Momento de la muerte

Qué sentimos al morir según las pruebas científicas

3 minutos de lectura

La transición entre la vida y la muerte podría ser mucho más experiencial, emocional e incluso psicodélica de lo que se espera.

Qué sentimos al morir según las pruebas científicas.

No importa cómo ocurra la muerte.

En algún momento la experimentaremos.

Es algo así como la vida, pero sin respiración ni circulación sanguínea.

Cuando se acerca la muerte, las personas suelen estar muy insensibles. Imaginamos un desvanecimiento somnoliento e inconsciente de la vida.

Aunque contamos con pruebas que cuentan una historia peculiar.

Qué sentimos al morir: Experimento con roedores

Científicos de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, midieron en 2013 la actividad cerebral de unas ratas de laboratorio mientras morían.

Después de que los roedores tuvieron un paro cardíaco, sus cerebros mostraron un aumento de la actividad global, con niveles de ondas gamma bajas que estaban más sincronizadas que en los estados normales de vigilia de los animales.

Ese tipo de actividad cerebral se ha vinculado con la percepción consciente de las personas.

Esto quiere decir que las ratas podrían haber estado experimentando algo mientras estaban entre la muerte clínica y la muerte cerebral.

Los humanos tenemos cerebros más grandes y complejos que los de las ratas.

qué sentimos al morir

Sorpresas en pruebas con humanos: Qué sentimos al morir

Veamos lo que ocurrió en un experimento realizado en el Imperial College de Londres, Reino Unido.

Los investigadores querían determinar las similitudes entre dos fenómenos.

Primero, las experiencias cercanas a la muerte, o ECM, que son las alucinaciones de alrededor del 20 % de las personas reanimadas después de la muerte clínica.

Y por otro lado,  las alucinaciones provocadas por DMT, una droga psicodélica que genera efecto subjetivos en las funciones cerebrales.

Hubo gran cantidad de puntos en común.

Ambas experiencias incluyeron sensaciones como «trascendencia del tiempo y el espacio» y «unidad con objetos y personas cercanas».

Qué sentimos al morir: Experiencia psicodélica

La ciencia se pregunta, entonces, si es psicodélico el sombrío proceso de incorporación.

«Creo que la principal lección de la investigación es que podemos encontrar la muerte en la vida y en las experiencias de la vida».

Esto lo manifestó el investigador Chris Timmermann, quien dirigió el examen.

«Lo que sabemos ahora es que parece haber un aumento de la actividad eléctrica. Las ondas gamma parecen ser muy pronunciadas y pueden ser responsables de las experiencias cercanas a la muerte», dijo.

«También hay regiones específicas en el cerebro, como lo que llamamos los lóbulos temporales mediales -áreas que se encargan de la memoria, el sueño e incluso el aprendizaje- que podrían estar relacionadas también con esas experiencias».

qué sentimos al morir

«En cierto modo, nuestros cerebros están simulando de alguna manera una forma de realidad», aseveró el doctor.

Acota que existe una gran posibilidad de que haya una falta de recuerdo debido a diferentes razones.

«En nuestra experiencia con el DMT psicodélico hemos visto que, cuando les damos altas dosis, hay una parte de la experiencia que también se olvida».

«Cuando una experiencia trasciende la capacidad de describirla con el lenguaje, tenemos dificultades para recordarla», asevera Timmermann.

Resultados de escaneos

Alega que hay escaneos que se realizan en personas en los que puedes reproducir, si están viendo una película, qué tipo de película están viendo.

«Las técnicas de imágenes cerebrales pueden llegar a ser tan avanzadas que leeríamos la mente de las personas, para que nos acerquemos a comprender cuáles son los mecanismos cerebrales que sustentan estas experiencias».

Sabemos que quienes han tenido experiencias cercanas a la muerte a menudo reportan sentimientos de tranquilidad y serenidad. Muestran una reducción en el estrés asociado con la muerte.

La investigación también muestra que las personas pierden sus sentidos en un orden específico.

Primero, el hambre y la sed, luego el habla y la visión.

Por estas pruebas se conoce que la experiencia de la muerte podría involucrar una conciencia elevada, posiblemente alucinatoria.

«En una sociedad como la nuestra, en la que tendemos a negar la muerte y tratamos de ponerla debajo de la alfombra, creo que esta es una de las grandes lecciones que la investigación psicodélica puede darnos: cómo incorporarla en nuestras vidas», puntualizó el especialista.

Por lo que la transición entre la vida y la muerte podría ser mucho más experiencial, emocional e incluso psicodélica de lo que se aguarda.

Tomado de BBC News Mundo, El DoQmentalista.

También puede interesarte: Efectos de la depresión: Una forma sencilla de entenderla +Video.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog