Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo
Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo

Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, VIII Fase – 91ra. entrega

//
13 minutos de lectura

(Continuación)

Siendo este el cuarto artículo consecutivo, en el que se aborda el tema de la reclamación del espacio geográfico integral del Esequibo, en el contexto de la cooperación vs. la reciprocidad enmarcada en las relaciones entre Venezuela y Guyana, en el que la participación de nuestro país para con la nación vecina, ha sido verdaderamente frontal en cuanto a la búsqueda de beneficios de los cuales se ha servido únicamente ese país, en la que los precios preferenciales aceptados por Venezuela en lo que representaba la importación del arroz a la dieta del venezolano, significaron para la República Cooperativa de Guyana, de acuerdo a lo manifestado por el entonces ministro de Agricultura, Robert Persaud, el mayor acuerdo comercial que su país hubiese logrado suscribir con cualquier otro, dado que los precios ofrecidos fueron superiores a los que se manejaban en ese entonces en el mercado mundial.

De allí, no fue sorpresivo para nadie que en el año 2012, época en la que se había llevado a cabo la celebración de elecciones en Venezuela, se hubiese generado la manifiesta preocupación en diversos sectores guyaneses, tomando en cuenta que el mercado del arroz en Venezuela proveniente de Guyana, se había vuelto el negocio más lucrativo para los guyaneses, por lo que las posibilidades de conformar un incremento de la producción arrocera en el territorio correspondiente al Esequibo propiamente, estaban atadas de manera obligante y precisa, a la prolongación del acuerdo firmado con Venezuela sobre este particular, es decir, que las intenciones originales de Guyana al momento de obtener su independencia en 1966, se habían hecho realidad, dado que su propuesta primaria desde ese entonces, fue la de obtener el apoyo de Venezuela para fortalecer el desarrollo de la región en el Esequibo, y no precisamente atender las aspiraciones de Venezuela sobre la recuperación del espacio geográfico integral del Esequibo.

De hecho, al revisar las noticias expuestas en algunos medios de comunicación guyaneses, prevalecía la información y opinión de diferentes expertos sobre la situación política de Venezuela, en la que se alimentó una campaña de incertidumbres, exacerbando lo que estaría en juego para el Caribe con las elecciones en Venezuela; así mismo, se manifestó abiertamente la problemática que se estaría creando para el desarrollo del Esequibo, mediante la inserción de nuevas políticas con el nuevo Presidente venezolano luego del fallecimiento del Presidente Chávez; sin embargo, a propósito de darle continuidad a la política exterior venezolana, el nuevo Presidente venezolano a partir del año 2013, le aseguró a su homólogo guyanés, durante una visita oficial a principios del mes de septiembre de ese año, darle la continuidad al comercio de arroz, además de continuar con el otorgamiento de los beneficios adicionales provistos por Petrocaribe. Un verdadero e inobjetable sentido de cooperación entre dos naciones vecinas, pero a cambio de ello, qué tipo de reciprocidad han recibido los venezolanos?

La respuesta menos esperada a través de los medios de comunicación del vecino país se puso de manifiesto a la luz pública, cuando éstos manifestaron la evidente mejora en cuanto al manejo de las relaciones entre ambos países, al haberse intentado restar la importancia debida al reclamo del espacio geográfico integral que se venía manejando hasta ese momento; en este contexto, el Gobierno venezolano a través de la máxima autoridad del Ejecutivo Nacional, dio sus declaraciones sobre el tema, dando las garantías en cuanto a la inexistencia de una amenaza para una invasión militar de Guyana, aunado a ello, afirmó también que la disputa era un legado derivado del colonialismo, dado que la misma se había iniciado a través de la desavenencia entre españoles y holandeses, hecho que no logró alcanzar una clara solución, pasando posteriormente a conformar una controversia territorial entre Venezuela y la Guayana Británica, bajo el dominio del Reino Unido.

El Gobierno de Guyana, sabiendo muy bien que no tenía ni tiene basamento alguno para demostrar realmente que el Esequibo le pertenece históricamente, aunado a que ha utilizado como argumento único la validez de una sentencia nula e írrita como lo ha sido el Laudo Arbitral de París de 1899, aprovechó la declaración emitida por el Gobierno de Venezuela, para afincarse perversamente una vez más, en neutralizar lo establecido claramente en el Artículo V del Acuerdo de Ginebra de 1966, en el que Venezuela ha ejercido distintas acciones para coartar cualquier iniciativa relacionada con el desarrollo del Esequibo, particularmente en cuanto a la explotación de los recursos naturales allí existentes, aunado a los de la plataforma continental correspondiente a los espacios acuáticos de dicho territorio, en el que hoy en día se llevan a cabo diversas actividades de extracción petrolera a través de las concesiones unilaterales otorgadas por el Gobierno de Guyana, el silencio complaciente del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, y el silencio de los países involucrados a través de Petrocaribe que favorecen a Guyana, mientras se benefician del petróleo venezolano a precios preferenciales. Cooperación vs. reciprocidad???? Dónde encaja esta correlación?

El escenario inmediato a la actuación venezolana, en aras de reforzar las relaciones bilaterales entre ambos países, conllevó también a que el Gobierno de Guyana alentase la realización de considerables inversiones brasileñas en la región sur del Esequibo, orientadas por un lado al desarrollo de la energía hidroeléctrica, y por el otro, al fortalecimiento de la conectividad como factor geográfico de primer orden, mediante la interconexión vial entre Boa Vista y Lethem, partiendo del puente binacional sobre el río Takutu inaugurado desde el año 2009.

En forma escalonada, tanteando paso a paso, en procura de medir la reacción del Gobierno venezolano y su capacidad de aguante y respuesta ante las acciones generadas por el Gobierno de Guyana en el Esequibo para el desarrollo de la región, se decidió llevar a cabo como parte del esfuerzo realizado en contra del calentamiento global, suscribirse a finales del año 2009 al acaudalado aporte realizado por Noruega, a propósito de financiar la protección de dieciséis millones de hectáreas de selvas tropicales en la región amazónica, actualmente bajo la jurisdicción guyanesa, dado que abarca una buena parte del espacio geográfico reclamado por Venezuela. Hubiese sido muy importante para todos los venezolanos que se hubiese generado en ese entonces, las objeciones necesarias que de por sí, chocan abiertamente con lo establecido en el Acuerdo de Ginebra de 1966, firmado también por Guyana, por lo que ello constituye una violación flagrante a su responsabilidad en cuanto a lo convenido en dicho Acuerdo, pero la realidad es que el convenio siguió adelante, dando con ello muestras el Gobierno de Guyana, una vez más, de su evasiva de llegar a un entendimiento sobre un territorio que no le pertenece, que no tiene basamento alguno para sustentar su pertenencia, que lo recibió obsequiado de los ingleses, que no tiene historia alguna que propugne su lucha por el mismo, y que carece de todo fundamento en materia de integridad territorial.

Hoy en día, entendiendo que el tema en cuestión es un tema de Estado y no de Gobierno, se logró como primer punto manejado entre los diferentes líderes del Gobierno y de la oposición venezolana, aceptar como primer punto de las negociaciones que se llevaron a cabo el 6 de septiembre del año 2021 en la ciudad de México, la ratificación de los derechos históricos e inalienables de la República Bolivariana de Venezuela sobre el territorio de la Guayana Esequiba, conforme a los cuales la frontera oriental de Venezuela es la medianera del rio Esequibo; así mismo, se acordó expresar el desacuerdo con la decisión de la Corte Internacional de Justicia de atribuirse jurisdicción para conocer sobre la validez del Laudo Arbitral de 1899, a partir de la demanda unilateral de Guyana.

Adicionalmente, se acordó realizar un nuevo llamado a Guyana para que retome el camino de las negociaciones directas con el Estado venezolano, a fin de alcanzar un arreglo práctico y mutuamente satisfactorio, canalizando de esa manera de forma amistosa la resolución de la controversia, en apego al Derecho Internacional y con base en el Acuerdo de Ginebra de 1966, acompañando dicho llamado con la realización de los mejores esfuerzos a la difusión pedagógica nacional y reconocimiento internacional de la posición venezolana plasmada en este Acuerdo.

Ojalá y esto no quede en simples palabras o acuerdos escritos. Esperemos pues un cúmulo de acciones que deberían derivarse de esta posición conjunta, en la que queda claro que el sol de Venezuela nace en el Esequibo.

Por: C/A (r) Dr. José Chachati Ata

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog