Venezuela: Rumbo a la recuperación del Esequibo, XIII Fase – Centésima trigésima tercera entrega

//
10 minutos de lectura

(Continuación)

Por: José Chachati Ata

La situación actual para Venezuela en torno a la recuperación del espacio geográfico integral del Esequibo, se ha convertido en una alerta amarilla nacional, a raíz de los últimos acontecimientos que se han suscitado en el tablero estratégico mundial, triangulados por las piezas que giran en torno al nuevo concepto estratégico de la OTAN, al marco geoestratégico del ayer, hoy y mañana del conflicto entre Rusia y Ucrania, y la correlación geopolítica que gira en torno al binomio conformado por el uso del poder y del interés de las grandes potencias vs. la importancia estratégica para los países OTAN sobre el Esequibo y sus espacios acuáticos, como lo son Estados Unidos de América, Gran Bretaña y China. Una verdadera complejidad que debería analizarse conjuntamente por los expertos sobre la materia en las diferentes organizaciones nacionales, a propósito de conformar los constructos de los escenarios y las posibles formas de acción.

Para comenzar, hace pocos días culminaron en Madrid, España, la reunión de los Jefes de Estado de la OTAN y de los países Aliados de dicha organización, suscribiendo un nuevo Concepto Estratégico tendiente a garantizar la alianza entre esos países, incluyendo su preparación y dotación de medios, a fin de defender sus territorios, salvaguardar la seguridad y el sistema político democrático, manteniendo una perspectiva global con otros países y con organizaciones internacionales como la Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas, para contribuir a la paz y la seguridad internacional, por lo que este nuevo Concepto Estratégico reafirma que el objetivo principal de la OTAN es garantizar la defensa colectiva sobre la base de un enfoque de 360 grados, por lo que ello conlleva a definir tres cometidos principales de la Alianza: disuasión y defensa, prevención y gestión de crisis, y seguridad cooperativa, subrayando la necesidad de reforzar de manera significativa la disuasión y defensa como columna vertebral del compromiso de defensa mutua, con una visión en el que se respeten la soberanía, la integridad territorial, los derechos humanos y el derecho internacional, y en el que cada país pueda elegir su propio camino, sin agresiones, coacciones o subversión, dado que las amenazas a las que se enfrentan son mundiales y están interconectadas, siendo Rusia la principal amenaza al igual que las ambiciones declaradas con las políticas coercitivas de la República Popular China, las cuales ponen en peligro los intereses, seguridad y valores de la OTAN.

Adicionalmente, dicho Concepto Estratégico hace referencia a que la República Popular China emplea una amplia gama de instrumentos políticos, económicos y militares para ampliar su presencia en el mundo y proyectar poder, al tiempo que mantiene la opacidad sobre su estrategia, sus intenciones y su rearme militar, de modo que su retórica de enfrentamiento y desinformación, va dirigida contra los Aliados y son perjudiciales para la seguridad de la Alianza. China aspira controlar sectores tecnológicos e industriales claves, infraestructuras esenciales, materiales y cadenas de suministros estratégicos.

En este contexto de la actuación estratégica que abarca prácticamente a todo el planeta, debemos recordar que el Comando Sur de los Estados Unidos de América, ya había declarado a Guyana como sitio estratégico desde finales del año 2021, hecho que conllevó a que en materia militar, dicho Comando levantase módulos de operaciones en la Base Militar de Camp Seweyo, la cual se encuentra ubicada en la zona noroeste de Guyana, específicamente en la región de Alto Demerara – Berbice con la presencia de 600 efectivos militares, cuyo despliegue se realizó ante la posibilidad de crearse nuevos escenarios de conflictos, sin embargo, el General de División Andrew Croft, manifestó en ese entonces, que la razón fundamental de dichos módulos, fue la de ayudar a construir centros comunitarios de acogida, refugios para mujeres, atención médica y fortalecimiento de las alianzas militares con ese país. Adicionalmente, el Comando Sur de los Estados Unidos agregó que Guyana es un lugar estratégico en el borde norte de Sudamérica y el Caribe, por lo que países como China y Rusia han hecho importantes incursiones en Sudamérica, especialmente en Venezuela, que con los hechos concretos manejados por ambas naciones asiáticas, se vinculan ineludiblemente en el contexto del nuevo Concepto Estratégico de la OTAN.

Este conjunto de variables que se suman a la compleja ecuación matriz del litigio territorial de Guyana con Venezuela, conllevan a la necesidad de visualizar con la lupa necesaria en el contexto geopolítico y geoestratégico, a que mientras un país como Rusia reaccionó al verse con razón o no, acorralado escalonadamente mediante el cerco desplegado estratégicamente por los países de la OTAN, éste procedió a tomar las acciones justificativas según su punto de vista, utilizando la vía del conflicto contra Ucrania; pero si analizamos el caso de Venezuela, podremos también visualizar que se le está intentando aplicar el efecto sándwich, mediante el acorralamiento con Colombia-OTAN por el occidente venezolano, y con Guyana-OTAN por el Oriente del país, en el que se ha venido manejando esta situación sobre el Esequibo por la vía de la diplomacia y de manera pacífica, sustentada en el Acuerdo de Ginebra de 1966; por otro lado, China celebró recientemente sus 50 años de relaciones con Guyana, mientras realiza la explotación de diferentes recursos mineros, energéticos y forestales, tanto en el espacio terrestre como los acuáticos correspondientes al Esequibo, por lo que el statu quo actual bajo la administración de Guyana es lo que más le conviene, mientras que participa en paralelo en la obtención del crudo venezolano derivado del suelo patrio nacional. También debe tomarse en consideración que el Gobierno de Cuba siempre ha apoyado a Guyana sobre el asunto del Esequibo. Y ante esta realidad me pregunto:

¿Cuál es el apoyo que realmente tiene Venezuela en la actualidad ante la Corte Internacional de Justicia, si éste organismo jurídico le rinde cuentas a la Organización de las Naciones Unidas, organismo que está apoyado frontalmente por la OTAN, en el que tanto los Estados Unidos de América como Gran Bretaña tienen una corresponsabilidad directa con Venezuela ante la nefasta sentencia manipulada contra el gentilicio nacional a través del Laudo de París de 1899?

¿Qué tan aliados de Venezuela son realmente los países que por la vía diplomática y bajo el contexto de la cooperación y reciprocidad se han beneficiado abiertamente de nuestro país?

En definitiva, considero que con todo lo mencionado hasta ahora, la política exterior venezolana requiere
analizarse muy a fondo, y evaluarse los escenarios en conjunto con las sensibles y significativas oportunidades que se le han venido presentando, para así tomar prontas y certeras decisiones que conlleven a las mejores acciones que atiendan al interés nacional.

También, a raíz de los últimos acontecimientos ocurridos en torno al tema sobre el espacio geográfico integral del Esequibo, cuya tendencia se ha enmarcado en un cuadrinomio un tanto polémico, henchido de certeras y erradas discusiones, y hasta de cuestionamientos, cuyos vértices lo han conformado los ámbitos jurídico-político, geohistórico, geopolítico y geoeconómico, se hace necesario recordar a quienes han venido manejando el asunto en sí, que la reconstrucción actual de la memoria venezolana fundamentada en la historia desde procesos arraigados e indiscutibles en el país, y por supuesto también con el entorno en el giro de este nuevo orden mundial, conforman una sumatoria de hechos que permiten analizar en un todo concreto, la madurez y el crecimiento del Estado con manifestaciones de variadas índoles establecidas por quienes la dirigieron, organizaron, constituyeron, desarrollaron y definieron en un tiempo y espacio determinado, asentando vastas experiencias, y diseminaron sobre la población en mi opinión, de manera insuficiente, el sentir correspondido a la salvaguarda de la integridad territorial; a ello se le suma en lo que respecta a los avances sobre la reivindicación integral del espacio geográfico esequibense a través de la mesa de entendimiento con el Gobierno de Guyana, que ello ha sido también insuficiente y luce peor aún hoy en día, dado que se han incrementado sensibles vacíos sobre esta materia que más bien, han tendido a complicar el panorama para el alcance de una solución bilateral ante la obcecada actuación del país vecino.

En este contexto, es importante señalar y recordarle a todos los venezolanos y a los connacionales esequibenses, que la conciencia nacional se forjó por el sentimiento de pertenencia de los ciudadanos hacia el territorio que habitaron en el tiempo, reafirmando la existencia de esta gran Nación, y cuando los individuos que la integran están conscientes hoy por hoy, en que tienen un cometido común y el proyecto de un porvenir mancomunado que atienda los intereses vitales sostenidos en sus siete ámbitos del Interés Nacional, la recuperación del espacio geográfico integral del Esequibo es un preludio inequívoco de su integridad territorial, que el Gobierno de Guyana ha pretendido anular al no poseer el sustento suficiente que le permita afirmar la pertenencia del territorio en disputa, teniendo que acudir a la Corte Internacional de La Haya para demandar a Venezuela como última alternativa, a fin de aspirar a la menor pérdida posible del territorio usurpado.

Para Venezuela, la historia ha sido totalmente clara, y no existe quien en el planeta pueda refutar esta realidad, en el que luego de la terrible y demoledora guerra de independencia con la consecuente disolución de la Gran Colombia en 1830, Venezuela quedó como es natural, convertida en un país débil que iniciaba su proceso normal, pero muy lento de recuperación, y ello fue aprovechado vilmente para acelerar la conformación de una descomposición secular, en el que entre los tantos problemas existentes, uno de ellos fue el tener que lidiar el asunto de sus límites tanto con Gran Bretaña sobre la línea oriental, y con Colombia sobre la línea occidental, y en razón de ello le recuerdo una vez más al lector, que entre ambos países le arrebataron a Venezuela prácticamente el 44% del territorio nacional, considerando que de 1.639.398 kms 2 , pasamos a estar hoy en día con 916.445 kms 2 , de los cuales solo la reclamación del espacio geográfico continental con Guyana abarca 159.542 kms 2, sin agregar que la plataforma continental del Esequibo en el Océano Atlántico incrementa prácticamente el territorio integral en reclamación a una superficie de 400.000 kms 2, lo que representa un 44% de la superficie actual del país.

He aquí las grandes ironías estampadas cual premio u obstáculo que se exhiben al frente de las naciones y de sus gobiernos, y que estas se manejan como parte intrínseca del ser humano, al justificar los conflictos, las usurpaciones y hasta la falsa pero necesaria diplomacia, como parte de las acciones políticas y estratégicas que van de la mano mediante el uso obligante del poder y del interés, y ello se observa en el caso de Venezuela con Gran Bretaña, cuando la misma apoyó a Bolívar y Páez bajo el Comando del Teniente Coronel inglés, Ferrear, a vencer a los realistas españoles en la Batalla de Carabobo en 1821, y pocos años después, el General O´Leary, ex Edecán del Libertador, representante del Gobierno de Gran Bretaña, le escribe a su gobierno sobre la importancia estratégica que representaba como puerta de ingreso al continente suramericano el punto geográfico de Punta Barima, a propósito de alimentar las ideas en cuanto a la geopolítica de expansión británica, lo que llevó entre otros hechos más adelante, a conformar la elaboración del mapa de la Guayana inglesa, cuya línea fue trazada de cuatro formas diferentes por el geógrafo de origen prusiano, Schomburgk, quien fue contratado por el gobierno británico, hecho que produjo todos los sinsabores y amarguras ante la usurpación del Territorio Esequibo que arrastra hoy en día el gentilicio venezolano, desde la nefasta sentencia del Laudo Arbitral de París de 1899, cuya realidad en cuanto al turbio manejo de los jueces ruso e ingleses se conoció medio siglo después, a raíz de la carta que dejó tanto al Gobierno norteamericano como venezolano, el Abogado Principal del Gobierno de los Estados Unidos de América que participó en el enlodado proceso, Severo Mallet-Prevost.

Es indiscutible que toda esta pérdida generada en un proceso viciado que nunca debió aceptarse por parte de Venezuela, fue consecuencia de la posición debilitada de una terrible negligencia criminal por parte de una diplomacia enclenque y unos jefes políticos primitivos incapaces de resguardar la integridad territorial durante el siglo XIX, lo que cual efecto de bola de nieve, ha conllevado a que se vayan acumulando una serie de variables que le han dado una complejidad mayúscula a este litigio, en el que queramos aceptarlo o no, estamos hoy en día frente a un paredón inmenso denominado “Esequibo”, que lleva estampado de arriba hacia abajo, y de derecha a izquierda, una serie de errores, mentiras, abusos, acciones inescrupulosas, manipulaciones, bajezas, evasiones y falsas posiciones que se acomodan al son de los intereses que se manejen, por lo que no hay peor ciego que quien no quiera ver.

En definitiva Venezuela, debes cambiar rotundamente, amoldando las acciones a las nuevas realidades que se enmarcan en este nuevo orden mundial, si es que de veras deseas incorporar de corazón, el legítimo derecho que te asiste a expresar como parte de tu sentido de integridad territorial, que “el sol que brilla sobre Venezuela, nace en nuestro Estado Esequibo”

Por: C/A (r) Dr. José Chachati Ata

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Únete a Curadas en tus redes sociales y aplicaciones favoritas

Nos alegra que te guste Curadas y quieras unirte a nosotros. Tienes varias formas de ser parte de Curadas:

  • Síguenos en las redes sociales
  • Entra a un grupo de Telegram o WhatsApp
  • Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Aquí tienes los enlaces a las redes sociales de Curadas

Twitter

facebook

Instagram

YouTube

LinkedIn

Recibe nuestro boletín por correo

Entra a un grupo de WhatsApp

Entra a un grupo de Telegram

Si quieres decirnos algo:

  • Comenta al final de cualquiera de nuestras publicaciones
  • Menciónanos en las redes sociales
  • Escríbenos a [email protected]

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog