Categorías
Audios El Gocho

Audio del Gocho sábado 3 de octubre 2020 – 7:30 AM

Curadas comparte el audio del Gocho del WhatsApp del sábado 3 de octubre 2020. Resumen político de la situación de Venezuela y el mundo.

Compartir en:

Si no ha llegado el audio del Gocho, puedes entretenerte leyendo las divertidas teorías respecto a dónde está el Gocho del WhatsApp Si tienes alguna idea de su paradero, compártela.

También puedes leer el Glosario del Gocho

Conéctate con nosotros

Síguenos en las redes sociales, únete a nuestros grupos de WhatsApp y Telegram y recibe nuestro boletín diario en tu correo electrónico.

Si prefieres descargar el audio del Gocho del WhatsApp en mp3, haz clic en los tres puntos verticales de la derecha del audio, al lado de la corneta, y luego haz clic en «download» o descargar.

Dale play al audio del Gocho

Dale play al video del Gocho

¿Problemas en el condominio?

Asesoría para juntas de condominio y vecinos

Haz clic aquí para información gratuita respecto a los problemas más frecuentes de las juntas de condominio y juntas de vecinos.

Síguenos en las Redes Sociales

Recibe la selección de noticias de CURADAS en tu correo electrónico.

Únete a uno de nuestros grupos de WhatsApp para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

Únete a nuestro grupo de Telegram para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

¿No conoces algunas palabras que dice El Gocho? ¿Quiéres saber qué significan? Consulta el Glosario de El Gocho del WhatsApp.


Transcripción

¡Qué hubo, catire! ¿Cómo está la vaina por allá en Madrid?

Hoy es 3 de octubre del 2020 y son las 7:30 de la mañana. Y usted, que se fue para ese paraíso precomunista, no le queda sino evangelizar a esos toches españoles, que van a velocidad de tren bala, a estrellarse con la realidad comunista nuestra.

Y hoy, es el día de San Cipriano de Toulon, que es un obispo en la Provenza de la Galia, defensor de la fe ortodoxa sobre la Gracia de Dios, en la Francia del siglo VI.

Y ayer, las fallas de luz e internet fueron terribles, además de la décima semana sin combustible en el Táchira. 

Menos mal que existe el santo San José. Sí, pero San José de Cúcuta, que no depende de las ratas rojas, sino del deseo de no dejarse matar de estos malditos gusanos del régimen rojo, y la gente se las inventa para surtir de combustible por todas las redes de trocha, a lo largo de la frontera. 

Y usted ve en los pueblos, que le venden una gasolina en un color verde pálido… Esa viene de Viena, pero de bien adentro de Cúcuta, pues la última que compré, de la spinuchia iraní, tenía un color marrón, tipo Nestea resuelto. Sí, porque cuando el Nestea lo prepara un pichirre, es una mierda toda pálida.

Pero como no había luz, tuve que ir por los lados del Abejal de Palmira, por la autopista, y es impresionante ver la cantidad de caminantes que se van buscando una nueva vida. La mayoría de los que pregunté, venían de El Paraíso, de la tierra de “Carro de Drácula”. Primero, hacia Colombia. Algo así como un Nirvana, pero con Kurt Cobain muerto. Y después, hasta donde los lleve la ruta y la vida, al Sur.  

Y no es que estos se habían ido y regresaron por la peste china y ahora se vuelven a ir, no. Estos se están yendo por primera vez. 

Pero mi impresión es que a diferencia de los que yo vi cruzando el Páramo de Berlín en Colombia, hace 2 años, los de aquella vez, eran muchos hombres solos y adultos, largándose a buscar la vida, para ver cómo enviaban las remesas, dejando los sutes en casa con la mujer, los abuelos; y mujeres solas, con sus bebés en brazos, para trabajar y enviar algo de sustento, pero con la cara de esperanza.

Ahora no. Se van todos, grupos familiares de parejas jóvenes, con sutes de 6 años en adelante; y antes, se les veía un bolso y una maleta con sueños, y cosas de valor. Ahora, la peladera de bolas es tal, que primero, van flacos, como un gancho de ropa, y con apenas un bolsito, de la miseria de mierda chavista, que es un bolso tricolor que regalaban estas ratas, y para lo que sirvió ese guiso. Pues hoy los muchachos no van a la escuela, sino con ese símbolo es que se largan; pues este país les dio una patada por el jopo. Pero eso indica tres cosas: 

Primero, que quienes durante 21 años lograron venderle espejitos a estos ciudadanos, les estafaron, destruyendo el país, que mal que bien teníamos, a pesar de la oferta del mojón aquel, que se cambiaría el nombre si habían niños de la calle, pues toda esa gente que se ve en la carretera no tendrán más de 23 años, el más viejo; los demás, son menores de 17. Todos hijos de este gran mojón de Sabaneta, que Lucifer se lo cargó a jugar Ludo. ¡Maldita rata, mil veces! 

Segundo, que el liderazgo que asumió el protagonismo para sacarnos de esto, lamentablemente hizo posición, sin el claro deseo de buscar ganar el poder, sino jugar a buscar el poder sin un propósito claro. Y se deja ver, claramente, pues sus propuestas eran un socialismo rosado, o más de lo mismo, o “¡Quítense de ese timón, que aquí voy yo!, que yo sí lo hago mejor.” Y porque no se tuvo los arrestos para cantar las cosas por lo que son, que no es otra cosa, que si luego de tratar fórmulas que plantea la Constitución roja, no se puede, pues una solución es rogarle a San Juan Evangelista, en la persona del señor don Aldo Juan Trump, ergo, Donald John Trump. Porque esa ayuda podrá venir cuando él y los intereses americanos se alineen con nuestra necesidad. Pero mientras tanto, aquí se hace un llamado a la nueva consulta popular planteada por muchos años por el grupo del veterinario Luis “Balo” Farías, y hoy la Asamblea Nacional y el presidente Guaidó la impulsan. Muy bien. Hay que ir a firmar el día que se convoque.

Y la tercera: que estos niños, jóvenes y familias enteras, que se van juntos, sin esperar que a alguien le suene la flauta y envíe remesas, estos se van todos y dicen: “Me parecen muy bien las propuestas, pero este que está aquí, se va pal coño. Pues no tengo vocación guerrerista, ni me forman para eso, ni me invitan a un chicharrón de fiar, ni quiero caerme a tiros por estar trabajando en una banda, ni me quiero podrir en una cárcel venezolana, torturado, como el capitán Acosta Arévalo. Pero tampoco me voy a morir de hambre. Y además, mientras tanto, ni siquiera me estoy educando. De manera que échenle bolas, y después me cuentan, mientras yo llego a algún lado donde pueda sentarme, o me muero en el intento. Pero esta salida me la construyo yo.”

Ah, por cierto, y ayer, 2 de octubre, en la madrugada, corrió la noticia de que el catire y la señora Melania Trump, dieron positivo para la peste china; y ya se los llevaron al hospital militar Walter Reed, en Washington, para atenderles. 

Y de aquí salgo a la basílica de Táriba a prenderle una vela a esa pareja, porque como decía un filósofo maracucho: “¡Ve, marditos sean todos los miembros del politburó del partido chino de mierda, porque si se salva uno por lanzar esta arma biológica, que luego de un año agarró hasta al presidente americano…Vergacion!” 

Y, aquí en Venezuela, la otra tristeza, es que la banca está echando un cuento para decir que se preparan para el proceso de dolarización. Pero banca, como tal, no existe. En realidad, la banca es una cadena de telecajeros para distribuir los bolívares de comiquita, que luego los recogen en el encaje legal y tienen al ignorante como un esclavo y lo arreglan a lo cerdo y los bancos se prestan para eso. 

Es algo así, como cuando los colectores recogían los tributos de los siervos de la gleba, como el alguacil de Nottingham, en tiempos de Robin Hood, y es por eso que hoy la banca venezolana es una banda y recolectores de tributo, que luego de haberse triforrado de real, haciéndole la cama los comunistas direccionados desde Cuba. 

Y ¿qué importa Venezuela para estos sujetos, y cualquier banquero venezolano? El país está todo quebrado, en la ruina, y todos viviendo fuera del país, sobrados, con cobres para el sustento de sus príncipes o herederos, por lo menos en diez generaciones, si no se lo gastan en perico y putas.

Ah, y ahora vienen con la cova de la dolarización, para tener divisas, para cambiarlas por bolívares de comiquita y dar limosna, a cinco millones de empleados públicos y cinco millones de pensionados y ahí está el mandado hecho, de tener a la gleba entretenida, por aquello de que “…yo cumplí con la nómina.” Y ahora le van a permitir a los colectores recoger los cobres.

La banca se está prestando para que las banda de criminales trasnacionales que controla el régimen de Venezuela, lave dólares y otras divisas de todo tipo, sin ningún tipo de método de control, sin hacer el compliance, y menos revisar el origen de los fondos.

Claro, para el ciudadano común, que recibe remesas, o revende algún fardo de Harina Pan, no hay problema. Pero para los miles de millones de dólares de la droga, que tienen estos bandidos en huacas, pero ahora necesitan que los bancos les sirvan de custodios, pues no ueden cargar la bolsa de real encima, porque los pueden atracar y matar. Para eso es que quedó el concepto comercial de lo que se llamaba banca venezolana. 

Es por eso, que para que un negocio se llame banca, debe haber préstamos. Si no hay préstamos, todas las licencias la SUDEBAN debería retirarlas. Y si no prestas real, eres un colector de tributos, haciéndole el trabajo a unos tiranos usurpadores. Pero para que haya préstamos, deben haber unas reglas claras, que son: a qué tasa de interés puedes prestar -la tasa activa; a qué tasa de interés vas a compensar a los ahorristas -la tasa pasiva; y cuánto vas a dejar de encaje legal. 

Como debería ser eliminado también el Banco Central, porque aquí lo que debe haber es una economía como en Hong Kong, que es una maraca de sistema financiero y monetario, sin Banco Central; y debe tomarse en consideración la inflación, en moneda dura, y los costos de operación, y todo eso, te dará el factor sobre el cual el banco puede prestar a una tasa real positiva, y debe pagar ahorros a tasa real positiva. De lo contrario, continuará la fuga de capitales. Y si eso no lo hacen, entonces no pueden ser llamados banqueros. Son colectores de tributo y los demás somos unos pobres esclavos de la gleba. Esa es la realidad de la banca privada.

Y de la banca pública, ni mierda. Se prestaron todos los cobres para llenarse de activos, la banca del estado se presta a los miembros de la Casa Real y el partido verde, y cuando pagan -si es que pagan los créditos- con la hiperinflación básicamente obtuvieron un regalo.

Y la otra tragedia venezolana, es que no hay política monetaria. No te pagan nada. 

En Venezuela no hay política monetaria, porque no hay nada exportándose, pues lo único que están haciendo es lavando dinero, y el lavador, lo que quiere es, no que le paguen nada de rendimiento, sino que le reciban los reales, se los moneticen, se los bancaricen, y de paso, le pagan una comisión al banquero. Porque lo importante es lavar la plata de la nevazúcar. 

El efectivo lo reciben, lo custodian y después lo entregan donde el lavador lo quiera. Por eso es que para que haya dolarización, debe haber préstamos y tasa de interés.

Bueno guaro, lo dejo, pues trataré de ir a San Antonio, después de pasar por la Basílica, a buscar una insulina, pero lo más importante es que me voy para Los Tres Pinos, a darme una muenda de cochino, frito. Chao, chao.

Más audios del Gocho

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *