respeto se define como el reconocimiento de uno mismo, de entidad única y considerado como un igual.

Cuando hablamos de hacernos respetar nos referimos a que las personas con las que nos relacionamos nos reconozcan como iguales, nos valoren y acepten nuestras opiniones del mundo.

Así que si sientes que no puedes ganarte el respeto de los demás y crees te han faltado el respeto, te ofrecemos trucos psicológicos para imponer respeto casi al instante.

Como ganar respeto y autoridad: Diferencia la amabilidad de la condescendencia

Es muy importante para que te respeten entender la diferencia entre ser amable y estar obligado a complacer.

Una cosa es intentar ser todo lo amable posible con los demás, cortés y atento, y otra bien distinta es obsesionarse por complacer a los demás en todo momento.

Claves para que te respeten

Una actitud que no está muy lejos de la sumisión.

La autonomía de cada individuo permite que se elija cuándo y cómo ayudar a los demás.

Como afirmó en más de una ocasión Steve Jobs, «tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de otra persona».

Ocupa más espacio para ganar respeto y autoridad

Con esto nos nos referimos a que tengas que hacer grandes gestos que capten la atención.

Simplemente, puedes sentarte de tal forma que ocupes todo tu asiento.

La idea no es invadir el espacio de otra persona.

El objetivo es transmitir que no tienes miedo a que te vean. De hecho, expresas lo opuesto cuando te encorvas o estás en un lado apartado, de forma que no te vean.

Por lo que se trata de que ocupes tu espacio en el lugar donde te encuentras.

Levanta la cabeza y los hombros si quieres ganar respeto y autoridad

Utiliza las estrategias del lenguaje corporal para transmitir respeto, ponte erguido, mantén el contacto visual y usa un tono de voz fuerte, claro y asertivo.

Si te encorvas o susurras darás la impresión de no tener confianza y la gente generalmente no respeta a una persona que no la tenga.

Claves para que te respeten

A través de una buena postura corporal podrás ganar el respeto por parte de los demás.

Así que la próxima vez que entres a un sitio tómate un momento para enderezar tus hombros un par de veces y sumar distancias entre tus últimas costillas y tu cadera.

Se trata de que te veas más alto y que notes una diferencia inmediata en tu estado de ánimo y la percepción que otras personas tienen sobre ti.

Claves para que te respeten: No reacciones demasiado rápido

Las personas con más confianza o alfas llevan sus propios tiempos y no dejan que los alrededores los controlen.

Reacciona a tu tiempo, ten movimientos controlados y te respetarán más.

Por lo que antes de reaccionar a una situación, ordena tus pensamientos, no actúes por impulsos.

Claves para que te respeten: Trata de que no te interrumpan

La mayoría de la gente piensa que es de buena educación dejar hablar cuando las personas las interrumpen a mitad de frase.

Pero cuando dejas que alguien te pase por encima y te calle, transmites la idea de que la opinión de esa persona es más importante que la tuya.

Claves para que te respeten

Con eso no me refiero a que tengas que interrumpir a otras personas para hablar sin parar o incluso más que los demás.

Pero para ganar respeto debes terminar tus frases y argumentos cuando estés hablando.

Esto es realmente para conversaciones grupales. Si estás hablando solo con otra persona no es necesario.

Y por supuesto siempre con educación y respeto hacia las otras personas.

Claves para que te respeten: Mejorar tu primera impresión

Las personas se evalúan tras aproximadamente los primeros cinco minutos de haberse visto.

Siempre practica una buena higiene y asegúrate de que tu ropa esté bien ordenada y limpia.

Así que trata de encontrar una indumentaria que te sienta bien y que le haga justicia a tu cuerpo.

No te escondas, ten presencia, siente orgullo por tu apariencia.

Si no te respetas a ti mismo ni a tu apariencia será muy difícil ganarte el respeto de otras personas.

Mira a los ojos

Cuando estás en una conversación con varias personas tómate de dos a tres segundos para mirar a cada una.

Si estás hablando trata de ir cambiando la mirada a cada uno. Eso hará que todos se sientan parte y se mantengan concentrados en tu relato.

Te ganarás el respeto y la atención del grupo.

Cómo ganar respeto y autoridad

Reconoce a tu competencia

Intentar desmerecer los éxitos y talentos de otra persona es una de las formas más fáciles de perder el respeto.

Aún cuando tú piensas que tienes razón y lo dices demuestras que estás amargado y envidioso.

Por el contrario, halagar a tu competencia y reconocer los méritos de los demás transmitirá confianza.

Hacer ver a las demás personas que respetas a tu oponente por sus victorias y sus logros, inmediatamente estarán más abiertas a lo que tú tengas que decir.

Te respetarán por admitir que la opinión de tu oponente también es valorable.

Puedes aplicar este truco, por ejemplo, en el ámbito laboral cuando felicitas a un compañero de trabajo por lo que hizo.

De esta forma estarás mostrando que eres justo, honesto y seguro de ti mismo.

Comparte abiertamente tus errores

Muchas personas piensan que tienen que esconder sus defectos y dar la mejor imagen de sí mismas.

Y es que en realidad las personas no te juzgan por tus errores, sino por la percepción que tu mismo tienes de tus errores.

Si eres honesto sobre tus imperfecciones transmitirás la idea de que no tienes miedo de que te vean como eres.

Cómo ganar respeto y autoridad

También debes saber cómo hacerlo correctamente y cuándo hacerlo para que no jueguen en tu contra.

La clave está en cómo lo dices y tienes dos formas en este caso.

Una, puedes hablar sobre tus errores en broma; o dos, puedes hablar de ellos como cosas que pasaron en una sola afirmación.

Eso sí, sin dejar de hacer contacto visual y con un tono de voz que comunique seguridad.

Es decir, sin tratar de buscar la compasión de nadie.

Sonreír de forma natural

Por increíble que parezca, sonreír en exceso puede ser perjudicial.

Es cierto que la sonrisa se asocia a simpatía y confianza. Pero por otro lado, si lo haces demasiado la gente no te respetará de la misma manera.

Y es que sonreír en exceso es un gesto de búsqueda de aprobación.

Lo mejor es una sonrisa natural, relajada, sin enseñar demasiados dientes.

No te quedes callado

Si alguien te falta el respeto no debes resignarte a sufrirlo en silencio. Al contrario, debes defenderte.

Defenderte no implica lanzar una respuesta, lo cual solo hará que las cosas empeoren.

En su lugar, muestra tu tacto y tu educación cuando lo hagas.

Cuando decidas decir lo que piensas habla claro y recuerda que tienes el derecho de defenderte.

Respira profundamente varias veces

Este es un truco que parece muy sencillo, pero que te ayudará enormemente a enfocar tu energía y concentrarte en lo que quieres hacer y decir.

Si te mantienes calmado y concentrado en tus acciones y palabras te ayudará a pedir el respeto que mereces por parte de los demás.

Las personas respetadas saben cómo mantener la calma en situaciones tensas.

Tomado de Orígenes.

También puede interesarte: La autoestima: Evaluándonos como personas

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog