Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo
Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo

Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, VIII Fase – 98va. entrega

//
7 minutos de lectura

(Continuación)

La magnitud territorial del espacio geográfico integral del Esequibo, luego de la incorporación del Derecho del Mar para la delimitación de los espacios acuáticos, aplicable a aquellos países con costas hacia dichos espacios, y en el caso de Venezuela y Guyana, adaptable posteriormente a la sentencia del Laudo Arbitral de París de 1899, y que dio cabida a la necesidad de la delimitación marítima de los espacios acuáticos en el Océano Atlántico, conllevó a que el Estado venezolano, tomando en consideración la delimitación de la Guayana Francesa con Brasil, y el Tratado de delimitación marítima realizado entre Venezuela con Trinidad & Tobago, arrojase la posibilidad de un trazado temporal con Azimut 070º, el cual se iniciaría desde Punta Playa, pero ello no ha implicado en ningún momento que dicha marcación verdadera se haya decretado como límite o frontera, puesto que nuestro verdadero límite en el mar debería partir al menos desde la media de la desembocadura del Río Esequibo.

Ahora bien, mientras se realiza el proceso de entendimiento entre las partes involucradas para la recuperación del espacio geográfico en disputa, el Estado venezolano como fiel garante del territorio que históricamente le pertenece, debía y debe ejercer continuos actos de presencia para el ejercicio de la soberanía, siendo establecidas en ese entonces las distintas áreas operacionales que ameritarían un patrullaje continuo y constante de parte de la Armada Bolivariana; sin embargo, en el año de 1999, a espaldas del Acuerdo de Ginebra de 1966, e irrespetando el Tratado de Límites de Venezuela ya realizado, que de paso NO fue protestado en su momento por el Gobierno de Guyana, el mismo otorgó concesiones para la exploración y explotación de hidrocarburos en áreas que tenían como punto de inicio, la línea de delimitación establecida en el Tratado de límites entre Venezuela y Trinidad y Tobago. Dicho intento conformó una actuación provocadora en el campo geoestratégico, inverosímil y patética, al realizarse sin ningún tipo de basamento jurídico, ni entendimiento con el Gobierno de Venezuela o de Trinidad & Tobago.

A diferencia de Guyana, a mediados del año 1999, el Gobierno venezolano SÍ protestó el otorgamiento de las concesiones al Gobierno de Guyana, dado que éste se había tomado atribuciones fuera de todo contexto jurídico, al adjudicar las mismas a las empresas Exxon y Century GY en las áreas marinas y submarinas ubicadas entre el límite marítimo de Trinidad & Tobago con Venezuela y el trazado del azimut 070, cuyo espacio acuático en sí, se corresponde indiscutible e ineludiblemente a la proyección del Estado Delta Amacuro hacia el Atlántico.

Posteriormente, entró en vigencia la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo contenido en su artículo 10, correspondiente a la conformación territorial y demás espacios geográficos de la República, excluyó la sentencia del Laudo Arbitral de París de 1899, por lo que el territorio de Venezuela quedó configurado por los espacios geográficos de la Capitanía General de Venezuela de 1810. Posterior a la sentencia del Laudo Arbitral de 1899, Punta Playa, para los británicos y luego para el Gobierno de Guyana, quedó como el punto geográfico a partir del cual se iniciaría el reclamo del espacio geográfico integral del Esequibo por parte de Venezuela, hecho que jurídicamente está demostrado que se encuentra fuera de todo contexto, puesto que la frontera venezolana en esa región no es Punta Playa, sino el Río Esequibo.

Por su parte, Surinam, país ubicado al este de Guyana, amenazó en su momento con tomar las acciones necesarias contra el Gobierno guyanés, dado que éste le había otorgado unilateralmente concesiones a la empresa petrolera canadiense CGX Energy Oil Group, y para Surinam, dicha empresa pretendía colocar su plataforma de explotación en los espacios acuáticos de ese país, muy próximo al límite fronterizo establecido por el Gobierno de Guyana en el año de Adicionalmente, la empresa petrolera venezolana, Pdvsa, había aprobado la estructura organizacional del Proyecto denominado Plataforma Deltana, cuya triangulación operacional comprendía tanto la plataforma propiamente dicha, como Pedernales en el Estado Delta Amacuro y Guiria en el Estado Sucre, siendo ello configurado como forma de acción inmediata al planteamiento de la Cancillería venezolana, la cual había solicitado ante el Ejecutivo Nacional la necesidad de reafirmar mediante actuaciones contundentes y ejercicios, la soberanía y jurisdicción venezolana en las áreas marinas y submarinas del Estado Delta Amacuro.

En este marco de actuaciones requeridas para neutralizar la descalabrada pretensión guyanesa, Venezuela y Grenada acordaron en el año 2001 llevar a cabo la delimitación de las áreas marinas y submarinas respectivas, recordando que ella, Grenada, forma parte de las Islas del Caribe Oriental, y de hecho, se iniciaron los primeros estudios y aproximaciones; sin embargo, el Gobierno de Grenada suspendió el proceso, presumiéndose que ello se hizo por razones de solidaridad con la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECO), la cual fue creada el 4 de julio de 1981, con el objeto fundamental de agruparse, para protestar y oponerse al derecho que manifiesta tener la República Bolivariana de Venezuela de exigir una zona económica exclusiva que le otorga el statu de Isla de Aves; en este contexto, si observamos la cordillera naciente desde la Península de Paria en el Estado Sucre, se percibe que existe una bifurcación geológica que nace allí y se sumerge en el Mar Caribe, continuando su prolongación hasta emerger de nuevo en un espacio territorial que se corresponde con lo que es Isla de Aves, reconocida por los Estados Unidos de América, y firmada en su Tratado respectivo con Venezuela, permitiendo con ello realizar la delimitación actual de Venezuela al norte con Puerto Rico.

Ahora bien, en este conglomerado de eventos ocurridos con frontal choque de intereses, en el mes de febrero del año 2002, el Gobierno de Guyana envió su comunicado tanto a Trinidad & Tobago como a Venezuela, y a la Comisión de Plataformas Continentales de la ONU (CSCL), en las que manifestaba su cuestionamiento sobre el Tratado de Límites efectuado entre Trinidad & Tobago con Venezuela de 1990; pero ese mismo año, Venezuela y Trinidad & Tobago, firmaron un memorando para la explotación conjunta de pozos gasíferos en áreas limítrofes, iniciando Pdvsa las perforaciones respectivas en la plataforma Deltana, ubicada en la fachada marítima del Atlántico, frente al Estado Delta Amacuro.

Para darle mayor complejidad a la ecuación matriz de esta situación, en el año 2003, Guyana y Barbados firmaron un acuerdo para explotar sus zonas económicas exclusivas, en la que ambas partes actualmente solapan sus respectivos trazados de acuerdo al criterio establecido por estos; y le notificaron a la Organización de las Naciones Unidas su desacuerdo con el tratado de delimitación de Trinidad & Tobago con Venezuela, mas fue el 14 de febrero del 2004, cuando por primera vez y en el contexto de unas declaraciones relacionadas con la controversia pesquera con Trinidad & Tobago, el Primer Ministro de Barbados se refirió al Tratado de Venezuela con Trinidad y Tobago firmado desde 1990, manifestando que el mismo afectaba los intereses de Barbados. Dos días después, el Gobierno de Barbados inició un procedimiento de acuerdo con la Convención del Mar de 1982, para solicitar que el Tribunal Arbitral del Mar estableciera las fronteras marítimas con Trinidad y Tobago.

El 20 de febrero de 2004, la Secretaría Permanente de la Cancillería de Barbados en la Organización de las Naciones Unidas, le envió un comunicado a la Compañía Nacional de Petróleos de Trinidad & Tobago (Petrotrin), en la que objetó el Tratado de Límites entre Venezuela y Trinidad y Tobago. El 24 de febrero de ese mismo año, el Gobierno de Guyana inició el procedimiento de acuerdo a la Convención del Mar de 1982, sometiendo el reclamo del espacio geográfico de Guyana en disputa con Surinam, al Tribunal Arbitral sobre Delimitación de Fronteras Marinas; aunado a ello, con fecha del 9 de marzo de 2004, el Gobierno venezolano entregó la buena pro para la exploración y explotación de gas no asociado, en el bloque nº 3 de la plataforma Deltana a la empresa Chevron-Texaco.

Ha sido importante relatar estos eventos ocurridos, considerando que Guyana venía demostrando claramente desde hace tiempo la intención de no llegar a un entendimiento con Venezuela sobre la solución práctica y satisfactoria requerida para ambas partes, a propósito de dirimir el litigio existente sobre el espacio geográfico integral del Esequibo, a pesar que se había firmado el Acuerdo de Ginebra de 1966, en el que Guyana tiene una corresponsabilidad jurídica que ha sido flagrantemente violada, y ha expandido sus tentáculos de acción al ceder nuevas concesiones sobre los espacios acuáticos que le pertenecen a Venezuela.

Yo en lo particular le dejaría para su reflexión al lector, la siguiente interrogante: qué pasaría si en los espacios acuáticos del Esequibo, Venezuela inicia un proceso de entrega de concesiones bajo las leyes venezolanas en los espacios acuáticos correspondientes al área en disputa?

Lógicamente, ello traería una sumatoria de tensiones, en este caso un tanto necesarias a criterio de cada quien, pero como el bravucón es así hasta que el pendejo se lo permite, no creen uds. los venezolanos que es hora de cambiar nuestros paradigmas y hacer respetar de una vez por todas lo que nos pertenece?

Si Guyana ha actuado abiertamente en contra del Artículo IV y V del Acuerdo de Ginebra de 1966, y los organismos internacionales han mantenido una actuación silente y hasta complaciente, no nos concede ello legítimo derecho de la defensa ante la aberración que se acomete hoy en día en contra de nuestro gentilicio?

Por: C/A (r) Dr. José Chachati Ata

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog