Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo
Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo

Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, VIII Fase – 87ma. entrega

//
5 minutos de lectura

(Continuación)

El día 28 del mes recién transcurrido, fue publicado que la empresa norteamericana ExxonMobil había anunciado el hallazgo de una significativa cantidad de petróleo en la zona marítima Atlántica asignada unilateralmente por el Gobierno de Guyana a la citada empresa. El escrito presentado hizo referencia global a la costa de Guyana, agregando que dicho descubrimiento se sumaba a la creciente lista de campañas de exploración que habían sido exitosas frente a la nación sudamericana; y por supuesto, en ningún momento se hizo referencia a la ilegitimidad de dicha acción, por cuanto dicha compañía viene desde hace algunos años realizando actividades económicas en un área que se corresponde al espacio geográfico integral del Esequibo, actualmente en litigio entre Guyana y Venezuela, ni tampoco se mencionó que ello seguía siendo una violación evidente e ineludible del Gobierno guyanés en cuanto a lo establecido en el Acuerdo de Ginebra de 1966, así como tampoco se señaló que el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas debió haberse manifestado al respecto, sabiendo la ilegitimidad de dicha acción y sobre todo, por el rol que le ha correspondido adoptar, guardando con ello, un silencio ensordecedor que grita por todos lados su complicidad y aceptación de esta aberrada labor.

El descubrimiento antes señalado se realizó en el bloque Stabroek, a través de las acciones de perforación ejercidas por el buque Stena Drillmax, mientras que se está realizando una perforación paralela por el buque Noble Don Taylor, y con ello, ExxonMobil ve al menos seis proyectos en línea para su ejecución en el año 2027, así como también, ha visualizado el potencial de desarrollo de hasta diez proyectos para desarrollar su actual base de recursos recuperables. La funcionalidad de esta empresa, se viene ejecutando en el Bloque Stabroek, cuyo espacio marítimo es operado por Esso Exploration and Production Guyana Limited, afiliada de ExxonMobil, con una participación del 45 por ciento; por otra parte, Hess Guyana Exploration Ltd. posee una participación del 30 por ciento y CNOOC Petroleum Guyana Limited, una subsidiaria de propiedad total de CNOOC Limited, posee una participación del 25 por ciento.

Es importante recordar, que la empresa ExxonMobil ha estado operando con el permiso unilateral del Gobierno de Guyana desde el año 2008, realizando su primer descubrimiento en el 2015, en el área Liza-1; así mismo, la compañía comenzó la producción en diciembre de 2019, a partir del desarrollo de la Fase 1 en dicha área. El último descubrimiento realizado, se agrega a los recursos recuperables estimados del Bloque Stabroek de aproximadamente ocho mil millones de barriles de petróleo. Ello constituye para Guyana una razón adicional para seguir defendiendo sus intereses en cuanto al espacio geográfico integral del Esequibo se refiere, considerando que al no tener el soporte histórico que le permita demostrar ante Venezuela y el mundo sobre la pertenencia del Esequibo como territorio legítimo heredado de los ingleses, ha utilizado el argumento que había quedado atrás con la firma del Acuerdo de Ginebra de 1966, retomándolo nuevamente a través de la Corte Internacional de Justicia, cuyos gastos por la cantidad de quince millones de dólares fueron sufragados por el empresa ExxonMobil, en el se pretende dirimir la validez o no del Laudo Arbitral de París de 1899.

En el caso de Guyana, la cesión del espacio geográfico integral del Esequibo mediante la devolución a su legítimo dueño, Venezuela, significaría no solo la pérdida de las dos terceras partes del territorio continental, sino también de los espacios acuáticos en el Atlántico, cuya plataforma continental contiene un valor fundamental para el desarrollo y la economía de ese país, aunado a la liberación de sus pretensiones en cuanto a cercenar la libre salida de Venezuela hacia el Atlántico, mientras que para Venezuela representaría la anexión de una quinta parte del territorio actual, complementado con los espacios acuáticos respectivos. También, es importante recordar que en nuestro territorio venezolano enmarcado en lo que debería ser el Estado Esequibo, existen yacimientos petroleros, además de minerales como el uranio, oro, diamante, bauxita, manganeso, madera, etc., además de la riqueza hídrica natural existente a través de las diversas cuencas hidrográficas, y la biodiversidad correspondiente a la zona conexa en el Amazonas, razón por la que ambos países se han acusado de verse afectados en cuanto al desarrollo de sus economías. 

Guyana al haber utilizado la combinación de su poder táctico y del poder estructural situacional al igual que el agregado, ha venido asegurando que Venezuela ha venido perjudicando las actividades que ese país desarrolla en su zona económica exclusiva, al igual que el Gobierno de Venezuela ha exacerbado que las actividades económicas de Guyana constituyen un obstáculo para sus empresas siderúrgicas ubicadas en el Estado Bolívar, y aunque no hay una claridad definida sobre el resultado final, el Gobierno de Guyana confía en que la Corte Internacional de Justicia resuelva la disputa mediante la aprobación sobre la validez de la sentencia de París de 1899. Hay mucha tela que cortar aun sobre esta materia.

Mientras tanto, los problemas internos de Guyana se complican, dado que su campo de acción manipulado por intereses de terceros se suman a la posible y muy corta visión que tuvo en cuanto a la decisión que tomó de acudir oculto bajo los pantalones de terceros, y a expensas del poder de decisión de otros, sin haber evaluado y entendido que esa nación será eterna vecina de Venezuela y no de terceros, por lo que la imprudencia de haber intentado darle la espalda al Acuerdo de Ginebra, constituye una aberrada decisión que ha retrasado el proceso de entendimiento; así mismo, es importante saber, que ell Canciller de Surinam, Albert Ramdin, había mencionado hace poco en la Cumbre de la Cuenca de Guyana 2021, que debería haber una alianza con la Guayana Francesa y Venezuela para crear una segunda OPEP. Un efecto sándwich para Guyana que generará ineludiblemente un efecto dominó por razones geográficas y geopolíticas obvias, dado que Surinam viene buscando incentivar lazos con Venezuela, lo cual debe ser muy bien aprovechado por nuestro país, en razón de tener ambas naciones reclamando territorio usurpado por Guyana.

Considero que el esfuerzo realizado por Venezuela ante Guyana desde que esa nación obtuvo su independencia, e inclusive ante el CARICOM, NO ha dado el resultado esperado, sino que ello ha sido un aprovechamiento abierto y osado de parte de todos ellos en contra de nuestro país, dado que en las votaciones realizadas, siempre han desfavorecido a nuestra nación, lo que ha traído un sensible desequilibrio al no haber reciprocidad de ninguna índole, sumatoria de hechos que nos ha hecho ver como un país que actuado con cierta debilidad, al haber aminorado el verdadero peso que ameritan las distintas acciones ejercidas en el tiempo, consintiendo además en permitirles la exploración y explotación de las riquezas del territorio en provecho exclusivo del pueblo guyanés pensando que así se ganaría el voto del CARICOM, cuando la realidad ha sido tendiente de manera continua en mantener el statu quo a favor de Guyana. Ello nos obliga a una actuación con mayor prudencia y con la lupa puesta en uso constantemente ante la poca fiabilidad de estas naciones. No perdamos de vista esta coyuntura geopolítica regional.

Por: C/A (r) Dr. José Chachati Ata

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog