El efecto rebote: cómo evitarlo después de una dieta

El efecto rebote: cómo evitarlo después de una dieta

3 minutos de lectura

Cuando empiezas una dieta siempre tienes la duda de si será efectiva. La recuperación del peso al tiempo de terminarla es lo que se conoce como efecto rebote

El efecto rebote es el enemigo de muchas dietas, sobre todo de aquellas que prometen grandes pérdidas de peso en muy poco tiempo. Dicho de otro modo, es un efecto que consiste en el posterior aumento de peso, sobre todo de grasa, tras realizar una dieta de choque o hipocalórica.

Las dietas funcionan para perder peso, el gran reto es mantener el peso perdido. Y es que, a largo plazo, se produce lo que se conoce como «efecto rebote», es decir, recuperar más peso del perdido cuando se vuelve a los hábitos anteriores. Esto puede llevar a las personas a un círculo vicioso de pérdida y ganancia de peso que se traduce en malestar tanto físico como psicológico, pues crea un gran sentimiento de frustración. Evitarlo es posible si nos ponemos en manos de profesionales y ponemos en práctica algunos hábitos.

El efecto rebote

¿Qué es el efecto rebote y por qué se produce?

En una persona sana, la pérdida de peso se produce cuando el organismo consume más calorías de las que ingiere. Para obtener la energía extra, consume la grasa que tenemos acumulada. Por este motivo, cuando se quiere perder peso, se planifica una dieta hipocalórica, es decir, baja en calorías para que el organismo consuma la energía restante a través de las reservas.

Sin embargo, este proceso no son simples matemáticas, pues nuestro organismo es una máquina muy compleja y sofisticada que tiende a adaptarse a las circunstancias. Así, tras un periodo de reducción calórica más o menos extenso, nuestro organismo reacciona adaptando su metabolismo a esas calorías consumidas.

Es decir, que empieza a gastar menos energía que antes para llevar a cabo todas sus funciones. Además de perder menos peso según avanza la dieta, en cuanto retomamos hábitos anteriores a la dieta recuperamos, con creces y rápidamente, el peso perdido. Este es uno de los motivos por lo que, las dietas a largo plazo no suelen funcionar si no van a acompañadas de un cambio de hábitos mantenido y si no se acompañan de un ejercicio físico.

Consejos para evitar el efecto rebote tras una dieta

Pese a las dificultades, no todo está perdido, pues se puede evitar el efecto rebote con unas sencillas claves.

Huir de las dietas milagro. Huir de cualquier dieta «con apellido», como, por ejemplo, «la dieta de la piña», «dieta depurativa», «la dieta del bocadillo de jamón…’ Este tipo de dietas, además de prometer pérdida de peso rápida que no suele mantenerse en el tiempo, tienen consecuencias negativas para la salud y son poco llevaderas.

Las dietas, siempre por profesionales. Acudir a un nutricionista cada 15 días o un mes no es capricho. Es el profesional más adecuado para que tu dieta sea equilibrada y saludable además de ayudarte a perder peso, e irá adaptando la dieta a tus necesidades y a tu pérdida de peso. Y es que, en un proceso de adelgazamiento no es igual la dieta con la que empezamos a la que necesitamos para mantener el peso perdido.

La pérdida de peso, mejor progresiva. Es muy probable que la pérdida sea más acusada cuando empezamos, pero, aun así, hay que intentar que sea muy progresiva. Lo ideal sería hacerlo por etapas, con periodos de transición a dieta «normocalorica», entre los periodos de reducción calórica. De este modo, aunque el proceso se alargue, será más llevadero y es menos probable que nuestro organismo «se acostumbre» a la reducción de calorías.

La dieta debe ser fácil de seguir, por eso hay que hacerla adaptada a los gustos y hábitos de la persona que va a seguirla. También es ideal que no sea excesivamente restrictiva y contenga todos los nutrientes (hidratos, proteínas, grasas…), sin eliminar ninguno, pero en unas proporciones adecuadas.

Las dietas no son para siempre, los hábitos, sí. De nada sirve estar a dieta meses si luego vamos a volver a los hábitos que nos provocaron el sobrepeso del que queremos librarnos. Por eso, aunque las dietas no son para siempre, llevar unos buenos hábitos de vida, sí. Una dieta saludable no implica llenarla de restricciones o medir cada caloría que ingerimos, sino, llevar una dieta equilibrada, rica en verduras y frutas, proteínas saludables, frutos secos… Y sí, también caprichos de vez en cuando, pero que no sean la norma.

Ejercicio sí o sí. Hacer ejercicio cuando queremos perder peso es un pilar indispensable por varios motivos. Al consumir más calorías, la pérdida de peso será más rápida y eficaz; y es que minimizaremos la pérdida de masa muscular, y cuanta más masa muscular, más calorías necesita nuestro cuerpo para funcionar diariamente. Por eso, es esencial hacer ejercicio aeróbico que favorezca la pérdida de peso (correr, montar en bici…) como ejercicios de fuerza, que son los que ayudarán a mantener y tonificar nuestra musculatura y a aumentar la tasa metabólica basal, para evitar el temido efecto rebote. Además, la práctica de ejercicio aporta muchos beneficios para nuestra salud física y emocional, lo que hará que sobrellevemos mejor el proceso.

Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace

Tomado de 20MINUTOS

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog