Insomnio

El insomnio y la economía. Corea del Sur como ejemplo +Video

4 minutos de lectura

En países como Corea del Sur crece una industria del sueño con todo y su cuadro económico. Y es que el insomnio no solo tiene consecuencias en el ámbito médico.

El insomnio y la economía. Corea del Sur como ejemplo.

Aunque no se crea el insomnio impacta en las estadísticas de la economía.

El insomnio y la economía: Sociedades «zombies»

Una sociedad «zombi» podría tener consecuencias catastróficas para la economía mundial, revela un estudio de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, publicado en el diario Sleep.

Una de cada tres personas en el mundo tiene problemas relacionados con el sueño.

Según encuestas, un 35 % de los británicos sufren de falta de sueño, así como un 35 % de los estadounidenses o un 30 % de los canadienses.

El insomnio y la economía: Impacto en las finanzas

Analizando el impacto económico del insomnio Oxford evaluó costes asociados a los sistemas nacionales de salud, los cuidados fuera del sector sanitario y la pérdida de productividad en el trabajo.

Asimismo, el aumento del riesgo de sufrir un accidente.

el insomnio y la economía

Por ejemplo, en Australia el coste financiero directo fue en el año 2016 de 17.800 millones de dólares, perjudicando especialmente al ámbito empresarial.

Mientras que el coste indirecto derivado de la falta de bienestar por este motivo ascendió a 27.300 millones de dólares.

El insomnio y la economía: El ejemplo de Corea del Sur

Revisemos el caso emblemático de Corea del Sur, una sociedad altamente influida por el insomnio.

Como se conoce, en solo unas pocas décadas se convirtió de uno de los países más pobres del mundo a un emporio tecnológicamente avanzado.

Ha sido una población impulsada por un nacionalismo colectivo.

Esto los alentaba a trabajar más duro y más rápido degenerando en que su gente está sobrecargada de trabajo, estresada e insomne.

La adicción a los fármacos se ha convertido en Corea del Sur en una epidemia nacional, estimándose que miles de los ciudadanos dependen de pastillas para dormir.

El problema se agrava cuando a los medicamentos se le suma también la ingestión de alcohol.

El insomnio y la economía

El insomnio y la economía: Preocupante adicción

La psiquiatra Ji-hyeon Lee, de la Dream Sleep Clinic – Clínica del Sueño -, con sede en Seúl, la capital, dice que con frecuencia atiende a pacientes que toman hasta 20 píldoras por noche para dormir.

“Por lo general, lleva tiempo conciliar el sueño, pero los surcoreanos quieren dormir muy rápido y por eso toman medicamentos”, afirma la facultativa.

“Ha habido casos de accidentes automovilísticos causados por una persona sonámbula”, refiere sobre las drásticas consecuencias de la falta de sueño.

Esta situación general de falta de sueño ha incidido también en los cuadros económicos.

Y es que el insomnio ha empujado una floreciente industria para atender a aquellos que no pueden conciliar el sueño.

Registros de 2019 situaban el valor del mercado del sueño en unos 2.500 millones de dólares.

Industria del sueño

Esta industria ha forjado la instauración creciente en Seúl y otras ciudades surcoreanas de establecimientos comerciales dedicados al rubro del sueño.

Se expenden desde sábanas perfectas hasta cómodas almohadas que invitan a dormir bien.

Asimismo, las farmacias ofrecen remedios herbales y tónicos para dormir, junto con los medicamentos convencionales.

Ahora se le brinda también un enfoque tecnológico al asunto.

El insomnio y la economía

Meditación vs. falta de sueño

Ello explica el lanzamiento de una aplicación para la meditación: se llama Kokkiri.

Busca ayudar a jóvenes estresados.

Daniel Tudor, promotor de la iniciativa, manifiesta que «tuvo que que volver a importar y empaquetar la meditación como una idea occidental para otorgarle atractivo».

Esto porque la juventud surcoreana, en un territorio históricamente budista, percibe la meditación como una actividad propia de personas mayores.

Por otra parte, monjes budistas como Hyerang Sumin organizan retiros espirituales para que las personas privadas del sueño puedan meditar y absorber las lecciones espirituales.

‘’Tradicionalmente, era raro ver a jóvenes venir y buscar las enseñanzas budistas. Ahora están sacando mucho provecho de sus interacciones con la estancia en el templo”, expresa el religioso.

Testimonios interesantes

Algunos han aprendido a hacerse responsables de su estrés.

‘’Todo empieza por mí; todos mis problemas parten de mí. Eso es lo que he aprendido aquí”, explica Lee Hye-ri, una participante en estas actividades.

Pero delinear a nivel individual la solución a la falta de sueño y el estrés tiene sus bemoles.

Quienes indican que estos trastornos son causados por una cultura laboral irrazonable y por las presiones sociales critican tal enfoque.

Creen que equivale a culpar a las víctimas y que lo que se requiere para solventar la situaciòn son cambios profundos en la sociedad surcoreana.

La joven Ji-Eun es un ejemplo de tantos trabajadores que prefirieron renunciar a sus puestos laborales para trabajar horas razonables de manera independiente. Con la pandemia, desde casa.

Ella acude a la Clínica del Sueño para superar su insomnio.

“¿Cuál es el punto de trabajar tan duro ahora que logramos llegar tan alto como país? Deberíamos poder relajarnos”, señala.

A nivel epidémico

Eso urge en un país caracterizado no solo por sus altos niveles de falta de sueño.

También por tener una de las tasas más altas de suicidio ente las naciones desarrolladas, el consumo más alto de licor fuerte y una gran cantidad de individuos que usan antidepresivos.

El paradigma es que el sueño demanda de una inversión cuyos resultados difícilmente pueden verse a corto plazo.

Investigadores determinan que estamos atravesando una epidemia mundial de falta de sueño.

«Algunos por trastornos clínicos, otros por la presión de un trabajo competitivo, actividades sociales y familiares; y, otros, por no darle prioridad a dormir bien, por elección o ignorancia”, acotan los expertos.

Tomado de La Nación, Vorterix.

También puede interesarte: La sexsomnia: Conozca cómo es tener sexo mientras se duerme.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog