Felicidad

El exceso de positivismo puede resultar negativo

2 minutos de lectura

«La positividad emocional es una parte esencial de una vida sana, pero tampoco se puede estirar tanto como tampoco conviene forzar un músculo cuando entrenamos».

El exceso de positivismo puede resultar negativo.

Pretender demasiada felicidad puede ser tóxico.

La felicidad se vende como un éxito que hay que alcanzar en la vida.

Como toda meta no se alcanza sin trabajo duro.

El exceso de positivismo afecta: Estudio sobre bienestar

Pero lo cierto es que cada vez más más se niega esta concepción propia del mundo de la autoayuda, que dice que eres el único responsable de que seas feliz.

Un estudio publicado por Sientific Reports encuestó a 7.743 personas de 40 países sobre su bienestar.

Los consultaron sobre la frecuencia con la cual experimentaban emociones positivas o negativas y cómo de satisfechos se sentían.

Establecieron patrones emocionales del tipo: «las personas que se sienten más felices son más valiosas» o «la sociedad presiona a la gente para que no se sienta deprimida o ansiosa».

El exceso de positivismo afecta

Presión social contraproducente: El exceso de positivismo afecta

Los resultados demostraron que las personas que sentían una mayor presión social para ser felices estaban menos satisfechas.

Tenían una puntuación más alta en lo que correspondía a estrés, depresión y ansiedad.

Lo cual equivale a decir que la felicidad no se mide sobre las expectativas a alcanzar sino que cuanto más liberado te sientas de esa presión más bienestar sentirás.

En las redes sociales, sobre todo, se verifica el fenómeno de caer en el engaño de la comparativa y pensar que nunca podremos llegar a ser como quienes se manifiestan felices.

El exceso de positivismo afecta: No se puede estirar como un músculo

«La positividad emocional es una parte esencial de una vida sana, pero tampoco se puede estirar tanto como tampoco conviene forzar un músculo cuando entrenamos».

Esto lo afirma el neurocientífico Erman Misirlisoy en un artículo en la publicación Medium.

«Si la positividad se convierte en excesiva, sobrecargarás tu salud mental con expectativas poco realistas».

El exceso de positivismo afecta

«Puedes lograr ser feliz sin estar pensando constantemente en alcanzar ciertas metas de felicidad», manifiesta el especialista.

Se deben «hacer cosas que te hagan feliz», como por ejemplo estar cerca de las personas a las que quieres o realizar lo que te gusta.

«No hacer cosas ‘para’ que te hagan feliz», asevera el doctor.

Emociones negativas: El exceso de positivismo afecta

Misirlisoy aconseja aceptar las emociones negativas.

«Si te esfuerzas demasiado en evitarlas, tu atención hacia ellas se disparará, lo que provocará que estén continuamente en tu conciencia».

Lo que es lo mismo, si te empeñas en desechar todo lo malo serás hiperconsciente de ello y asumirás que siempre estás mal.

«En lugar de luchar contra las emociones negativas que se aproximan, flota con ellas y acéptalas», advierte el profesional.

No compararse con los demás

Especialmente hay que evitar compararse con los demás.

«Juzgar nuestra propia felicidad frente a la de los demás es la perfecta receta del desastre, porque acabamos siendo demasiado duros con nosotros mismos», asevera el diplomado.

 «Ignoramos que nuestras circunstancias son únicas y el resto de personas solo muestran lo que quieren que veamos», acota el neurocientífico.

No te compares con otros sino con tu yo del pasado.

Esa es una forma de entender tu progreso vital y, por ende, ser más feliz.

Tomado de ACV, Psicóloga María Paula.

También puede interesarte: Depresión y ansiedad: el método que ayuda a disminuirlas, según estudio.

¿Te gustó el contenido? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog