Memoria implícita y explícita

Memoria implícita y explícita y cómo inciden en nuestra vida

3 minutos de lectura

El proceso para memorizar una canción, por ejemplo, es diferente cuando se quiere aprender a la fuerza, mientras que al escucharla de forma seguida, la letra se va quedando grabada más fácilmente.

Memoria implícita y explícita y cómo inciden en nuestra vida.

En los diferentes procesos cotidianos la memoria resulta fundamental.

Preparar un examen en el colegio y la universidad o una presentación en el trabajo requieren de memoria.

Cualquier actividad que se aprende durante el día debe ser grabada en la memoria.

El portal Formación y Estudios señala que «el proceso para memorizar una canción, por ejemplo, es diferente cuando se quiere aprender a la fuerza, mientras que al escucharla de forma seguida, la letra se va quedando grabada más fácilmente».

Memoria implícita y explícita: Definiciones de los términos

El sitio web Aptus resalta la importancia de diferenciar entre la memoria implícita y explícita.

La memoria implícita es la que se recuerda de forma inconsciente y sin esfuerzo.

El ejemplo más evidente de ella es conducir un automóvil o montar bicicleta.

En tanto que la memoria explicita es la información que se recuerda de forma consciente.

Memorizar las respuestas para un examen es uno de los casos que más la identifica.

Memoria implícita y explícita

«La memoria explícita se utiliza todos los días, ya que se usa para el aprendizaje académico, para recordar la clave del wifi o la cita que tienes para ir al médico la próxima semana», dice la fuente.

Este tipo de memoria es conocida también como memoria declarativa.

Por su parte, la memoria implícita es la que ayuda a recordar cosas sin tener la intención.

“Este tipo de memoria es inconsciente e involuntaria. También se conoce como memoria no declarativa, ya que no es posible que sea consciente… es una memoria automática», dice Aptus.

La salud: Memoria implícita y explícita

En cualquiera de los dos casos hay que mantenerla joven y saludable.

El deterioro del cerebro por el envejecimiento se puede ralentizar.

Esto lo afirma el neurocientífico Richard Restak, profesor de la escuela de Medicina y Salud del Hospital Universitario George Washington, en Estados Unidos.

En uno de sus libros el profesional explica algunas herramientas como ejercicios mentales, hábitos de sueño o cambios dietéticos para mejorar la memoria.

La primera recomendación del especialista es prestar atención.

«Un ejemplo de esto sucede cuando presentan a una persona y al poco tiempo no recuerda su nombre. Hay que estar concentrado en ese momento, a pesar de otros factores que pueden distraer».

Otro truco es desafiar la memoria.

Restak sostiene que se deben memorizar cosas tan sencillas como la lista del mercado o recetas.

Memoria implícita y explícita: Perder los recuerdos

La pérdida de la memoria puede ser a largo y corto plazo, siendo esta última transitoria.

Así lo explica el medio Medline plus, sugiriendo que se le preste atención a su debido tratamiento.

«Esta afección puede ser ocasionada por: un traumatismo craneal, tumor cerebral, demencia, amnesia global transitoria, entre otras. Cabe señalar que la pérdida de la memoria puede ser la principal alerta para padecer demencia», acota la fuente.

Memoria implícita y explícita

La Clínica Mayo, a su vez, cita maneras a través de las cuales se puede ayudar a la memoria.

«Llevar a cabo una actividad física: el ejercicio es vital para la salud del cuerpo. Asimismo, incrementa el flujo de sangre al cerebro, por lo que puede colaborar con la memoria.

«Socializar y compartir con familiares y con amigos siempre será una de las actividades que le darán no solo salud al cuerpo sino al alma».

«Esto puede contribuir a la no aparición de la ansiedad y la depresión, que pueden ser factores para la pérdida de la memoria», concluye Medline plus.

Otros tipos de memoria

Memoria sensorial

La información permanece el tiempo necesario para ser identificada y poder procesarla después.

Tiene una duración muy breve que va de 200 a 300 mseg.

Memoria retrógrada y memoria anterógrada

Trata los recuerdos en relación al momento de codificación respecto a una lesión cerebral.

La información adquirida en momentos previos a la lesión es la memoria retrógrada, en tanto que la presentada para su aprendizaje tras la lesión es la memoria anterógrada.

Tomado de Semana, ClasePsicología2.

También puede interesarte: Tipos de amnesia: ¿Sabías que hay varias categorías?

¿Te gustó el contenido? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog