Categorías
Audios El Gocho

Gocho audio viernes 13 de noviembre 2020 – 7:30 AM

Audio del Gocho del WhatsApp viernes 13 de noviembre 2020. Resumen político de la situación de Venezuela y el mundo.

Compartir en:

Si no ha llegado el audio del Gocho, puedes entretenerte leyendo las divertidas teorías respecto a dónde está el Gocho del WhatsApp Si tienes alguna idea de su paradero, compártela.

También puedes leer el Glosario del Gocho

Conéctate con nosotros

Síguenos en las redes sociales, únete a nuestros grupos de WhatsApp y Telegram y recibe nuestro boletín diario en tu correo electrónico.

Si prefieres descargar el audio del Gocho del WhatsApp en mp3, haz clic en los tres puntos verticales de la derecha del audio, al lado de la corneta, y luego haz clic en «download» o descargar.

Dale play al audio del Gocho

¿Problemas en el condominio?

Asesoría para juntas de condominio y vecinos

Haz clic aquí para información gratuita respecto a los problemas más frecuentes de las juntas de condominio y juntas de vecinos.

Síguenos en las Redes Sociales

Recibe la selección de noticias de CURADAS en tu correo electrónico.

Únete a uno de nuestros grupos de WhatsApp para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

Únete a nuestro grupo de Telegram para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

¿No conoces algunas palabras que dice El Gocho? ¿Quiéres saber qué significan? Consulta el Glosario de El Gocho del WhatsApp.


Transcripción

¡Qué hubo, amiguita, buenos días!

Hoy es 13 de noviembre del 2020 y son las 7:30 de la mañana y hoy es viernes 13, y mientras más italianos más franceses, y usted y que está a punto de comerse las uñas, por el intento descarado de fraude contra el catire Trump, pero a esa novela le falta. 

Fíjese que la farsa del señor José Bidé, ahora violando el Logan Act, la misma que él invocó para joderse en el general Michael Flynn, pues anda como candidata a reina de feria, tirando besitos por todas partes, diciendo que es el presidente electo, y resulta que el hombre está como el cuento que dice “borracho como una mica, hablando como una lora, diciendo que tiene plata y nadie le para bolas”. 

Pero la gran llamada de ayer, fue con el argentino con faldas aquel, que está en el Vaticano, para hablar del cambio climático, y quién sabe qué otras babosadas. Pues aunque los demócratas creen que la designación de unas emisoras de televisión, de radio, y los medios digitales, es suficiente para asumir el cargo para el cual no ha sido electo; y que además, los resultados están en pugna y les arde el jopo, porque además, no les han incluido para recibir el briefing de inteligencia que se le entrega al presidente o al presidente electo confirmado. 

Es que es muy sencillo: no tiene los votos; y hasta que no sea verificado, no califica para manejar información sensible, y mucho menos, cuando los demócratas, durante estos cuatro años, han demostrado que eran un colador de chismes de información clasificada, que fue filtrada y tergiversada a la prensa adversa, para generar la narrativa de que el presidente Trump era más peligroso que Godzilla suelto en los edificios de San Francisco. ¡Por favor!

Y la otra arrechera, es que para mantener esa parafernalia, al presidente electo le entregan unos reales y un presupuesto; y hasta ahora, la Oficina de Gerencia Administrativa le dijo “No se vista papito; pídale real a sus amigotes, porque reales del Estado, para usted, no hay, porque no califica.” 

Y cómo sería la apuesta de la prensa cabrona a nivel mundial, de tapar las verdades de Hunter y el señor José Bidé, que sólo el 30% del electorado demócrata, al ser encuestado, manifestó saber la verdad de los guisos de Hunter y del viejito. (Y a pesar de eso le dieron el voto) Pero el 70% de los demócratas ni se enteraron. 

Sobre todo, cuando los grandes medios taparon toda la información comprobada que fue publicada en el New York Post y censurada por los “trinos” y los “cara de libros”, y la gran pregunta, de la magia de los demócratas, es que a pesar de los miles de muertos que resucitaron para votar por correo, tío, ¿todos esos muertos votaron por Biden?, ¡no me jodas! O sea, no había ni siquiera un solo muerto republicano; es decir, que allí deberían agregar una nueva estrofa en la canción de Desorden Público, aquella que dice: (cantando) “…bajo la luz de la luna danzan los esqueletos…”, y sumarle, que los esqueletos votan demócrata, porque esa es la vaina: que lo están transformando en un dogma de fe, y para eso quieren recibir el beneplácito del señor aquel que se viste de blanco que está en el Vaticano.

Ahora, donde sí se ven muy confiados los demócratas, es que ellos creen, que en el caso particular de Pensilvania, no quieren que se siga contando las boletas. Pero además, que para el reconteo, según la norma, debe haber una diferencia que sea la mitad del 1%. Pero hay un detalle: la Constitución de los Estados Unidos tiene como norma, que quién designa al elector del Colegio Electoral, es el Poder Legislativo Estadal, y no es el Secretario General de Gobierno, que hoy en Pensilvania es un demócrata. Pero tanto el Congreso de Pensilvania, como el Senado, son republicanos, y el speaker of the house ayer, ergo, el Presidente de la Cámara de Diputados, pidió una auditoría al proceso, y con la aprobación del jefe del Congreso Estadal; es decir, que mucho antes de que llegue el reclamo de Giuliani a la Corte, y cumpliendo con lo señalado por el juez Samuel Alito, el legislativo Estadal de Pennsylvania pidió y exigió que se revise todo el proceso, porque la Constitución lo estableció sabiamente.

Es decir, todo un proceso de trabas, para que no apareciera un tramposo del camino, a robarse la vaina. Y al catire, ahora es que le queda juego. No sólo en Pensilvania, así que tenga paciencia, amiguita. 

Pues lo importante, es que el debido proceso se ha de cumplir y para los rojos, que critican el sistema electoral americano, porque es una votación de segundo piso, ergo, el Colegio Electoral americano, y no el sufragio directo, secreto y universal, ahora es que uno se da cuenta, que aunque engorroso y lento, los sabios que establecieron la República constitucional que es los Estados Unidos, enredaron el juego de tal manera, que si un presidente ganó, es porque honestamente tuvo los votos. Pero si una organización se quiere robar la decisión del pueblo, hay suficientes salvaguardas en la ley, para que el debido proceso actúe, y de verdad siga siendo una democracia; y que el gobierno del pueblo, y no lo que plantean hoy, que es una mediocracia, que es el gobierno designado por los medios, las redes y su banda de lacayos; y es por eso, que Trump no puede ceder, hasta que se cumpla the rule of law (el Imperio de la Ley) y no ceder ante los gritos de la galería de gritones y jetones, porque después de 244 años ha sido así, y será la única forma de que esa gran nación le siga dando ejemplo al planeta, de que a pesar de muchas manzanas podridas en su sistema de balances y contrapesos, sabiamente establecidos desde el siglo XVII, prevalecerá. 

Y lo que sí está claro, es que luego de la movida de mata en el Pentágono, los nuevos sujetos designados por Trump son unos halcones.

Y aunque uno de los asesores del nuevo Secretario de Defensa ha manifestado -en el pasado- que ya es hora de retirarse de Corea del Sur, de Afganistán, de Irak, de Europa…, la opinión del especialista Jack Keane dice que la reunión del nuevo team del pentágono se replantearon los objetivos y la visión y la política militar del presidente Trump, que no han cambiado. Pues quizás, el ex secretario Mark T. Esper, no estaba agarrando alineación, y el presidente no se casa con nadie hasta la muerte; y si la persona no coje el paso, lo raspa, y trae a alguien que sea capaz de ejecutar la política como la ha visualizado, qué se debe hacer. 

Eso no quita que a pesar de que sigue la política actual, y estos señores son considerados unos halcones sobre Irán, pero lo hace bien interesante y favorable a nuestra lucha; pues si bien hay un liderazgo que se queja de que el vuelco en la visión política militar del presidente Trump, sólo porque el nuevo Secretario de Defensa trajo de asesor a un hombre que tiene una posición antagónica, es pertinente entender que el presidente Trump, como buen negociante, ha mostrado piel, para poner a antagonistas y pavosos a trabajar con él; pues es pertinente tener una segunda opinión contraria, que ayuda muy favorablemente en el proceso de la toma de decisión. Porque de nada sirve tener puras focas sicofantes que te estén aplaudiendo.

Entonces, mientras más es la cantidad de opiniones, y contrarias, te permite tomar una mejor decisión. Y con respecto al caso venezolano, lo interesante es que esa posición dura del Pentágono, se hace clave para ver que si se joden a los iraníes, van a joder a sus socios y aliados en todo el planeta, incluyendo a los venezolanos, que les dio una pepera de culo, por andar comprando misiles iraníes y, entonces, ahora van a llevar del bulto, porque los nuevos halcones le van a poner los ojos; máxime, cuando en la denuncia de Rudolph Giuliani dice que en el software que se robó los votos, están involucrados dineros venezolanos, con servidores en España; y eso, el señor Pedro Sánchez, quizá lo va a pagar en sangre. 

Pero la tristeza horrible es, que el fin de semana publicaban fotos de cadetes, aspirantes que ascendieron a cadetes de primer año, y esos muchachitos parecían era unos recogelatas, unos vendedores de verduras, unos vendedores de chicha, con unos trajes que no son de su talla, pero sobre todo se les ve el hambre. Porque lo único que está seguro, en las academias militares venezolanas, es que el hambre araña.

Bueno vieja, y la dejo, porque me voy para la panadería de Las Lomas, a meterme una pizca con tocineta frita, porque estoy de antojo. Chao, chao.

Más audios del Gocho

Compartir en:

13 respuestas a «Gocho audio viernes 13 de noviembre 2020 – 7:30 AM»

El gocho ya esta igual que los comunistas; hable mierda a toda hora y no acepta que se equivoca . Los gringos votaron por Biden en protesta por la arrogancia ect de Tu catire en tiempo de pandemia…

Tienes toda la razón.. gocho callate, ese gringo está fuera. No hizo nada por nuestro país , tú crees que ese hombre le interesa nuestro país . Por Dios .. nada que ver es un hombre sin escrúpulos. Ni su propia gente le interesa. Dejo morir a miles de personas en Nueva York. Es de lo peor ese hombre…. Nada que ver.

Mira «carlitos» aqui el unico comunista marikon eres tu. Te equivocaste de canal, aqui no comemos cuento chavista ni comunista y sabemos que Trump gano las elecciones y esperamos que la corte federal le de le triunfo. Solo te quedara llorar como buen cerdo socialista

Mira Gocho e’ m… tás’ más pelao que la «trumpeta» del burro. Búscate otros medios de información porque los que tienes lo que te están dando es pura basura. No hizo un coño para Venezuela, además, agarra un fusil y vete con Guaidó a tumbar el gobierno si tienes bolas, tu lo que eres es puro bla bla bla…

Otro cefrdo chavista muy confiado en el apoyo de las pecuecas militares venezolanas. Esto se acaba en el momento que Trump lo decida y entonces veremos chaburros saltar por los aires y milicos con jeta de mico cambiando de bando

https://t.co/lpn64BTORq?amp=1

*Las tácticas post-electorales de Trump lo ponen en una compañía desagradable*

_Negar la derrota, reclamar el fraude y utilizar la maquinaria del gobierno para revertir los resultados de las elecciones son las herramientas tradicionales de los dictadores_

El presidente Trump ha destrozado una tradición democrática fundamental al plantear incluso la posibilidad de que tenga que ser expulsado de su cargo.

Por Andrew Higgins

*Actualizado el 12 de noviembre de 2020*

MOSCÚ – Cuando el gobernante hombre fuerte de Bielorrusia declaró una victoria aplastante inverosímil en una elección en agosto, y él mismo juró por un sexto mandato como presidente, Estados Unidos y otras naciones occidentales denunciaron lo que dijeron que era un desafío descarado a la voluntad de los votantes.

La victoria del presidente Aleksander G. Lukashenko, dijo el mes pasado el secretario de Estado Mike Pompeo, fue un «fraude». Pompeo agregó: “Nos hemos opuesto al hecho de que ahora él mismo haya tomado posesión del cargo. Sabemos lo que quiere la gente de Bielorrusia. Quieren algo diferente «.

Apenas un mes después, el jefe de Pompeo, el presidente Trump, ahora está tomando prestado el libro de jugadas de Lukashenko y se une a un club de líderes truculentos que, independientemente de lo que decidan los votantes, se declaran ganadores de las elecciones.

Ese club cuenta entre sus miembros a muchos más dictadores, tiranos y potentados que líderes de lo que solía conocerse como el «mundo libre», países que, liderados por Washington, han dado conferencias a otros durante décadas sobre la necesidad de celebrar elecciones y respetar el resultado.

El paralelo no es exacto. Trump participó en unas elecciones democráticas libres y justas. La mayoría de los autócratas desafían a los votantes incluso antes de que voten, excluyendo a los rivales reales de la boleta electoral e inundando las ondas con una cobertura unilateral.

Pero cuando tienen votos genuinamente competitivos y el resultado va en su contra, a menudo ignoran el resultado y lo denuncian como obra de traidores, criminales y saboteadores extranjeros, y por lo tanto inválido. Al negarse a aceptar los resultados de las elecciones de la semana pasada y trabajar para deslegitimar la votación, Trump está siguiendo una estrategia similar.

Hay pocos indicios de que Trump pueda superar las leyes e instituciones que garantizan que el veredicto de los votantes estadounidenses triunfe. El país tiene una prensa libre, un poder judicial fuerte e independiente, funcionarios electorales dedicados a un recuento honesto de los votos y una fuerte oposición política, ninguna de las cuales existe en Bielorrusia o Rusia.

Aún así, Estados Unidos nunca antes había tenido que obligar a un titular a admitir una derrota justa en las urnas. Y simplemente al plantear la posibilidad de que lo obliguen a dejar el cargo, Trump ha roto la tradición democrática fundamental de una transición sin problemas.

El daño ya causado por la obstinación de Trump podría ser duradero. Ian Krastev, un experto en Europa Central y Oriental en el Instituto de Ciencias Humanas de Viena, dijo que la negativa de Trump a ceder «crearía un nuevo modelo» para populistas de ideas afines en Europa y en otros lugares.

«Cuando Trump ganó en 2016, la lección fue que podían confiar en la democracia», dijo. «Ahora, no confiarán en la democracia y harán todo lo posible para mantenerse en el poder». En lo que llamó «el escenario de Lukashenko», los líderes seguirán queriendo celebrar elecciones pero «nunca perderán». El presidente Vladimir V. Putin de Rusia lo ha estado haciendo durante dos décadas.

Entre las tácticas antidemocráticas que ha adoptado Trump, se encuentran algunas que fueron empleadas comúnmente por líderes como Robert Mugabe de Zimbabwe, Nicolás Maduro de Venezuela y Slobodan Milosevic de Serbia, negándose a admitir la derrota y lanzando acusaciones infundadas de fraude electoral. Las tácticas también incluyen socavar la confianza en las instituciones democráticas y los tribunales, atacar a la prensa y difamar a los opositores.

Al igual que Trump, esos líderes temían que aceptar la derrota los expondría a un proceso judicial una vez que dejaran el cargo. Trump no tiene que preocuparse por ser acusado de crímenes de guerra y genocidio, como lo hizo Milosevic, pero sí enfrenta una serie de problemas legales.

Michael McFaul, embajador de Estados Unidos en Rusia durante la presidencia de Barack Obama y un crítico frecuente de Trump, describió la «negativa del presidente a aceptar los resultados de las elecciones» como «su regalo de despedida a los autócratas de todo el mundo».

Un primer borrador del libro de jugadas utilizado por los líderes que nunca admiten la derrota fue escrito en 1946 por el Partido de Unidad Socialista, un grupo comunista en las tierras del este de Alemania controladas por los soviéticos. Derrotado en las primeras elecciones alemanas después de la Segunda Guerra Mundial, el partido, conocido como SED, recibió su derrota con un titular en negrita en su periódico: «¡Gran victoria para el SED!» – y asumió el gobierno de Alemania Oriental durante los siguientes 45 años.

Nunca volvió a arriesgarse a una elección competitiva.

Cuando el líder de Hungría instalado en Moscú, Matyas Rakosi, vio cómo el Partido Comunista perdía las elecciones en 1945, se puso «pálido como un cadáver, se desplomó en su silla, sin decir una palabra», según un funcionario del partido que estaba presente y luego describió lo que sucedió con los historiadores húngaros. En un año, la mayoría de sus oponentes estaban muertos, en prisión o aterrorizados y en silencio, y él estaba gobernando el país.

Nadie espera que Trump siga ese espantoso ejemplo. Pero al insistir en que ganó una votación que los resultados muestran claramente que perdió, ha roto drásticamente las normas de los países que se ven a sí mismos como democracias maduras.

«El comportamiento de Trump no tiene precedentes entre los líderes de las democracias occidentales», dijo Serhii Plokhy, un historiador de Harvard que ha estudiado antiguos estados comunistas como Ucrania. “Incluso en dictaduras militares, los dictadores a menudo honran los resultados de las elecciones y se retiran si los pierden”.

El hecho de que Estados Unidos haya caído en una compañía tan mala ha provocado consternación y burla no solo entre los enemigos políticos de Trump, sino también entre los ciudadanos de países acostumbrados a tener líderes que se quedan más tiempo de lo que son bienvenidos.

Después de décadas de «predicar la democracia a todos los demás», dijo Patrick Gathara, caricaturista y comentarista político en Kenia, Estados Unidos ha sido denunciado como «beber vino y predicar agua».

En noviembre de 2010, el presidente Laurent Gbagbo de Costa de Marfil se negó a aceptar su derrota en unas elecciones, reprimiendo las protestas con munición real, matando a decenas y arrastrando al país a una breve guerra civil en la que murieron más de 3.000 personas.

Al igual que Trump, usó libremente la maquinaria del gobierno para desafiar el resultado de las elecciones, insistiendo en que no había sido derrotado. La crisis se prolongó durante casi cinco meses y puso de rodillas a Costa de Marfil económicamente.

Con el apoyo militar francés, el presidente electo, Alassane Ouattara, finalmente asumió el poder cuando el Sr. Gbagbo, cuyo lema de campaña había sido “Ganamos o ganamos”, fue arrastrado fuera de su búnker en Abidjan, la capital.

Este año, el Sr. Ouattara cambió la constitución para permitirle postularse para un tercer mandato, y la semana pasada declaró que ganó de manera aplastante.

Sin embargo, incluso los dictadores veteranos a veces admiten la derrota, especialmente si pueden diseñar una sucesión que prometa garantizar su seguridad personal y financiera.

El general Augusto Pinochet, quien tomó el poder en 1973 en un golpe militar en Chile, aceptó la derrota en un referéndum constitucional de 1988 que le habría permitido permanecer en el cargo y renunció a la presidencia en 1990 después de que un oponente ganara una votación presidencial.

Pero siguió siendo el comandante en jefe y se convirtió en senador vitalicio inmune al enjuiciamiento. (Aún así, fue arrestado en 1998 en Gran Bretaña después de una solicitud de extradición de un juez español que investigaba sus presuntos delitos mientras era presidente).

Un estudio de 2018, basado en elecciones en todo el mundo desde 1950, encontró que solo el 12 por ciento de los dictadores que se someten a elecciones y pierden en las urnas dejan el cargo de manera pacífica. Pero los dictadores militares, encontró el estudio, generalmente están más dispuestos a admitir la derrota porque pueden regresar a los cuarteles y evitar ser arrestados o asesinados.

“Es raro que los dictadores renuncien, pero cuando lo hacen es porque, como Pinochet, tienen una alternativa factible, como reincorporarse al ejército, que les permite evitar la rendición de cuentas por abusos a los derechos humanos”, el estudio, de One. Earth Future, un grupo de investigación, dijo al respecto.

La negativa de Trump a aceptar el resultado de las elecciones ha resonado con especial fuerza en América Latina.

Trump utilizó casi todas las herramientas de su arsenal de política exterior contra el presidente de Venezuela, Maduro, quien fraudulentamente fabricó una victoria en las elecciones de mayo de 2018 a pesar de su profunda impopularidad y una calamitosa crisis económica.

La votación fue denunciada por la mayoría de las naciones occidentales y latinoamericanas como ni libre ni justa, e inmediatamente trajo nuevas sanciones estadounidenses. Para castigar a Maduro, Trump prohibió las transacciones con bonos venezolanos e impuso sanciones paralizantes al petróleo venezolano.

Y en enero de 2019, Trump reconoció al líder opositor y presidente del Congreso de Venezuela, Juan Guaidó, como el líder legítimo del país, otro gran golpe para Maduro. Docenas de aliados europeos y latinoamericanos de Estados Unidos hicieron lo mismo en cuestión de días.

Trump condenó la «usurpación de poder» de Maduro y dijo que todas las opciones, incluida la intervención militar, estaban sobre la mesa para destituir a Maduro de su cargo e instalar a Guaidó en la presidencia.

Solo en septiembre, la administración Trump impuso sanciones adicionales contra lo que llamó «los intentos del régimen de Maduro de corromper las elecciones democráticas en Venezuela».

Ahora, Trump también se niega a aceptar los resultados de las elecciones.

Temir Porras, un exministro del gobierno venezolano que desde entonces dejó el partido de Maduro, dijo que la negativa de Trump a reconocer el voto de Estados Unidos «deslegitima» el papel de Estados Unidos como árbitro internacional de la democracia.

«El argumento de ‘superioridad moral’ que tenía Estados Unidos», dijo, «sin duda se ve afectado por el comportamiento de Trump».

Geoff Ramsey, director de Venezuela de la Oficina de Washington para América Latina, un grupo de investigación con sede en Washington, dijo: “¿Cómo espera el gobierno de Estados Unidos convocar elecciones libres y justas en Venezuela cuando nuestro propio presidente no reconocerá los resultados de un hombre proceso electoral limpio en nuestro propio país? Es un regalo de propaganda para Maduro y todos los demás autócratas del mundo, y les garantizo que les encanta cada minuto de esto que está pasando».

Maduro ciertamente no ha perdido la oportunidad de regodearse. «Donald Trump, aquí no perdemos las elecciones porque vamos con la verdad», dijo un optimista Maduro en un discurso nacional el martes.

El gocho parece que es chavista, porque su amado Trump perdió algo que se sabía que iba a perder, lástima lo tenía en buena estima pero se le está saliendo la costura. Y una cosa mi querido gocho la democracia se respeta y no se hace negocio como el que tú haz hecho, bueno para no entrar más en polémica contigo te digo que por un voto se gana todo el voto del estado, y que los muertosv voten pregúntale a Tibisay, pero cambia de disco dedicarle algo a ti estado o a tu país. Saludos cordiales

Gocho: tú me permitirías traducir los transcritos de tus audios al inglés? Yo quisiera que la comunidad americana que no habla español tuviese acceso a tu opinión la cual casi siempre siento muy acertada

Hola Yelitza. Aunque Curadas no es el Gocho, solo compartimos sus audios como hacen muchos otros medios, si haces las traducciones a nuestras transcripciones de los audios del gocho, las publicaremos con gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *