18 años de siembras y cosechas; por Alexander Lugo

//
10 minutos de lectura

La Siembra del Cuatro, es la labranza de la dignidad
cultural venezolana,
en pos del hombre universal
que florece en cada sonido del alma
(Hurtado / Mendoza)

Este lunes cuatro de abril se cumple la mayoría de edad del programa musical, centrado en nuestro instrumento nacional como protagonista, más relevante y de más altos logros de nuestra historia musical reciente. Concebido inicialmente como festival competitivo, se ha diversificado orgánicamente como un dinámico movimiento de divulgación y promoción de nuestros jóvenes valores ejecutantes del Cuatro, desde el orden interpretativo -tanto como solistas, como en la importante función de cuatristas acompañantes-, hasta la de compositor, docente, arreglista y luthier.

Con la intención de promover el desarrollo de los ejecutantes y por ende del instrumento musical que representa y define más nuestra identidad musical, el Cuatro, se ha desplegado, gracias a ‘La Siembra’, una plataforma de proyección artística a nivel nacional e internacional, contagiando con esto, a estudiosos y seguidores de nuestra música nacional en sitios tan lejanos como Japón, por nombrar un solo país, donde es sorprendente el fervor que cada día toma nuestra música.

De cómo nació este fabuloso movimiento, de su rutilante trayectoria, de los grandiosos solistas, virtuosos que brillan con luz propia y que han pasado por sus festivales, y en fin de las proyecciones y cosas aún por hacer, nos hablarán, en un dialogo cruzado a tres voces, su creador Asdrúbal “Cheo” Hurtado (ChH), Marco Tulio Mendoza (MTM) y Fernando Millán (F.M). Nos limitamos a triangular y ‘poner a conversar’ desde la distancia, a estos protagonistas y custodios del significado de la fértil cosecha de “La Siembra del Cuatro”.

El Ensamble Gurrufio comenzó a hacer unos talleres de “Aprende y Toca con el Ensamble Gurrufío”. Entonces qué era lo que hacíamos: Que Laya agarraba sus alumnos de maracas, yo los de cuatro, Luis Julio flauta y “Zancudo” los de bajo. Ahí empezaron a llegar muchachos que algunos los conocía, por ejemplo Héctor Molina fue para esos talleres, Carlos Capacho, y así otros, imagínate estamos hablando del 2002, 2003; y siempre la clase mía tenía más gente pues, de allí salieron un poco de muchachos que yo conocí, tocaban “Apure en un viaje”, tocaban “El Pajarillo”, tocaban cosas de los discos de ‘Gurrufío’ y de los discos míos. ((ChH)

Ensamble Gurrufio

Nació de una visión responsable, orientada hacia las acciones de promoción y desarrollo del instrumento por excelencia de nuestra identidad musical, “el cuatro”; utilizamos como pretexto temporal, la celebración de una fecha cabalística, “día cuatro, del mes cuatro, del año dos mil cuatro” y su relación homófona con el instrumento, circunstancia por demás incitadora de encuentros de sueños y acciones.(MTM)

En Ciudad Bolívar hice la primera reunión, yo era Director de Cultura, claro ahí me apoyé también del estado e hice la primera reunión ahí, otra en Carúpano, luego creo que en Barquisimeto, Caracas… oye vale eso fue un éxito. Ese mismo año 2004, junio o julio, ya estábamos haciendo el primer festival -internacional- porque invité a cuatrista que ya yo había dado talleres en Colombia y en Aruba. Y vinieron de Aruba y vinieron de Colombia, comenzó el festival con carácter internacional de una vez. Entonces de ahí todo lo que ha continuado pues, se han hecho alrededor de siete concursos, y otros han sido encuentros, o sea festivales participativos más no competitivos, se han hecho festivales de composición. ¿Por qué? porque normalmente el Cuatro como repertorio no tenía, o no se habían hecho melodías con el cuatro, sino que nosotros versionábamos el “Diablo Suelto”, “Los Potes de San Andrés”, la música de Lauro, los Joropos. (ChH)

En cuanto al origen, la génesis de ‘La Siembra’, recuerdo que fue, según las propias palabras del psiquiatra Mendoza Vielma, quien era a la sazón, Director de Cultura de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado, y en una ocasión que fuimos a bautizar un disco que le hicieron a Bracho [Ibrahim], fui como guitarrista, “Purrungo” [José Salazar] como mandolinista, Argenis Zabala “el guardiero” como bajista, y Bracho como cuatrista. Fuimos a Barquisimeto, eso debe haber sido entonces, a finales del 2003 o comienzos del 2004, y nos refería Marco Tulio Mendoza Vielma (ese era su nombre) él es psiquiatra por cierto, que en la terraza de su casa allá en Santa Rosa, Barquisimeto, que: “aquí en esta vista que tienes acá, soñábamos conjuntamente con Cheo la fecha por emblemática de que el cuatro de abril de 2004, por la coincidencia de 4, 04, 2004, se escogió como la fecha de inicio, de arranque de La Siembra del Cuatro”. No sé si sería de la charla de estos personajes, -Cheo Hurtado y Marco Tulio Mendoza- de dónde
provino el nombre de ‘La Siembra’. (FM)

Asdrúbal “Cheo” Hurtado

Entonces se me comenzó a prender el bombillo y dije hay que hacer algo, y una vez Ernesto Laya me presentó a un muchacho de Carabobo, Nelson González, y cuando vi a Nelson dije, definitivamente sí hay que hacer algo. Y entonces esa fue como la chispa pues, que prendió la cosa, y andaba con esa idea. Eran siete, ocho, nueve muchachos que tenían destrezas y se lo comenté a Marco Tulio Mendoza una vez que fui a Barquisimeto, yo iba mucho a Barquisimeto, “mira vale tengo una idea de hacer un festival”, y le comencé a contar, bueno lo que había pasado después de esos talleres de “Aprende y Toca con Gurrufío”. Y le dije bueno, de hacer un proyecto: llevar el instrumento a las escuelas a todos los niveles, sembrar las maderas, en cada estado poner un taller de luthería de fabricación de instrumentos… Y él me dice en el trayecto del aeropuerto al hotel: “Cheo eso que tú quieres hacer eso es una siembra del Cuatro”, yo le dije bueno ese es el nombre. (ChH)

Comentando más adelante con Cheo –recuerda Alex que yo me dediqué y nunca abandoné la docencia, hasta hace casi cuatro años que me jubilé-, yo siempre lo observé desde el punto de vista del docente, más que del músico ejecutante, y yo le decía a Cheo, le insistía, y todavía lo hago pues, que lo de ‘La Siembra’ estaba muy bien, y de hecho los resultados no pueden ser menos halagadores, que desde que aparece La Siembra del Cuatro, se ha, tanto internacionalizado como a lo interno, nunca antes se había publicado tantas grabaciones, se habían editado tantas producciones musicales, en el cual nuestro instrumento (nacional) fuera el protagonista. (FM)

Y así sale la idea, comencé a convocar a los muchachos, a buscar plata, tenía una amiga en el Ministerio…, porque este proyecto comenzó con este gobierno, las cosas hay que decirlas, por supuesto, ‘La Siembra’ tiene 18 años y este gobierno tiene veinte y pico… Entonces la primera gente que me apoyó a mí fue la del Ministerio de Cultura de este gobierno, entonces una amiga que estaba allí… y ahí comenzamos, el 04, 4, de 2004. Pero si te cuento de alguna manera grosso modo, cómo es que hemos llegado a 18 años. Ya los muchachos han traído premios de Colombia, de Estados Unidos, Grammy’s, reconocimientos y bueno ojalá esto te sirva de cómo comenzó esto que ya no es un proyecto sino una realidad. (ChH)

Muestra de ello, nombres como: Carlos Capacho, Jorge Glen, Miguel Siso, Liceth Hernández, Albert Hernández, Roney Silva, José Luis Lara, Nelson González, Luis Pino, Orianis Cedeño, Juancho García, Ernesto Ramírez, Edward Ramírez, Henry Linares, Libardo Rey, Wilfredo Cardona, Fermín Deyán; y agrupaciones de la presencia de “C 4 Trío”, quienes se pavonean por el mundo, asombrando multitudes y desconcertando positivamente a los más acuciosos maestros de las artes sonoras. Nunca antes se habían reunido tantos jóvenes talento alrededor de nuestro emblemático instrumento; definitivamente es el mejor momento cuatrístico de todos los tiempos… Para dignidad de nuestro patrimonio cultural, sus
ejecutantes hicieron vestir de gala y señorío la presencia   del cuatro como instrumento insólito en el mundo artístico universal… la mayoría noveles y de proyección artística musical local, poseedores de prodigiosa técnica, con un potencial creciente de creatividad en el manejo del cuatro y una necesidad de
expresión insatisfecha de espacios y oportunidades socioculturales. (MTM)

Yo le insistía a Cheo que había que ir un poco más allá, inclusive tuve unas conversaciones hasta con Elena [Gil], de quien yo había sido su director musical y guitarrista un tiempo, y que a la sazón ella estaba en el bloque parlamentario de Guayana en calidad de Diputada y en calidad de músico pues, en la necesidad de que el Cuatro fuese decretado como un instrumento de enseñanza obligatoria en la Escuela básica, para lo cual había que prever entonces, primero que había que fabricar urgentemente unos cincuenta mil cuatros pues, para dar efecto a esa medida y en segundo término elaborar el “Manual” de tocar el Cuatro, porque ya desde entonces era a ‘ojos vista’ que no existía un manual, lo único que existía eran unas directrices, que si mal no recuerdo fueron hechas por Jesús Torres en aquel célebre convenio con el Ministerio de Educación. De hecho al día de hoy sigue la cosa igual, no existe un método, sino tantos métodos como profesores y/o ejecutantes de Cuatro hay. Al punto de que incluso es el objeto de la Tesis de Doctorado de mi esposa Maritza Ramos de Millán, en la cual se demuestra y con entrevistas a varias personalidades, tanto cuatristas, compositores, docentes, de que efectivamente no existe a la fecha el método de Cuatro. Yo creo que eso es todavía materia pendiente. (FM)

Nos ocupará en el tiempo por venir, la consolidación de una enseñanza masiva del instrumento en la infancia venezolana, para ello, resulta indispensable la preparación pedagógica de personal y la aplicación de métodos innovadores en la enseñanza del versátil instrumento. (MTM)

Y en cuanto a eso mismo, por allá forzaron la barra, el maestro José Antonio Abreu, cuando impelido no sé si por la sugerencia, o imposición, no lo sé, del Comandante Chávez, de que El Sistema debía incluir la música venezolana, y él (Abreu) lo hizo de una manera un tanto precipitada, al punto de que se hace el Programa ‘Alma Llanera’, era como un hijo bastardo de El Sistema de Coros y Orquestas Juveniles de Venezuela. Esto permanece igual, de hecho los instructores de Cuatro que están adscritos a El Sistema, que están trabajando con esos muchachos que incorporaron “mira no, ponte ahí a dar clases de Cuatro”, y en efecto ninguno tiene un método como tal o tienen igualmente el mismo problema de que no existe “El Método”, sino que cada quien aplica por su lado las maneras como él aprendió, o como él cree que debería enseñar. (FM)

Entonces comenzamos a construir también un repertorio del ‘Cuatro para el Cuatro’. Composiciones bueno, que Hernán [Gamboa] ya tenía cosas y Freddy [Reyna] alguna más que otra, no sé otros cuatristas que hayan compuesto… bueno creo que los temas de Jacinto Pérez posiblemente tenía algunos de ellos.
(ChH)

Pero de hecho que eso me parece materia pendiente, pero también conveniente sería que es delicado, por cuanto significaría el hecho de hacerlo obligatorio y de incluirlo en el programa de educación básica, eso de que el método de Cuatro no existe y la necesidad perentoria de hacer los instrumentos requeridos para tal objeto. Y como cuestión de que yo le oponía, no era una discusión así… eran mis observaciones par con Cheo, lo de ‘La Siembra’ era algo más bien eventual, y lo otro tenía un fin que iba más allá, que iba ya a insertarlo en los planes de educación, la inclusión del Cuatro como instrumento en la Escuela básica obligatorio para toda Venezuela. (FM)

Igualmente y de importancia estratégica, el rescate, promoción y divulgación de las técnicas de elaboración de los instrumentos, conocimientos hoy en manos de destacados Luthiers populares y académicos. Necesitamos cuatros, cuya capacidad sonora y de afinación, protejan la educación musical exquisita de nuestros niños, niñas y adolescentes. (MTM)

Pero un hecho es que ‘La Siembra’ ha tenido un éxito, un impacto y una trayectoria que se mantiene vigente y siempre en expectación. En conversaciones con Cheo me dice que cada vez es más difícil realizarlo, que él quisiera pues ya que los muchachos productos de esto, tomasen las banderas pues… que se encargasen ellos de seguir su trabajo, profundizar lo de ‘La Siembra’, y ver un poco más allá de eso en cuanto a los programas de educación. (FM)

Bueno y ahorita como tú lo sabes Alexander, está la gran noticia que vamos a tener ese espacio en la Universidad Central de Venezuela con la Creación de nuestra cátedra: “La Cátedra Libre de Cuatro Venezolano”. (ChH)

Con esta “gran noticia” de la creación de la Cátedra que anuncia el maestro Cheo Hurtado, redondeamos las conversas. El Diseño Curricular elaborado por quien esto escribe y por la maestra cultora Milagros Figuera, ya ha sido presentado y discutido con una comunidad de cuatristas venezolanos de larga trayectoria y expuesto en sus primeras instancias, ante las autoridades de la UCV.

Seguirá, ya en su mayoría de edad, su trayectoria ‘La Siembra’ -ahora a nivel universitario- dando sus valiosos frutos y en camino indetenible hasta la Unesco. La cosecha de estos fértiles campos creativos, labrados por manos virtuosas tan conocedoras y puras, han plantado las semillas que germinan y se desarrollan, dejando su brillante trascendencia.

Autor: Alexander Lugo Rodríguez
2 de abril de 2022

Curadas | Vía Di-Sonancias

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog